La directora Vicky Calavia recupera la figura de Natividad Zaro

La directora Vicky Calavia recupera la figura de Natividad Zaro

Tiempo de lectura: 4 minutos

La directora aragonesa Vicky Calavia recupera en su último documental la figura de la intérprete, dramaturga, guionista y productora de cine Natividad Zaro. Nacida en Borja a principios del siglo XX (1909 – Madrid, 1978), fue una mujer avanzada a su tiempo, amiga y colaboradora de Lorca, Azorín, Valle-Inclán o Forqué. Sin embargo, su nombre había caído en el olvido.

Vicky Calavia posando en las butacas en un momento del rodaje

En 2008, Vicky Calavia había acabado de rodar el documental dedicado al crítico Manuel Rotellar. A su amigo el escritor Félix Romeo le había gustado y, coincidiendo con esa ocasión, le envió un e-mail en el que le hablaba de Natividad Zaro. “Me dijo que tenía que hacer un documental sobre ella”, recuerda la directora.

La idea se quedó en stand-by, aunque Vicky comenzó a investigar, a descubrir más detalles sobre su vida. Entre ellos, que José Luis Borau la había citado en uno de sus libros, así como conoció la actividad el Centro de Estudios Borjanos, donde disponen de información sobre Natividad Zaro.  

“Como no tenía descendencia directa era muy difícil seguir el hilo de su vida”, explica a Secuenciadas. De hecho, este trabajo le ha llevado años de investigación y documentación. “Lo paralizó la pandemia y lo he tenido que hacer por partes, pero ya era hora de que saliera a la luz este personaje fantástico y con una trayectoria abrumadora”.

Actriz, dramaturga, traductora a varios idiomas (francés, alemán, italiano), guionista, productora, “cuando la empecé a investigar pensé que era un personaje arrebatador, una mujer con mucho carácter a la que no se le ponía nada por delante”. “Nunca le dio miedo emprender nuevos proyectos”, señala Vicky Calavia.

Al mismo tiempo, era “un personaje difícil de situar, porque vivió la II República, la Guerra Civil y la posguerra sin acercarse ideológicamente a ningún bando o a todos”. Tuvo amigos y amores en ambos bandos, algo que quizá favoreció que su nombre cayera en el olvido, dado que a estos personajes “la historia los olvida porque nadie puede apropiarse de ellos”.

Vicky le cuenta a Cayetana Guillén Cuervo todas las actividades cinematográficas que desarrolla. ¡Mola su versión aragonesa!

NATIVIDAD ZARO, PIONERA EN SU ÉPOCA

Sin embargo, no existe una figura femenina, a excepción de Ana Mariscal, que pasara en aquella época de la actuación a la dirección, “nadie con un desarrollo tan largo y una carrera tan prolífica”.

Que estos personajes no sean recordados “es una de las grandes tristezas de la cultura española y hay que paliarlo”, considera la directora. Con su trabajo, Calavia rescata “a personajes a los que nadie quiere y a quienes me gusta ponerles luz”.

En este caso, además del documental, intentará escribir su biografía en un libro, dado que “tuve acceso a muchos archivos y tengo más documentación, guiones que registró y un seguimiento de su carrera que me gustaría plasmar”. 

Respecto a su colaboración con grandes personajes de la historia de España, Vicky Calavia indica que, a su llegada a Madrid, la actriz trabajó un tiempo en correos y telégrafos, pero “enseguida busca tertulias literarias y artísticas y conoce a Lorca, Azorín y Valle-Inclán”, con quienes colaboró. Se adelantó tanto a su tiempo que quiso interpretar el papel de Don Juan Tenorio en una función nocturna y el gobierno de la II República canceló la sesión.

Todos la admiraban mucho, así consta en la prensa de la época”, apunta, para agregar que incluso José María Forqué cede a hacer con ella (como guionista) ‘Amanecer en puerta oscura’, “diciéndole que sí porque era muy pesada, para que se callara”. Así nos gusta, una mujer tenaz y con visión, dado que esta película consiguió en 1957 el Oso de Plata – premio extraordinario del jurado del Festival de Berlín, un premio que antes solo había ganado la cinta ‘Marcelino, pan y vino’.

Ingrid Magriñá recrea la gestualidad de Natividad Zaro. Al fondo, Vicky mira en la pantalla y alucina con el resultado.

DOCUMENTAL

En el documental intervienen Gemma Cuervo, Cayetana Guillén Cuervo, José Luis García Sánchez, Luis Alegre, Juanjo Alonso Millán, Adolfo Ayuso, Javier Barreiro, Antón Castro, Jesús García de Dueñas, Manuel Gracia, Manuel Guallart, Javier Hernández, María Antonia Martín Zorraquino, Fernando Sancho, Juan Villalba y Javier Zaro, así como la actriz y bailarina Ingrid Magriñá.

“Al no ser un personaje tan conocido, hacía falta explicar su biografía y lo hacemos con una trayectoria cronológica, nos paramos en su parte teatral, en la literatura y la dramaturgia”, para llegar en una segunda parte al cine, a través de personas que la conocían y que le han ido dando pistas para entrevistar a otras.

Vicky Calavia deseaba mostrar a Natividad Zaro desde su juventud y cómo fue su desarrollo. Para ello recurre también a la figura de la bailarina Ingrid Magriñá, que con sus movimientos recrea la gestualidad de la intérprete, y a la voz en off de la actriz María José Moreno que lee poemas que Natividad recitó en su época en Madrid, de mujeres rompedoras como Alfonsina Storni y Dulce María Loynaz. 

El equipo rodó el documental en 2017, en escenarios de Madrid, Borja y Zaragoza, lugares que protagonizaron la vida de Natividad Zaro, aunque después de la Guerra Civil y hasta los años 60 residió en Lisboa, Berlín y Roma, en cuyas embajadas trabajó su marido Eugenio Montes. No obstante, “ella viajaba mucho, porque iba a localizar sus películas y en una ocasión se fue hasta la Antártida; tuvo una vida muy nómada en ese sentido”.

Tras un preestreno en Borja, el documental se ha estrenado de forma oficial en la cuarta edición del Saraqusta Film Festival. Se emitirá a finales de año en Aragón TV y la directora desea poder proyectarlo otra vez en Zaragoza. Vicky Calavia continúa trabajando en su documental sobre la cantante, cupletista y actriz Raquel Meller y en un documental sobre la arquitectura brutalista de la Zaragoza moderna.

QUIZÁ TE PUEDA INTERESAR:

Compartir por