Hacia la libertad en escoba

Hacia la libertad en escoba

Tiempo de lectura: 4 minutos

En un tiempo atrás no muy concreto, la bruja Atxondite viajó en escoba, más rápido que en los Ouigo, y abandonó Zugarramurdi. Se bajaría en el pueblo que se convertiría en su hogar. Esta leyenda inspiró el nuevo corto de la realizadora Nuria Rubió, ‘Atxondite’, y esta vez no lo hace sola, sino que lo codirige junto a José Manuel Manero.

Atxondite, rodaje navarra, cine aragonés, cortometraje aragonés, directora, directora aragonesa, macarena gómez, yolanda pugo, historia sobre brujas, bruja, brujas zugarramurdi, turismo navarra, navarra cine, aragón cine, navarra tierra de cine, leyendas, cine leyenda, cinema, mujeres libres, feminismo, cine feminista, no, nuria rubió, pepi labrador, maría naharro, íñigo etayo

¿Le pedirán milagros a la actriz, Macarena Gómez? Foto de Yolanda Puga.

Muchas son las historias que hemos oído sobre brujas, pero esta llamó especialmente la atención de la directora. «En el rodaje de mi anterior corto, ‘Vir y Diana’, el alcalde del pueblo me cuenta la leyenda de la bruja Atxondite«. Una bruja que se cansa de hacer caso al demonio y le dice que NO, coge su escoba y se pira. Guiada por la constelación de Escorpio, el Google Maps de la época, llega a un pueblo, construye una cabaña y se queda a vivir en él. Los lugareños, atraídos por la magia de la extraña mujer, acuden a ella para intercambiar favores.

«A mí lo que me atrae sobre todo es la idea de una mujer que dice que no. Dejando de lado la historia de la brujas, la idea de una mujer que dice que no a un hombre, en este caso sería el demonio. Quiere hacer su vida y eso es lo que me gusta», confiesa Nuria Rubió a Secuenciadas. A la protagonista de la historia «no le importa que la llamen bruja, si eso significa ser una mujer libre», explica. La directora, que ha realizado el guion de sus anteriores trabajos, en esta ocasión le cede el testigo a Ignacio Muñoz. «Cuando yo le cuento la leyenda y que me voy a presentar a un concurso de Navarra, le interesa ayudarme».

Presentan el guion a ‘Navarra tierra de cine’, un certamen para promocionar el turismo en Navarra a través de la ficción cinematográfica. Al tiempo, le llaman diciéndole que ha sido una de los 10 seleccionados, lo que implicaba irse a rodar a uno de los pueblos colaboradores. «Yo sinceramente pensé: “en la que me he metido” porque hay muy pocos plazos de tiempo. Tienes un mes para rodar y un mes para montar. Es un poco de locos», considera. Pero a la dire que le va el barro, dijo ¡allá vamos, navarricos!

Atxondite, rodaje navarra, cine aragonés, cortometraje aragonés, directora, directora aragonesa, macarena gómez, yolanda pugo, historia sobre brujas, bruja, brujas zugarramurdi, turismo navarra, navarra cine, aragón cine, navarra tierra de cine, leyendas, cine leyenda, cinema, mujeres libres, feminismo, cine feminista, no, nuria rubió, pepi labrador, maría naharro, íñigo etayo

La directora, de tirantes, acordándose de que solo tiene un mes para montar el cortometraje. Foto de Yolanda Puga.

El rodaje duró dos intensos días, en los que los pronósticos de lluvia hicieron tambalear la producción. Tal vez fue brujería que la tormenta llegara cuando el equipo estaba cenando, otros no tuvieron tanta suerte… ¿Sería algún hechizo protector para salvar rodajes?

LA POCIÓN IMPROVISADA

Necesitaban muchos ingredientes para realizar la poción mágica que les llevaría a competir con el resto de trabajos. María Naharro, es la protagonista, que cámara en mano quiere contar la historia de su madre muerta, una mujer con muchos secretos, e Íñigo Etayo es el hermano pesado que no cree en nada. Cuando la protagonista no encuentra hacia donde ir con el documental que está rodando, aparece una velocipedista, Pepi Labrador, que de manera cómica es perseguida por la hija. La actriz es colaboradora del programa de televisión ‘La resistencia’ y es una divertida monologuista de 60 años.

Atxondite, rodaje navarra, cine aragonés, cortometraje aragonés, directora, directora aragonesa, macarena gómez, yolanda pugo, historia sobre brujas, bruja, brujas zugarramurdi, turismo navarra, navarra cine, aragón cine, navarra tierra de cine, leyendas, cine leyenda, cinema, mujeres libres, feminismo, cine feminista, no, nuria rubió, pepi labrador, maría naharro, íñigo etayo

Las actrices Pepi Labrador y María Naharro, cuando se enteraron de que en el catering solo había espárragos. Foto de Yolanda Puga.

Gracias a la productora del cortometraje, Yolanda Puga, hace una colaboración especial la actriz Macarena Gómez, conocida por su papel en ‘La que se avecina’ o en películas que dan mucho miedito. A través de una misteriosa foto, pone cara a la invisible madre que sobrevuela el filme.

Una parte muy importante que quiere destacar Rubió es la música. «Los compositores también son autores de las obras cinematográficas. Nacho Ugarte me ayudó muchísimo», reconoce. Y es que en la sala de montaje la obra se convirtió en un falso documental y fue algo improvisado . «El compositor me escuchó y me dijo tenemos que arriesgarnos. Déjame y te mando algo». Rubió tuvo la idea posterior de añadir una voz en off que desvelara los pensamientos de la protagonista. «La voz en off es algo como muy odiado pero es que el corto lo pide. Ella está con la cámara, te está contando lo que está descubriendo y a la vez el espectador también está formando parte de ese relato«, explica Nuria Rubió.

¿Quiénes forman parte del aquelarre técnico? En la dirección de fotografía esta Boris Zaparta, en sonido directo Nacho Antoñanzas, vestuario, Paula Ozaez, dirección de arte, María Fernández, maquillaje, Jara Rodríguez, montaje, Yolanda Puga, etalonaje, Hugo Falcón, diseño sonoro, Rafael Fernández y UNIK producción musical y postproducción de sonido, Rafael Toledano, entre otros.

Atxondite, rodaje navarra, cine aragonés, cortometraje aragonés, directora, directora aragonesa, macarena gómez, yolanda pugo, historia sobre brujas, bruja, brujas zugarramurdi, turismo navarra, navarra cine, aragón cine, navarra tierra de cine, leyendas, cine leyenda, cinema, mujeres libres, feminismo, cine feminista, no, nuria rubió, pepi labrador, maría naharro, íñigo etayo

Parte del aquelarre haciendo un Tik Tok. Foto de Yolanda Puga.

El cortometraje, que pudo verse en el pueblo en el que se rodó, Allo (Navarra), ganó un premio de distribución con Movibeta. «Allo era la primera vez que colaboraba y se han quedado muy contentos con el corto», asegura Nuria Rubió. Ahora espera comenzar la distribución de su cuarto trabajo ‘Atxondite’ y que pueda verse y disfrutarse.

Compartir por
¿Cómo suena el Palacio de La Aljafería?

¿Cómo suena el Palacio de La Aljafería?

Tiempo de lectura: 5 minutos

Actual sede de las Cortes de Aragón, el Palacio de La Aljafería ha sido a lo largo de su historia residencia de los reyes musulmanes, sede de la Inquisición, palacio de los Reyes Católicos. Seguro que, si pensamos en este monumento, nos vienen a la cabeza imágenes de sus patios, de la torre del Trovador o del hemiciclo. Pero, ¿cómo suena el palacio? ¿qué sonidos lo caracterizan y forman parte de su día a día?

Recorremos el palacio con ojos de visitante y escuchando con atención

A esta pregunta da respuesta el documental ‘Suena Aljafería’, realizado por la directora oscense Marta Javierre. Forma parte de la sexta edición del ciclo ‘La Aljafería, un lugar de cine’, que impulsa la cineasta Vicky Calavia y en la que también han participado este año Jorge Brusau y Ciro Altabás. El docu propone prestar atención a los sonidos y descubrir de otra forma las distintas estancias del palacio.    

“La idea del documental surge cuando me proponen participar en el proyecto y, casi desde el primer momento, tuve claro que el sonido tenía que ser el punto de partida de mi trabajo”, explica la dire a Secuenciadas. Así, se adentra en el “universo acústico” del Palacio de La Aljafería, pero ¿qué podremos escuchar?

Trabajar desde los sonidos lleva a la dire a comenzar sus proyectos desde un terreno “a mitad de camino entre lo previsible y lo incierto” y demuestra que, al poner en foco en la escucha primero, la percepción del espacio cambia y “también tu manera de relacionarte” con ese lugar, dado que hay cosas que esperas escuchar, otras que se intuyen y pueden aparecer y muchas otras cosas “que nunca sospechabas”, lo que le obliga a estar atenta y también al espectador para no perder detalle. “Eso inesperado que sucede es lo que más me interesa de este tipo de propuestas creativas conectadas con lo sonoro”, subraya. 

En el caso de La Aljafería, decidió centrarse en la parte monumental, por lo que se recogen sonidos relacionados con la presencia de los turistas, si bien siempre hay margen para el descubrimiento. En este proyecto, partiendo de esos paseos sonoros, crea una colección de postales sonoras desde La Aljafería que, unidas a las imágenes, hacen volar nuestra imaginación y relajan nuestros sentidos. 

El foso descubre los sonidos del palacio y de la ciudad

SILENCIO DENSO 

“Uno de los espacios que más me sorprendió estaba dentro de este circuito turístico, bajo el salón de recepciones del palacio mudéjar de Pedro IV: el pozo de abastecimiento”, asegura. Ahí no captó ni pasos, ni murmullos, ni voces, lo que escuchó y registró para este documental fue el “silencio denso” del interior del pozo, algo “inesperado y casi sobrecogedor, por el contraste con el flujo constante de ruido alrededor”. 

Acercarse a un lugar desde sus sonidos “nos conecta con otras formas de percibirlo y disfrutarlo” y es que hasta los lugares que pensamos que conocemos por completo “están llenos de matices sonoros de los que no somos conscientes y que nos llegan a menudo mezclados con el ruido”. ‘Suena Aljafería’ es, por tanto, una invitación a detenernos para redescubrir el monumento y conocerlo mejor. Ha sido “un lujo” poder rodar en La Aljafería, un escenario “increíble, lleno de historias” y en el que les permiten trabajar “con libertad”, agrega.

Para grabar el docu, Marta Javierre utilizó un equipo reducido, una cámara Sony PXW-X70 y, para registrar los sonidos, un Rode NTG-2 y un Zoom H4N. Damos fe de que Marta lo ha captado todo a la perfección, si hubiera fantasmas en La Aljafería estamos seguras de que los habríamos escuchado en este trabajo. 

PASIÓN SONORA 

Su pasión por los sonidos viene de lejos. Marta Javierre puso en marcha hace diez años, junto a Fernando Gatón, la plataforma de investigación, creación, archivo y divulgación ‘Huesca Sonora’. El proyecto recibió ayudas de investigación del Instituto de Estudios Altoaragoneses y ha sido seleccionado para participar, entre otros, en el V Encuentro Cultura y Ciudadanía, organizado por el Ministerio de Cultura y Deporte y, en forma de instalación, forma parte de la exposición colectiva ‘La memoria del territorio’, del programa Visiona de la Diputación de Huesca.

Entre sus trabajos se encuentran el documental ‘España baila. De la vaca lechera al Aserejé’ (2007 y sí, sabemos que todos estáis cantando ambas canciones ahora), que escribe y codirge con el compositor Juanjo Javierre; ‘Letreros: ecos en la montaña’; ‘Lugares vividos’, ‘Sabor y souvenir’, a partir de una residencia artística en Francia; ‘Jai Alai / Fiesta alegre’, junto a Fernando Gatón; o ‘Caminar, obrar no parar’, para la exposición ‘Tan sabia como valerosa. Mujeres y escritura en los Siglos de Oro, del Instituto Cervantes y la Biblioteca Nacional de España.  

Si suspiras, ¡Marta Javierre lo capta!

Junto a Fernando Gatón, ha presentado recientemente ‘La Tartana, una vida de teatro’, un largo documental que repasa los 45 años de trayectoria del veterano grupo de teatro amateur oscense La Tartana. En los próximos meses se podrá ver también en Aragón otro de sus trabajos más recientes, ‘Sender, la emoción de los primeros gestos’, una pieza de montaje que forma parte de la exposición ‘Ramón J. Sender. Memoria bisiesta’, organizada por el Instituto Cervantes, la Secretaría de Estado de Memoria Democrática del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, en colaboración con la Diputación de Huesca y el Instituto de Estudios Altoaragoneses, y comisariada por Chus Tudelilla y José Domingo Dueñas, que se presentará este año en el Museo de Zaragoza.

La dire no para y ha comenzado el año desarrollando un nuevo proyecto de documental de creación en el que la música y el sonido, como no puede ser de otra manera, serán una parte fundamental. 

Compartir por
La historia de la cebolla que no pica

La historia de la cebolla que no pica

Tiempo de lectura: 4 minutos

Confitada, frita, pochada, asada… Existen muchas maneras de comer esta hortaliza tan humilde, pero en Fuentes de Ebro solo una de cultivarla con un mimo especial. Unos pocos continúan el proceso tradicional de la siembra de la cebolla. Antonio Valdovín muestra en su documental ‘La cebolla de Fuentes, el legado’ este proceso tan antiguo y realizado en comunidad.

cebolla de fuentes, cebolla no pica, cebolla, documental sobre cebolla, documental sobre agricultura, antonio valdovín,Fuentes de Ebro, documental aragonés, documental, cine aragonés

Un ramo de novia de cebollas.

Este sábado se ha estrenado en el cine de la localidad zaragozana el documental que cuenta la historia de aquellas personas que consiguieron hacer de este producto algo único. Antonio Valdovín está vinculado con la cebolla de Fuentes desde hace lustros. «Desde los tres años, recuerdo todo el proceso del cultivo, de las faenas que se hacían en casa y de ir al campo al principio como mero jugador. Hasta que me fui de casa con 19 años, me ha tocado trabajar en el campo, recogiendo cebollas, plantando cebollas, todo el proceso», rememora.

No solo vamos a ver recetas con las que disfrutar de este manjar. Si queremos comer unos platos ricos ricos, en los que la cebolla sea la protagonista o una importante secundaria, el documental enseña a plantar la cebolla desde el cebollino. Algo impensable para los urbanitas de hoy en día. «A los espectadores, más que de comprar y comer cebolla, les van a entrar ganas de cultivarla. Cualquiera que vea el documental puede cultivar las cebollas como se hacía antes», explica el dire a Secuenciadas.

cebolla de fuentes, cebolla no pica, cebolla, documental sobre cebolla, documental sobre agricultura, antonio valdovín,Fuentes de Ebro, documental aragonés, documental, cine aragonés

Los habitantes de Fuentes, con riñones de acero, trabajando en el campo.

Ha sido una siembra que han llevado a cabo, de verdad, para el rodaje del documental. Para ello, han contado con los vecinos que tenían más experiencia en estos menesteres y que, entre cebollino y cebollino, han contado curiosidades históricas. Una época que ahora nos parece tan lejana. Si nos tuviéramos que poner, ahora, nosotras, a trabajar en el campo, no sabríamos ni por donde empezar. Menos mal que hay personas como Valdovín, que se les ocurre instruirnos en esto de la agricultura. En un futuro en el que desapareciera el capitalismo, ¡pasaríamos un hambre considerable!

«En origen queríamos que fuera un documental casi agrícola y luego fuimos estructurando y haciendo las grabaciones. Entonces, nos dimos cuenta, sobre todo Marta Marín que ha sido la guionista y la que le ha dado forma, de que teníamos aquí un material humanístico bastante potente. Al final es lo que prima en el documental«, destaca Valdovín. Y es que al final te quedas con las historietas de estas personas que iban en carro pasando por La Cartuja, para llegar al Mercado Central de Zaragoza. Anécdotas tan curiosas como un bocadillo de calamares que se comió por primera vez un agricultor al vender unas cebollas a unas monjas. Y más que no podemos desvelar.

cebolla de fuentes, cebolla no pica, cebolla, documental sobre cebolla, documental sobre agricultura, antonio valdovín,Fuentes de Ebro, documental aragonés, documental, cine aragonés

El patio donde limpian los cebollinos, lugar de encuentro donde contar las últimas novedades del pueblo.

EL LEGADO

Los promotores de ‘La cebolla de Fuentes, el legado’ han sido Goyo Lorés y Nieves Gayan. Lorés, impulsor del proyecto y autóctono de Fuentes, quería dar a conocer esta historia y de casualidad le hablaron de un realizador de la zona que podría llevar este relato a la gran pantalla. Detrás de la cámara ha estado Roberto Torrado, en la escritura de guion Marta Marín , Yonai Armas ha compuesto la música, que hace una importante labor invisible, y la voz que narra esta historia es la de Maite Salvador.

cebolla de fuentes, cebolla no pica, cebolla, documental sobre cebolla, documental sobre agricultura, antonio valdovín,Fuentes de Ebro, documental aragonés, documental, cine aragonés

El equipo técnico que se ha currado este legado. Roberto Torrado (izq), Marta Marín y Antonio Valdovín on fire.

Acompañamos al equipo al estreno y para Antonio Valdovín era un día especial. «Yo en este cine me he criado, he tocado aquí la trompeta, la batería, he jugado… Luego estuve 16 años colaborando en SCIFE (festival de cine de Fuentes). Es una sensación especial estar aquí con mi gente. Yo creo que todos prácticamente lo hemos vivido desde pequeños, les va a llegar», considera. Respecto a si va a seguir la tradición cebollil de su familia, confiesa: «Estoy un poco recuperando los hábitos y me estoy montando un huertecico. A mi hija le gusta. Me da la sensación de que los campos se los van a dejar a ella, en lugar de a mí, para que no me lo gaste todo en cine», bromea.

Aquí queda el legado de esta cebolla que no pica y que esperamos ver por toda España, Europa y ¡por el mundo! Entre los próximos proyectos más inmediatos del director, que no para este hombre, se encuentra ‘Moving cities Zaragoza’. «Un proyecto de danza urbana en el que he logrado meter a casi todos los bailarines que me gustan». Por otro lado, acaba de comenzar el rodaje de su primer largometraje de ficción ‘Murmullo Cósmico’, con Ibone Becana, Katherine Gutiérrez y más actores de la tierra. «Hay dos pelotazos que no voy a decir, muy muy conocidos. Si vienen será fantástico tenerlos», ahí nos deja con esta incógnita. Seguiremos el rastro de Antonio Valdovín y os mantendremos informados.

cebolla de fuentes, cebolla no pica, cebolla, documental sobre cebolla, documental sobre agricultura, antonio valdovín,Fuentes de Ebro, documental aragonés, documental, cine aragonés

Documento histórico que acredita la vinculación del director con la hortaliza tantas veces nombrada en este artículo.

Compartir por
“Con la caracterización se me caen las lágrimas de la emoción, es de lo que más me gusta”

“Con la caracterización se me caen las lágrimas de la emoción, es de lo que más me gusta”

Tiempo de lectura: 8 minutos

Ana Bruned, Aragón TV, audiovisual aragonés, Bárbara Goenaga, Basura o tesoro, caracterización, Cardelinas, Carmen Barrantes, cine aragonés, El peor oficio del mundo, entrevista, Gorka Otxoa, Jorge Usón, josé Alberto andrés lacasta, Juan Pedro Hernández, La pera limonera, Luis Larrodera, Manuel Iborra, maquilladora, maquillaje, Picasso adora la Maar, Secuenciando a, trayectoria, Verónica Forqué

“¿Tienes cara? Te maquillo”. Bien podría ser el lema vital de Ana Bruned, maquilladora, caracterizadora y profesora. Nacida en Jaca, esta oscense trabaja en el audiovisual (televisión, cine, cortometrajes, documentales, videoclips, publicidad); en teatro, ópera y ballet; fotografía y moda, espectáculos de calle; maquillaje de novias y eventos; para marcas comerciales y personajes del mundo de la política, la sociedad y la cultura española, como el rey Juan Carlos I, Penélope Cruz, José Coronado, Ainhoa Arteta, Raphael, Chenoa, Mecano, Los Secretos y un sinfín de caras conocidas y que quedaron bien guapas en sus manos. 

Ganadora de dos premios Simón por ‘Leonardo muere’ y ‘Las pesadillas de Cajal’, y de dos cigüeñas de Fuentes de Ebro por su trabajo en ‘La tierra muerta’ y ‘Ofra&Khalil’, la seguimos fielmente en redes como Abrumada y, durante la entrevista, no pudimos pasar más de medio minuto seguido sin que nos hiciera reír. Risueña, bromista y algo vergonzosa ante la cámara, conocemos la trayectoria de Ana Bruned en este nuevo Secuenciando a. 

¿Cómo comienzas en el mundo del maquillaje y la caracterización de forma profesional?

Vería alguna película (de niña) y diría: “papá, esto me encanta”. En principio lo que me gustaba eran las Bellas Artes, estuve en la Escuela de Artes Aplicadas y me fascinó, y estando allí fue cuando, de repente, no sé por qué, decidí que quería hacer maquillaje. Aquí en Zaragoza no había, me fui a Madrid y allí, como todavía no había conformado un grado de caracterización que ahora sí que lo hay, busqué a los mejores profesores de maquillaje en cine, en televisión, fotografía, teatro. Fui haciendo cursos y el de teatro, que impartía Juan Pedro Hernández, un caracterizador de TVE, maquillador de Isabel Pantoja y de Pedro Almodóvar, me recondujo al maquillaje de cine, tv y fotografía.  

Estando en su clase le llamaron para hacer una película, de Manuel Iborra y Verónica Forqué (‘Caín’), que se iba a rodar en Cádiz, para ver si podía él. Como él no podía, me preguntó si quería ir yo, y como yo no tenía ni una pizca de conocimiento, le dije que sí y fui sin tener ni idea de nada. No me había leído un guion en mi vida, estaba recién salida del curso, me planté allí y estaba todo el rato con la boca abierta, no me enteraba de nada. Todavía no sé cómo pude hacer aquella peli o cómo no me despidieron. 

¿Y cómo afrontas ese primer trabajo? ¿Qué recuerdos guardas?

Fue una pasada, porque fueron dos meses en Cádiz, fuera de todo el entorno que tenía habitualmente. Nos llevamos todos muy bien, fueron dos meses de despedirnos y llorar y, de hecho, ese año quedamos en Nochevieja allí. Aprendí mogollón porque la gente que estaba en mi entorno era muy buena trabajando, llevaban tiempo y me encanta como nadie me puso ninguna zancadilla, pensé “qué buena gente”. Porque con cuatro zancadillas me hubiera roto el cráneo, me lo iba rompiendo casi sola, pero muy bien, lo recuerdo fenomenal. 

Cuando acabas ese trabajo en Cádiz, ¿vuelves a Madrid o a Zaragoza?

Ya me quedo en Madrid porque ya me estaban saliendo cosas, y pensé en probar allí porque aquí en Zaragoza no tenía ningún contacto tampoco. Me fui de trabajar en bares a estudiar maquillaje en Madrid, por lo que no tenía ningún contacto del medio audiovisual en Zaragoza, los hice en la peli, mientras estaba aprendiendo, y ya me quedé en Madrid. Luego por circunstancias personales me vine a Zaragoza, empecé a tener un entorno laboral en proyectos de fotografía, de moda, a finales de los 80 y principios de los 90. Los últimos coletazos en Madrid fueron en videoclips y dos largos que fueron un horror, un sufrimiento horroroso por el que dije “no vuelvo a hacer cine”, pero no, he vuelto a trabajar en ello. 

Trabajas en cine, moda, novias, eventos…

Si es una cara maquillable, yo maquillo. ¿Tienes cara? Maquillo (ríe). 

Ana Bruned, Aragón TV, audiovisual aragonés, Bárbara Goenaga, Basura o tesoro, caracterización, Cardelinas, Carmen Barrantes, cine aragonés, El peor oficio del mundo, entrevista, Gorka Otxoa, Jorge Usón, josé Alberto andrés lacasta, Juan Pedro Hernández, La pera limonera, Luis Larrodera, Manuel Iborra, maquilladora, maquillaje, Picasso adora la Maar, Secuenciando a, trayectoria, Verónica Forqué

Lo primero que llegó fue una película y cine, pero después, cuando te empiezas a asentar en Zaragoza, ¿en qué te centras?

Me centro en teatro y en moda. Un profesor de la escuela de teatro, cuando se enteró de que había aprendido en Madrid, me ofreció hacer los maquillajes de fin de curso y, luego, dar cursillos. Y otra vez sin conocimiento le dije que claro. Ahora lo pienso, desde donde estoy, y digo: “cómo di clase, cómo pude dar esas clases de maquillaje”, porque impartir docencia es algo serio. Pero lo hice, me picó el gusanillo y ahora es una de las cosas que más me gusta, dar clase. Luego, de hecho, me formé un año completo como formador de formadores. Mi fantasía sería dar clase, y hacer algún cortometraje de vez en cuando.

«Hay algo muy satisfactorio, que jamás pensé que lo diría, que es el maquillaje a particulares; siempre hay satisfacción absoluta»

¿Qué te aporta cada faceta?

La moda está muerta, no aporta nada, porque se hace algún catálogo, pero incluso cuando la moda está viva, las editoriales no remuneran apenas. El teatro no aporta dinero, pero aporta una satisfacción, y dando clase cada año aprendo, porque aprendo de los alumnos y me parece de lo más fascinante que puedo hacer, porque yo les enseño y ellos también me enseñan y es maravilloso. 

La caracterización, se me caen las lágrimas de la emoción, es de lo que más me gusta. En el corto ‘Cardelinas’ (2020) hay muchísima caracterización y no se ve, pero es una pasada porque hay caracterización de época y efectos especiales, marcas de hematomas en la piel, en las muñecas, todo eso no era algo visible, no es sangre; lo difícil es hacer algo que no haya sangre y que quede creíble.  

Los eventos me gustan y proporcionan dinero. Y hay algo muy satisfactorio, que no pensé jamás que lo diría, que es el maquillaje a particulares. Es fascinante por un doble motivo: porque hay casi un documental a cada sitio que vas, por las interacciones de la gente, es maravilloso, y luego porque son momentos muy gratificantes, son personas que están por la labor, siempre hay satisfacción absoluta, no hay nada de malo. 

¿Cómo has vivido la evolución en los materiales con los que trabajas?

Ahora los materiales te permiten hacer unas capas finísimas, las siliconas que se utilizan, incluso los materiales para captar el molde, los tiempos de vulcanización de todo, es todo mucho mejor. Antes en el cine se maquillaba con “pan stick” que es el horror de todo, porque no había una definición total. Yo soy fan del cine, pero no entiendo para qué hace falta un 8k. Eso para los documentales de naturaleza, que hace falta ver bien todo, pero para una piel es matar a los actores; queremos ficción-ficción, no necesito verle el poro entero a esa persona. Los adhesivos de ahora ¡cómo son! Los de antes o brillaba o el látex te intoxicaba.

Un trabajo especial para ti

Uno especial fue el primer trabajo que hice, el primero de mi vida, remunerado y que aprendí mucho, el largometraje de ‘Caín’, de Manuel Iborra y con Verónica Forqué. ¡Qué mujer, qué memoria tenía! Vino a Zaragoza a hacer ‘¡Ay, Carmela!’ y me llamó por teléfono para darme invitaciones. Al paso de los años, en el 93 fuimos a hacerle una entrevista y conforme entramos en su casa me saludó por mi nombre. Y yo pensando: “ ¿te acuerdas de mí? ”. Me pareció increíble. Luego vino ella a una conferencia en el Instituto Aragonés de la Mujer y lo mismo, pero habían pasado 500 años más.

También fue especial el videoclip de Mecano, ‘La fuerza del destino’, porque conocí a bastante gente; otro con Los Secretos, que son cosas que te marcan por cómo son ellos. Porque luego he tenido trabajos con gente muy conocida, pero que no me ha dejado huella. Me da igual eso, es la impronta humana la que deja huella. 

Ana Bruned, Aragón TV, audiovisual aragonés, Bárbara Goenaga, Basura o tesoro, caracterización, Cardelinas, Carmen Barrantes, cine aragonés, El peor oficio del mundo, entrevista, Gorka Otxoa, Jorge Usón, josé Alberto andrés lacasta, Juan Pedro Hernández, La pera limonera, Luis Larrodera, Manuel Iborra, maquilladora, maquillaje, Picasso adora la Maar, Secuenciando a, trayectoria, Verónica Forqué

¿Cuáles son tus maquillajes y caracterizaciones favoritas? ¿Cuáles te han resultado más difíciles?

Mi favorita es la de ‘Cardelinas’ y una que me resultó difícil, que fue para un vídeo de una obra audiovisual, es ‘Picasso adora la Maar’, que eran los cuadros de Picasso maquillados como trampantojos. Fue chulo, pero la gente se pensó que eran animaciones de vídeo, cuando en realidad eran maquillajes que se fundían con el fondo. De ese trabajo estoy super contenta. Hace poco se recogió en una exposición en el Torreón Fortea y el cartel de esa muestra sobre el trampantojo, también lo hice, dibujando mariposas monarca en la cara (de la modelo), que me llevó un ratico. 

«Hay mucha gente con la que siempre trabajaría. Me dirían: «Estás condenada a trabajar con ellos» y sería una condena muy rica»

¿Hay algún director o actores con los que te gustaría especialmente trabajar? ¿O con el que dirías “repetiría toda mi vida”?

Con Alberto Andrés Lacasta repetiría toda mi vida, hay muchos con los que repetiría, con Luis Larrodera también. Me encantaría trabajar con los Coen; con Keanu Reeves, me encantaría maquillarlo, ser su asistente, que me dijera “Ana tráeme, por favor, un vaso de agua” y yo diciéndole que sí aunque no sea mi misión (bromea). 

Repetiría siempre con Gorka Otxoa y Barbara Goenaga, con quienes he trabajado en la película ‘Para entrar a vivir’. Trabajaría siempre con Jorge Usón y Carmen Barrantes, todo el rato. Me dirían: “Estás condenada a trabajar con ellos”, y sería una condena muy rica. 

Hay mucha gente con la que siempre trabajaría, no os podéis imaginar, más que con la que no trabajaría. Si eres el mejor artista del mundo y eres un capullo, no quiero trabajar contigo, esto me ocurrió en Madrid; la gente que grita al equipo no me gusta, no es necesario hacer eso. 

¿Cómo está tu sector en Aragón ahora?

Muy degradado, es terrible, realmente no hay trabajo. Cuando hay mucha oferta de trabajo, hay oferta de calidad, hay una selección de calidad y la gente se preocupa por seguir formándose fuera, por continuar perfeccionando para llegar a un nivel potable, pero se hacen muchas cosas a low cost y se tiene trabajo de low cost, pero esa referencia no es cierta. Estoy con pena porque ya en España hay poco, pero en Aragón peor. 

Hay que formarse bien, yo continúo formándome, hace poco he hecho el grado de producción audiovisual y no descarto hacer algo de iluminación, aunque no vaya a trabajar en ello, eso hay que hacerlo. 

Es un debate complicadísimo, porque ¿dónde establecemos el límite de quién es profesional? ¿Te ganas la vida con ello dignamente? Antes de la pandemia me ofrecieron una entrevista de trabajo y me dijeron que el pago era salir en los títulos de crédito, pero esto es mi trabajo, tengo que pagar autónomos, el material y vivir de esto; esas desfachateces las tendríamos que guardar. 

Si Ana Bruned no fuera maquilladora, ¿qué sería? 

Actriz…

Pero ya has hecho pinitos como actriz…

Me parto, ¡qué vergüenza! (ríe). Realmente lo que me gustaría sería ser escultora.

Ana Bruned, Aragón TV, audiovisual aragonés, Bárbara Goenaga, Basura o tesoro, caracterización, Cardelinas, Carmen Barrantes, cine aragonés, El peor oficio del mundo, entrevista, Gorka Otxoa, Jorge Usón, josé Alberto andrés lacasta, Juan Pedro Hernández, La pera limonera, Luis Larrodera, Manuel Iborra, maquilladora, maquillaje, Picasso adora la Maar, Secuenciando a, trayectoria, Verónica Forqué

¿Cuáles serán tus próximos trabajos?

Hay proyectos, porque ahora estamos con el tema de las subvenciones y en este último trimestre te piden cartas de compromiso, entonces tengo firmadas un montón. ¿Qué llegará a buen puerto? Ni idea, igual hay tres largometrajes, cortometrajes también tres o cuatro. 

Lo más próximo en estreno será el cortometraje de Luis Larrodera, ‘El peor oficio del mundo’, en enero o febrero, pero por decir algo y ser creativa en la fecha (se ríe). También trabajo en los programas de Aragón TV ‘La pera limonera’ y ‘Basura o tesoro’.

Compartir por
Dos por uno en Mequinenza

Dos por uno en Mequinenza

Tiempo de lectura: 4 minutos

El tiempo en los rodajes suele ser escaso, pero hay quien se organiza bien y es capaz hasta de hacer un “dos por uno”. Es el caso de nuestro director de western feminista favorito, Enrique Novials, que ha grabado en Mequinenza el teaser del que será su nuevo trabajo, ‘Cartas a la hija’, y ha aprovechado que el Ebro pasaba por allí para rodar también el microcortometraje ‘Madame Fransua’. Eso es invertir bien el tiempo y lo demás, ¡tonterías!

Rodaje del teaser 'Cartas a la hija', de Enrique Novials
El equipo rodó en el interior de la mina de Mequinenza. El actor Josep María Alejandre aprovecha un descanso para entonar el ‘Soy mineroooo’

‘Cartas a la hija’ cierra la trilogía western feminista que Enrique Novials inició con la historia de Calamity Jane y continuó con ‘Mátalos y no vuelvas sola’, ambos cortometrajes protagonizados por mujeres fuertes y decididas a que los malos se lleven su merecido. Con ‘Cartas a la hija’, el dire retoma la primera entrega y se inspira en las cartas reales que Calamity Jane escribió a su hija para hilar la nueva historia.

Tras el fallecimiento de Calamity, su hija irá a buscar esas cartas que guardaba una amiga de su madre y nos adentraremos en el pasado y el presente de ambas, con continuos saltos temporales. El teaser está protagonizado por Emma Ros, en el papel de la hija, Sonia Ezquerra como Calamity, y Josep María Alejandre. El equipo técnico, con guion y dirección de Enrique Novials, lo completan May Roca en producción; David Lleixa y Pere Ayuso, a las cámaras; Valen Haralambidis, en sonido y música; Irma Borbón en maquillaje; y Sandra Barrachina en montaje.

Pero, ¿por qué rodar un teaser y no el cortometraje al completo? Porque hay buenas noticias, y es que esta historia podría convertirse en una película el próximo año. “He llegado a un acuerdo con la productora The Tulips, de Almería, y a ellos les gustaría hacer un largo”, explica el dire a Secuenciadas, para subrayar que “el plan si sale bien es hacer el largo y, si no, haremos el cortometraje que era lo previsto”.

Novials contactó con esta productora a través de una incubadora de guiones de Madrid que seleccionó su historia. Como deseaba rodar de nuevo en Almería, encontró a The Tulips y se quedaron in love con los cortos anteriores del director, ‘Calamity Jane’ y ‘Mátalos y no vuelvas sola’, por lo que ahora apuestan por convertir el cierre de la trilogía en una película.

Rodaje del teaser 'Cartas a la hija', de Enrique Novials
¿Qué nuevas aventuras viviremos en el cierre de esta trilogía western feminista?

MADRUGADORES Y CREATIVOS

De este modo, apostaron por Mequinenza para grabar el pasado mes de octubre el teaser de ‘Cartas a la hija’. Como escenario se decidieron por el interior de la mina y una zona cercana al Ebro, porque “queríamos darle un toque misterioso”. La grabación se desarrolló durante un fin de semana, el sábado por la tarde con ensayos y el domingo con el rodaje, si bien el sábado por la mañana se encontraron con tiempo libre mientras esperaban a poder entrar en la mina y el equipo decidió aprovechar para rodar el microcorto ‘Madame Fransua’, basado en un personaje de la novela ‘Camí de Sirga’ del escritor de Mequinenza, Jesús Moncada.

Madame Fransua regentaba un prostíbulo «de categoría», donde había actuaciones musicales y bailarinas en directo en Mequinenza, el personaje está basado en hechos reales y Moncada lo relata en su obra. Novials recupera en este corto al fantasma de la mujer, que regresa al pueblo para comprobar cómo está todo. “A las cinco de la mañana ya estábamos allí y teníamos que esperar a las 9.30, así que se nos ocurrió rodar este microcorto”, rememora. ¡Pero qué creativos con semejante madrugón!

También como anécdota, Novials recuerda, además, que tuvieron mucha suerte porque para el rodaje de ‘Cartas a la hija’ necesitaban un caballo negro, como el de Calamity, “y encontramos a una persona que tenía caballos justo en la orilla del río, a 200 metros de donde teníamos que rodar, y nos lo dejó encantada”.

En los próximos meses comenzará las reuniones con la productora el proyecto de ‘Cartas a la hija’, para comprobar si puede ser un largo, mientras trabaja en terminar el teaser. ¿Y habrá cameo como en los anteriores? Enrique Novials responde: “si es un largometraje, no, pero si es corto me animaré, porque yo empecé de actor”, dice sobre su posible aparición en pantalla a lo Stan Lee en las pelis de Marvel.

Rodaje del corto 'Madame Fransua', de Enrique Novials
A quien madruga… Enrique Novials le pone a grabar otro corto antes de iniciar el trabajo previsto para el finde. ¡El tiempo es oro!

COSECHANDO SELECCIONES Y PREMIOS

Sobre el género western, el director defiende que aunque parece “que es de la época de nuestros abuelos, le estoy dando la vuelta con personajes fuertes femeninos, temas actuales, como el machismo, y que nos está funcionando muy bien”, como demuestran las decenas de selecciones en festivales internacionales este año de sus anteriores trabajos y los numerosos premios que han recibido como mejor película western, mejor película, mejor peli extranjera, drama, o premios a los actores y director.

Los cortos han funcionado especialmente bien en Estados Unidos, allá en el lejano Oeste, pero también en España, con premios en Mequinenza, selecciones en Madrid, y en países como Grecia. “No tengo una productora potente detrás, voy solo y, a veces, cuesta, pero estoy súper contento con los resultados”, asegura orgulloso.

Rodaje del teaser 'Cartas a la hija', de Enrique Novials
Dire y prota escuchando a alguien decir que el western no puede actualizarse y dispuestos a desafiar a quien sea a la salida del ‘saloon’

Respecto a sus próximos proyectos, ya tiene algunas ideas en la cabeza, entre ellas un corto que rodaría íntegramente en Mequinenza y con actores aragoneses. Le gustaría contar, en 16 mm, la historia de un detective en la época actual, una historia con la que “me quiero arriesgar, porque me gustan los retos”. A nosotras también, así que todo nuestro apoyo, Enrique.

Compartir por