Una jubilación en plano secuencia

Una jubilación en plano secuencia

Tiempo de lectura: 7 minutos

Tere lleva 35 años siendo guía en el Palacio de la Aljafería y, al fin, ha llegado el día de su jubilación. Para otros sería una fecha de celebración junto a los compañeros, de recordar momentos felices (y otros odiosos, que hay turistas muy cansinos) en un lugar de gran belleza. Pero Tere guarda un secreto que el director Javier Estella desvela en un plano secuencia en el corto ‘Retirada’, una de las obras audiovisuales que ha formado parte de la nueva edición del ‘La Aljafería, un lugar de cine’, que lidera la realizadora Vicky Calavia. Un ciclo en el que se presta el palacio de Zaragoza como escenario y una pequeña aportación económica para varios proyectos.

Tere (Maite Sequeira), pensando que en unas horas inicia su jubilación y por fin podrá irse a vivir tranquila a Marina d’Or (Foto: César Coste)

Estella une de nuevo en este trabajo a las actrices, madre e hija en la vida real, Maite Sequeira, en el papel de Tere, y Laura Contreras, como Alex, quienes ya protagonizaron un corto suyo anterior ‘A tu vera’ (2008). Estella recupera también de su anterior trabajo la idea de hacer un plano secuencia, porque en aquella ocasión le debió de parecer sencillo obrar ese milagro de la coordinación, y presenta ahora una coreografía perfectamente ensayada en el patio de Santa Isabel del palacio, donde Tere y Alex, trabajadora y jefa, se verán las caras con Luna, la señora de la limpieza que encarna Laura de San Pío. Y, sin ánimo de hacer spoileres, el dire nos avisa: este corto no tiene un final, así que nada de frustrarse con las aventuras de nuestro trío femenino. 

Vicky me propuso participar en la convocatoria de este año, ya había rodado cosas en la Aljafería, como vídeos musicales o documentales, pero nunca había rodado algo para mi”, recuerda Estella, para indicar que quizá la realizadora “pensó que me apetecería hacer algo documental, pero me apetecía volver a la ficción”, explica el dire a Secuenciadas. 

Para Estella, este regreso a la ficción era una forma de “desengrasarse”, de contar su propia historia y “fue chulo”. “Me apetecía contar algo relacionado con el poder, porque la Aljafería es un espacio que siempre ha sido un centro de poder” y situó la acción en el patio de Santa Isabel, un cruce de caminos entre las dependencias del palacio, que le permitía “jugar más con la idea del encuentro de los personajes en ese lugar de paso, que mezcla lo arquitectónico con la naturaleza”.  

Alex (Laura Contreras), atendiendo al comercial de telefonía que ha llamado hoy por octava vez. ¡Que no queremos contratar el fútbol, que esto es un lugar de trabajo! (Foto: César Coste)

NUEVE MINUTOS SIN CORTES 

Ese deseo de rememorar el corto ‘A tu vera’ y la presencia de la alberca en este patio, con el fluir del agua, “me hicieron pensar en una película continua en el tiempo, sin cortes”. Así, se lanzó de cabeza a la idea del plano secuencia y, para conseguir rodarlo sin cortes, programaron dos días previos de ensayos en ese mismo espacio. “Son nueve minutos de corto y en nueve minutos pueden ocurrir muchos problemas, porque hacemos un movimiento alrededor del patio y se pueden producir problemas de sonido, al ser un exterior en un interior”, indica como ejemplo. 

Técnicamente complicado, pero nada es imposible, ¿no? “Me gusta esa coreografía con la cámara, que la cámara narre las cosas alrededor del cuerpo de los actores; siempre me han interesado los planos secuencia no como un mero recurso, sino como un sentido profundo para contar algo”, admite el realizador. 

En este punto, Estella asegura que, en ocasiones, descubre más cosas sobre sus trabajos una vez que los ha realizado y contemplado el resultado. “Escribo el guión como un punto de partida y es en el escenario cuando se crea, a veces voy al rodaje para descubrir lo que quiero contar”, dejando la puerta abierta a lo que ocurra y surja en el momento, “pero para eso necesitas tiempo” y algo de preparación en el caso del plano secuencia. “Me interesa estar preparado para lo imprevisto”, comenta, agregando que a veces “la distancia es colosal” entre lo que uno piensa y lo que hace y el sentido de cada trabajo también se acaba descubriendo con el tiempo y “a través de los ojos de otros”. 

Luna (Laura de San Pío) igual te canta por Camarón de la Isla que te deja el patio como los chorros del oro. ¡Queremos tu voz! (Foto: César Coste)

‘Retirada’ tuvo dos días de ensayos y una jornada de grabación que se concentró en unas ocho horas. Se rodó con una Panasonic GH5, que le ofrecía al director la posibilidad de realizar los movimientos de cámara precisos, al ser un dispositivo pequeño que dejaba el suficiente espacio para desarrollar la acción. 

RESONANCIAS DEL PASADO 

Además de la propia historia, “me gustaba la idea de que hubiera resonancias a los usos que ha tenido el palacio, por donde han pasado árabes, cristianos, el tribunal de la Inquisición, ha sido cuartel militar, muchos usos relacionados con el poder y quería que eso estuviera en la trama y en los personajes”. 

Como ejemplo, la señora de la limpieza, Luna (Laura de San Pío) canta en alguna escena, ella es cantante flamenca, y hace referencia a las esclavas cantoras que residían en los palacios en los tiempos de Al-Ándalus. El corto también hace referencia al uso actual de la Aljafería, con dos figuraciones, Jesús Pola y Raymond Yanes, que hacen las veces de políticos. “El corto es como una presentación de personajes”, apunta. 

En el equipo técnico encontramos a Javier Estella y Laura de San Pío a cargo del guión; a José Manuel Fandos en la dirección de fotografía, corrección del color y etalonaje; a Cristina Casero como jefa de producción; Ricardo Bullón como operador de cámara; Víctor N. Malo, como jefe de sonido; Raisa en maquillaje y peluquería y Marta Horno como jefa de eléctricos.  Óscar Sanmartín se ha encargado del diseño gráfico; Laura la de los Laureles (Laura de San Pío), de la música; Manuel García ha ejercido como foquista; Irene Alconchel y César Coste, ayudantes de producción; y Miguel Romance se ha encargado de la fotografía.

El equipo rodando ‘Retirada’ en el Patio de Santa Isabel e intentando que Maite les cuente el oscuro secreto que guarda su personaje (Foto: César Coste)

RORDAR EN LA ALJAFERÍA 

Respecto a la oportunidad de rodar un trabajo propio en la Aljafería, Javier Estella subraya que siempre ha encontrado “mucha disponibilidad” en el personal que trabaja en el palacio y “estoy agradecido a Vicky por proponérmelo”. “Todos los trabajadores nos ayudaron en todo momento, todo fue a favor nuestro”, asegura, para resaltar que, además,“el escenario es como otro personaje, porque está siempre presente en todos los planos”.  

Este año, por motivos pandémicos que todos conocemos, el ciclo ha tenido que presentar sus cuatro cortometrajes de la actual edición en formato online. Pero no hay mal que por bien no venga, dicen. “Nos han contado que ha sido el año que más gente los ha visto, lo llegaron a ver 400 personas en el momento de la emisión en directo”, mientras que la sala donde se proyectan habitualmente no tiene tanta capacidad. “Ha tenido más difusión al ser online”, algo positivo, a pesar de todo. 

Mira, tía, que no vamos a contratar la telefonía con ellos aunque nos regalen también el canal de música (Foto: Miguel Romance)

ESTELLA Y NANUK 

En 1998, Javier Estella fundó junto a José Manuel Fandos la productora Nanuk Audiovisual, donde desarrollan un cine de temática social que les ha llevado a diferentes partes del mundo para narrar historias sobre la violencia de género, el acceso a la educación, la memoria histórica, la inmigración, la ecología. En 2017, la productora recibió el premio Cine y Salud a la Trayectoria Local, que otorga el Gobierno de Aragón. Llevan a cabo sus propias producciones y ofrecen servicios de guión, dirección de producción, dirección de fotografía, operador de cámara. 

Javier Estella es director/jefe de producción y ha trabajado y trabaja en programas de televisión, como ‘Sin cobertura’, de Aragón TV; en diferentes campañas de publicidad; documentales, el último de ellos ‘La roca del mar’, con Freeman Creación (2020), que está en fase de postproducción. De la mano de su productora ha impulsado numerosos trabajos documentales de temática social y en el ámbito de los derechos humanos. 

En la ficción, su primer corto fue ‘A tu vera’, con Nanuk Audiovisual, en 2008; ‘Il mondo mío’, coproducción de Tropo Audiovisual y Nanuk, en 2010; ‘Declaración de amor’, con Nanuk, en 2012; y ahora está implicado en el proyecto de largometraje ‘Cariñena’, de Javier Calvo, que se encuentra en fase de desarrollo. Se trata de una novela de Antón Castro que está adaptando Calvo y Estella ejerce como director de producción. Los tres trabajan juntos en el programa ‘Sin cobertura’ de Aragón TV.  

Vamos, que es muy completos estechicos y, también, muy agradecido, ya que Estella finaliza nuestra entrevista dando las gracias a las actrices de su corto, Maite y las dos Lauras “por su tiempo y por su implicación en el proyecto”, un agradecimiento que hace extensible al resto del equipo técnico. Esperaremos con ansias poder tener la oportunidad de ver de nuevo este trabajo, porque en Secuenciadas nos encantan los planos secuencia. 

El dire, Javier Estella, muy atento en pleno rodaje del plano secuencia en ‘Retirada’ (Foto: Miguel Romance)
Compartir por
Un cortometraje musical muy navideño

Un cortometraje musical muy navideño

Tiempo de lectura: 5 minutos

El espíritu navideño inunda Secuenciadas con su magia, canciones e ilusión y no estamos hablando del nuevo anuncio del Freixenet o El Corte Inglés sino de ‘Un cuento de Navidad, el cortometraje musical’, un audiovisual aragonés dirigido por Clara Camín y en el que actores aragoneses muestran su faceta más lírica. Aragón TV estrenará este sábado, 26 de diciembre, a las 10:10 horas de la mañana, este trabajo navideño.

Parece que va a dar susto, pero nos han prometido que es todo buen rollo navideño.

Clara Camín dirigió la obra musical ‘Un cuento de Navidad’, basada en la novela de Charles Dickens, con la que viajó durante cuatro navidades por toda España hasta llegar incluso a las Islas Canarias y un día se dijo: «quiero pasarlo a otro formato y, como me gusta el cine, voy a llevarlo a la gran pantalla«. Se atrevió con su ópera prima y lo pasó a cortometraje, pero manteniendo su esencia de musical, ya que al final es a lo que se dedica Camín. Este año, debido a las circunstancias, no ha podido irse de gira, pero espera poder continuar al año que viene.

VIAJES EN EL TIEMPO

Seguramente recordéis la sinopsis de esta historia, ya que hay múltiples versiones, hasta en marionetas, pero para los más despistados os vamos a hacer un remember muy rápido.

Scrooge, un hombre muy maligno, recibe la visita de los fantasmas de las navidades pasadas, presentes y futuras, vamos algún agente perdido del Ministerio del Tiempo que se dedica a visitarle, y estos espectros le hacen replantearse a este señor la maldad que dedica a sus allegados y allí sucede el dilema que le surge en esta época tan navideña en la que todo el mundo vuelve a casa a comer turrón El Almendro (no nos pagan, nos cobran, y los comemos porque están muy ricos).

Cuento de Navidad, cortometraje musical, Charles Dickens, cortometraje de navidad, cortometraje aragonés, audiovisual aragonés, cine aragonés, camín producciones, clara camín, Luis Trébol, Beatriz Trébol, Diego Miranda, Daniel Calavera, Pablo Lasala, Rocío Mallor, Amanda Moreno, Candela Mallor, Rodrigo Moreno, teatro musical, historia de navidad, estrenos aragoneses, academia del cine aragonés
Scrooge repartiendo maldad allá por donde pasa.

Este argumento que la obra de teatro plantea en más de una hora y media, Clara Camín tuvo que adaptarla a los 17 minutos que dura el corto. «Ha sido un poco difícil coger lo más esencial, lo que de verdad es importante para que la historia se desarrolle igual, aunque sea con menos personajes«, detalla. Aunque es un musical, en esta versión en cine aparecen tres canciones y el resto es texto interpretado por los actores.

EL EQUIPO DE CANTANTES Y NO CANTANTES

Luis Trébol interpreta al malvado Scrooge, que no sabemos si canta, pero con esa voz tan profunda que tiene seguro que da mucho miedito. Los tres agentes ministéricos, perdón fantasmas, son Beatriz Trébol, Diego Miranda y Daniel Calavera, que además de ser actor de doblaje, abandona por un rato las críticas cinematográficas y debuta delante de la cámara, ¿hará su propia crítica del corto en Aragón Cultura? Completan el reparto más estrellas de los musicales: Pablo Lasala, Rocío Mallor, Amanda Moreno, Candela Mallor y Rodrigo Moreno.

Además de quienes están delante de la cámara, también son importantes los que están detrás, la dirección de fotografía corre a cargo de Adrián Barcelona, el sonido es de Álvaro Pérez Peirote y en un corto en el que la estética brilla con luz propia están Daniel Caudevilla en la dirección de arte, Diego Miranda en vestuario y Laura Liñán en maquillaje.

Cuento de Navidad, cortometraje musical, Charles Dickens, cortometraje de navidad, cortometraje aragonés, audiovisual aragonés, cine aragonés, camín producciones, clara camín, Luis Trébol, Beatriz Trébol, Diego Miranda, Daniel Calavera, Pablo Lasala, Rocío Mallor, Amanda Moreno, Candela Mallor, Rodrigo Moreno, teatro musical, historia de navidad, estrenos aragoneses, academia del cine aragonés
Parte del equipo artístico y técnico de ‘Cuento de navidad’, la directora posa sonriente abajo en el centro. Foto de Iván Roqueta.

EL RODAJE

Un entorno del siglo XVI y XVII muy cerca de Épila, el Santuario de Rodanas es la localización perfecta para este cuento, un pueblecito muy de anuncio con poco más de cuatro casas. El rodaje fue intenso no, lo siguiente, ya que en un solo día rodaron el corto, debido al presupuesto con el que contaban y además se marcaron un desafío. «Empezamos a rodar con un plano secuencia de trece minutos. Si no recuerdo mal fueron ocho tomas y estoy muy orgullosa. El protagonista va pasando por distintas habitaciones de la casa y fue un reto interesante», a los Sam Mendes en la peli ‘1917’. «Luego al final de la tarde hicimos la figuración en el exterior que se rodó en la plaza del pueblo y fue increíble», fueron unas 35 personas que ya nos imaginamos a todas cantando villancicos como en el anuncio de la lotería de Navidad.

Cuento de Navidad, cortometraje musical, Charles Dickens, cortometraje de navidad, cortometraje aragonés, audiovisual aragonés, cine aragonés, camín producciones, clara camín, Luis Trébol, Beatriz Trébol, Diego Miranda, Daniel Calavera, Pablo Lasala, Rocío Mallor, Amanda Moreno, Candela Mallor, Rodrigo Moreno, teatro musical, historia de navidad, estrenos aragoneses, academia del cine aragonés
Despliegue de medios técnicos en la plaza del Santuario de Rodanas (Épila, Zaragoza).

«Me gusta más dirigir teatro porque lo veo más auténtico, transmitir emociones en vivo creo que llega más que en cine«, se sincera Camín y es que lleva más de cinco años dirigiendo musicales en directo. «En lo que se parece al teatro es en que hay cosas de mucho estrés y de mucha creación a la vez y eso me ha gustado«, señala. Sabemos que le va la marcha a esta emprendedora. Es una apasionada de los musicales: «me parecen la forma más completa de espectáculo porque tienen de todo, música, actuación hablada y baile».

Próximamente podremos disfrutar de ‘Un cuento de navidad, el cortometraje’, producido por Camín Producciones. «Para mí lo más importante es que lo que haga yo, sea teatro, cine o lo que sea, transmita emociones y a mí me sigue trasmitiendo emociones», opina su directora sobre el resultado final del trabajo.

Cuento de Navidad, cortometraje musical, Charles Dickens, cortometraje de navidad, cortometraje aragonés, audiovisual aragonés, cine aragonés, camín producciones, clara camín, Luis Trébol, Beatriz Trébol, Diego Miranda, Daniel Calavera, Pablo Lasala, Rocío Mallor, Amanda Moreno, Candela Mallor, Rodrigo Moreno, teatro musical, historia de navidad, estrenos aragoneses, academia del cine aragonés
Adrián Barcelona haciendo su magia con la cámara, a la derecha la dire Clara Camín y a la izquierdo el fantasma de la navidad pasada de Barcelona. Foto de Iván Roqueta.

¿QUIÉN ES LA DIRECTORA?

Clara Camín, nacida en Zaragoza en 1993, desde muy pequeñita se interesó por el mundo del espectáculo y con 6 años ya montaba sus propios shows en el salón de su casa. Ella solía ser la presentadora y hacía una escaleta con los números que prácticamente obligaba a interpretar a sus hermanos. Pronto empezó su formación en el baile y el teatro y con 17 años se fue a Madrid a estudiar de manera profesional en una escuela de interpretación especializada en musicales.

A su vuelta a Zaragoza, viendo las pocas oportunidades que había, como quería actuar y no podía, escribió y montó un musical ‘Revolución de arte‘ (2014), pero por tiempo no podía actuar, no le daba la vida, y así descubrió lo que de verdad le encantaba, dirigir. Tras este proyecto creo ‘Camín producciones’ con el que produce sus propios musicales y forma a niños y mayores en interpretación, voz y danza. También ha trabajado como actriz en el corto ‘Mermelada de moras’ (2019), de Jorge Andolz, y ‘La manada’ (2018), de Alejandro Blasco.

Cuento de Navidad, cortometraje musical, Charles Dickens, cortometraje de navidad, cortometraje aragonés, audiovisual aragonés, cine aragonés, camín producciones, clara camín, Luis Trébol, Beatriz Trébol, Diego Miranda, Daniel Calavera, Pablo Lasala, Rocío Mallor, Amanda Moreno, Candela Mallor, Rodrigo Moreno, teatro musical, historia de navidad, estrenos aragoneses, academia del cine aragonés
Clara Camín, feliz después de haber rodado la toma final del plano secuencia.

Compartir por
Un repartidor en apuros

Un repartidor en apuros

Tiempo de lectura: 6 minutos

¿Cuál es la peor pesadilla de un repartidor? ¿Realizar la entrega tarde? ¿No llegar? ¿Que te roben la bici, la moto o la furgo? Seguramente todas ellas, pero también la posibilidad de que tu bici siga en su sitio, pero se haya quedado atrapada y no puedas continuar trabajando. Este es el punto de partida del cortometraje ‘La bici’, el estreno detrás de las cámaras, como guionista y también productor, del zaragozano Antonio Oliete, que en su primer corto decide poner en aprietos a un joven repartidor que padecerá varias peripecias intentando liberar su bicicleta en pleno barrio de la Magdalena en Zaragoza. 

El dire, Antonio Oliete, muy concentrado mirando la acción en la pantalla mientras piensa cómo putear más a su prota (Foto Marcos Cebrián)

Oliete, afincado en Barcelona, se atreve por primera vez con la dirección en este audiovisual después de realizar un curso de escritura de cortometrajes. “Me apunté por mi trabajo entonces, relacionado con la distribución y venta cinematográfica, para aprender a valorar mejor los guiones, aunque ya me había picado el gusanillo antes”, explica a Secuenciadas. 

Aunque tenía distintas ideas para escribir su guión, ninguna llegaba a cuajar hasta que un día fue en bici al gimnasio en Barcelona y, al dejarla en el aparcabicis, pasó la cadena también por el cuadro de la bici de al lado. “Poco faltó para cerrar la cadena, me di cuenta y se me encendió la bombilla, pensé que la podía haber liado un montón y que sería una faena para el dueño de esa bici”, recuerda. 

¿Quién podría acabar más puteado si le ocurriera esto? Pues blanco y en botella sobre ruedas: un repartidor. De este modo, la historia trata de un repartidor que va a buscar su bici y la encuentra atrapada junto a otra, no la puede sacar y “a partir de ahí suceden una serie de peripecias en las que trata de recuperarla”. Primero, llamando a su casa, pidiendo a su hermano unas cizallas, acudiendo a la ferretería y una sucesión de ideas locas para intentar liberar a su bien más preciado. Pobre hombre, no tiene bastante con aguantar todos nuestros pedidos y lo dejas sin su elemento básico de trabajo. Vaya tela, Antonio.  

¡Prevenidos! Parte del equipo rodando una escena en un portal ‘magdalenero’ (Foto Marcos Cebrián)

Al principio, el dire escribió el guión, pero “no lo había concebido como algo que rodar, aunque a medida que avanzaba me di cuenta de que lo imaginaba con ritmo, con música, y un amigo me dijo que acabaría rondando algo antes o después, algo que no se me había pasado por la cabeza jamás”, asegura. Gracias a su colega se lo planteó y apostó por dar a su primer trabajo calidad cinematográfica, por lo que fue contactando con distintos profesionales hasta conformar todo el equipo.  

MUCHAS HORAS Y ENERGÍA 

El corto tiene toques de comedia y mucho de thriller y de acción. Ya nos imaginamos a nuestro sufrido repartidor corriendo como si no hubiera un mañana, siguiendo el ejemplo de Forrest Gump, para intentar recuperar su tesoro. También el director ha tenido que esforzarse al máximo porque, como él mismo reconoce, crear un corto es “un currazo, lleva muchas horas y energía” y más aún cuando se asume también la labor de guionista y productor. 

“No quería depender de nadie, me lo quería pagar yo y hacerlo yo”, detalla, para observar que cuando el presupuesto comenzó a aumentar “ya era tarde”. Así que con fondos propios y de sus amigos ha logrado rodar el trabajo y “ha sido muy guay no depender de nadie, ha surgido todo de manera muy natural”. Con el equipo casi formado antes de la pandemia, ya que el ayudante de dirección se sumó a ‘La bici’ tres días antes del inicio del rodaje, decidieron grabar en septiembre y en los meses pandémicos acudieron a localizar por la ciudad. 

El prota, Manuel Egozkue, corriendo como si no hubiera un mañana. Esperamos que con la mochila vacía (Foto: Marcos Cebrián)

La acción transcurre en la Magdalena, en el cruce de las calles Estudios y Cortesías, en un aparcabicis donde rodaron tres escenas; también en la Taberna Urbana, que tantas buenas tardes y noches nos ha dado; en las calles detrás del Mercado de San Vicente de Paúl; junto a la Iglesia de la Magdalena; en interiores y, por último, también en la margen derecha del río, aunque “ha sido todo bastante Magdalenero”, bromea el dire, para reconocer que, como director novel, “me dejé un poco demasiada energía en hacer y rehacer cosas, por eso de ser la primera vez, pero lo hice todo con mucha ilusión y muchas ganas”. 

Circunstancias familiares le llevaron a pensar este corto para su grabación en Zaragoza y a elegir este barrio popular para enseñar “esa Zaragoza más canalla, más vanguardista y alternativa, más parecida a otras ciudades como el Raval de Barcelona”. 

TRES DÍAS DE SEPTIEMBRE 

Fueron tres días de rodaje del pasado mes de septiembre y, como en tantos otros proyectos, la pandemia estuvo a punto de cancelar todo el proyecto, pero el equipo decidió continuar y pensó: “o nos chapan el chiringuito o no paramos”. “Siempre hemos sido prudentes en los pagos por si luego no podíamos rodar, pero todo siguió su curso aunque la amenaza estuvo ahí unos cuantos días”. Para el rodaje decidieron alquilar el equipo y utilizaron una cámara Red Gemini

Como actor protagonista absoluto encontramos a nuestro repartidor favorito Manuel Egozkue; José Luis Esteban hace las veces de sufrido padre; Alma Oliete aparece como motera; Ángel Gotor, como novio motero; Jorge Asín tiene una aparición estelar como camarero; Álvaro de Paz es músico; y desfilan ante la pantalla en la ribera Celia Sanlázaro, Carolina Camara y Lorena Torrijo; mientras que escucharemos las voces de Gonzalo Canalejo, Mikel Cormantoral y Aimar Flordelís.  

En el equipo técnico tenemos a Carlos Martín como ayudante de dirección; Lara Meléndez, como script; Marcos Cebrián, productor asociado y foto fija; Claudia Andrés, como directora de producción; Inés Bielsa, en las labores de auxiliar de producción Claudia Salcedo, como productora ejecutiva. Nacho García es el DOP; Sandra Gómez, ayudante de cámara y foquista; Cristina Gómez, auxiliar de cámara; Manu Buil y Luis Cuartero, eléctricos; Albano Sánchez, steadycam; Rafael Toledano, como jefe de sonido directo; Almudena Gotor, directora de arte y vestuario; Macarena Buena, ayudante de arte; mientras que en postproducción, Río Bravo Cinema Studio se está encargando del montaje y Veni Studio de los VFX. 

Tras el rodaje, el corto está en fase de montaje, efectos, etalonaje y sonido. “No he pensado en fecha de estreno”, afirma el director, para reconocer que le gustaría tenerlo acabado a principios de año, pero por disponibilidad de todo el equipo “estará en no menos de dos meses”. 

Manuel haciendo como que escucha a Antonio mientras canta mentalmente a lo Manolo Escobar: ¿Dónde estará mi bici, dónde estará mi bici? El dire le indica en un plano el punto exacto donde la aparcó para que no se vuelva a olvidar (Fotos Marcos Cebrián)

EL DESPERTAR 

Este proyecto “ha despertado mi vena creativa o narrativa, que he tenido apagada muchos años, pero que estaba ahí”, manifiesta Oliete, para indicar que tiene nuevas ideas en mente, aunque aún no se ha sentado a escribirlas. “De crío me gustaban mucho las redacciones, escribir e inventarme historias, y dibujar y al dirigir una peli se juntan las dos cosas, inventar una historia y ponerla en imágenes”, subraya. 

Antonio Oliete estudió LADE (Administración y Dirección de Empresas) en la Universidad de Zaragoza, cursó un máster en Marketing, Distribución y Venta Cinematográficas en la Escuela Superior de Cine y Audiovisual de Cataluña (ESCAC) en 2009 y ha sido jefe de ventas en la agencia Film Factory Entertainment hasta el pasado año. Asimismo, ha realizado varios cursos de guión y producción que le han llevado al rodaje de ‘La bici’ y está cursando un máster de dirección en la ESCAC

Compartir por
El visitador o cómo colarse en el médico de manera elegante

El visitador o cómo colarse en el médico de manera elegante

Tiempo de lectura: 6 minutos

La de cosas que pasan en la consulta de un médico, tantos pacientes cada día, tantas historias. ¿Y alguna vez os ha ocurrido que se cuela un visitador médico? Nosotras nos acordamos perfectamente, el típico señor bien arreglado, o señora, por supuesto, que llega a la consulta en el último momento y, sin más miramientos, entra a hablar con el médico de turno en cuanto sale el paciente que estaba en la consulta. Y tu te quedas anonadado, pensando que aún saldrás más tarde de lo previsto y acordándote de toda la industria farmacéutica. Pero, ¿qué pasa dentro de esa consulta cuando entra el visitador? 

Esta es la historia que cuenta, en clave de comedia, el corto ‘Entre paciente y paciente’, dirigido por el zaragozano Paco Gómez Luesia, que se estrena detrás de las cámaras con este proyecto surgido de su pasión por el audiovisual. De hecho, este trabajo está basado en sus vivencias como visitador médico y le ha permitido cumplir un sueño y hacer realidad aquello de que nunca es tarde, si la dicha es buena. ¡Querer es poder, amigos! 

El director, Paco Gómez Luesia, escucha las indicaciones del equipo técnico: «Francesc quiere vender los medicamentos a ritmo de reguetón; como pongamos a Maluma, Luis abandona la consulta», le advierten (Fotos de Sergio Lázaro)

“He trabajado 30 años como visitador médico en la industria farmacéutica y he vivido cantidad de anécdotas y vivencias”, explica el director a Secuenciadas, señalando que a ello se añade que “siempre he querido estar detrás de las cámaras”. Su deseo de juventud era ir a estudiar imagen y sonido a Madrid, pero aquel objetivo no se pudo cumplir entonces, estudió empresariales y acabó dedicándose a la venta de medicamentos. “A veces la vida la enfocas hacia un lado y te lleva hacia otro”, relata, asegurando que, no obstante, ha sido el fotógrafo y realizador oficial de la familia en BBCs y viajes, grabando vídeos en súper 8 y manteniendo viva esa vocación por la cámara. 

Ahora, a sus 59 años, tiene otro trabajo y una vida “más tranquila”, lo que le ha llevado a lanzarse de cabeza a rodar. Para ello, realizó un curso de formación en la escuela Un perro andaluz, en la que explicó a sus profesores su ilusión por grabar un corto. “El guión lo escribí en 2016, aunque luego he ido haciendo cambios, me dejé aconsejar mucho por Javier Millán, uno de mis profesores de la escuela, que me ha llevado de la mano”, detalla. 

De ese primer guión original que escribió de forma autodidacta, leyendo libros y empapándose de tutoriales de YouTube, han salido después hasta seis o siete versiones, ha añadido y eliminado personajes y admite que, si rodara el corto el mes que viene, “seguro que cambiaría algo también”, porque un guión es un ser vivo y nunca se acaba de encontrar la perfección. Vamos, que si pudiera seguiría cambiando cosas hasta que el visitador encontrara el medicamento para acabar con la pandemia, como pasa a quienes escriben, que nunca saben cuándo parar.

Daniela Vassão dispuesta a venderle hasta las pastillas del freno a Luis Trébol que, resignado, sabe que acabará recetando los fármacos de ‘La Cuqui’

EN CLAVE DE HUMOR 

‘Entre paciente y paciente’ es una crítica a la industria farmacéutica, pero en clave de humor. Es una comedia que desvela el misterio de qué ocurre detrás de la puerta del médico cuando entra un comercial de un laboratorio para intentar convencerle de que sus pastillas son las mejores para quitar dolores de cabeza o dormir más plácidamente. “Es una historia de amor y de odio de la industria farmacéutica con la clase médica” y también un reflejo de esa escena que todos hemos vivido en la sala de espera: el visitador que se cuela sin piedad delante de tus narices. 

En este sentido, Gómez recuerda que antes a los consultorios de los pueblos no se acudía con cita previa, sino que los pacientes se pedían la vez entre ellos. “Cuando llegábamos los visitadores nos llamaban despectivamente carteristas o viajantes, porque llegábamos allí y les pedíamos el favor de que nos dejaran pasar para no tener que coger la vez en cada pueblo”. Así, haciendo amigos en todas las consultas. Cada día se marchaban con diez o quince enfermos mirándoles “con mala leche, porque sabían que nos íbamos a colar”. 

El dire, junto a sus actores principales: el médico, los tres visitadores y una paciente muy interesada en aprender a peinarse como Francesc

En este corto tres visitadores intentarán llevarse el gato al agua con el médico mientras lidian con pacientes en modo enfurecido. La historia transcurre en una época pasada, no determinada, pero aproximadamente unos diez años atrás. El espectador lo notará al comprobar que el médico recurre a su vademécum para ver qué medicamento va mejor para cada paciente, por su antiguo teléfono y ordenador y otros detalles que sitúan unos años atrás. 

REPARTO 

En el reparto encontramos a Luis Trébol bordando el papel de doctor Don José; a Pablo Gimeno como Pablo, uno de los visitadores y que va a ser el bueno de esta película; a Francesc Tamarite como visitador inmigrante, encargado de un humilde laboratorio; y a Daniela Vassão interpretando a ‘La Cuqui’, una visitadora de armas tomar que se valdrá de su belleza y juventud para intentar encajar sus medicamentos. 

Parte del reparto y equipo del corto, todos bien protegidos con sus mascarillas reglamentarias

Entre los secundarios, Pedro de Miguel como médico colega, y compañero del director en el curso en la escuela Un perro andaluz; Amparo Baró como madre de un paciente; Jorge Andolz como paciente catalán e Inma Chopo como otra de las pacientes. Aparecen también Elena Monsalve, Martín Tejero, Nicolás Usón, Daniel Usón, Javier Alcober, Sergio Zayas, Vicenta Martín, Nuria Rubió y el propio Paco Gómez que da vida a un jefe de ventas algo cabrón que pondrá en aprietos laborales a uno de los visitadores. 

En el equipo técnico, acompañando a Paco, se encuentra Nuria Rubió, de Tiramisú Producciones, como ayudante de dirección; Hugo Falcón como director de fotografía y operador de cámara; Francisco Javier Millán como productor y responsable de edición y montaje; Javier Gómez como ayudante de producción; Manuel Sánchez y Pedro de Miguel ejerciendo de coach de actores; Eduardo Sánchez en script y claqueta; Blanca Blanco en dirección de arte; Sergio Lázaro en la foto fija; Lucía Sanz en maquillaje y peluquería; Patricia Gómez como responsable del catering y redes sociales; Rafael Toledano en las labores de jefe de sonido; David Calle como su auxiliar; y al frente de la música está Ángel García con los raps que animan esta producción. 

DE OFICINA A CONSULTORIO MÉDICO 

La historia se rodó en un fin de semana, los días 3 y 4 de octubre de este año, con una cámara profesional Lumix en una oficina del edificio Aida, en Zaragoza, en un espacio de 300 metros que permitió al equipo cumplir con todas las medidas sanitarias. Además, en una oficina anexa se encontraba el espacio para maquillaje y el catering. “Reconvertimos una oficina de directivos en consulta y sala de espera y creo que da el pego”, considera el realizador, que se reconoce como un amante de la comedia. 

Pablo Gimeno pensando cómo convencer a Luis Trébol de que sus pastis son las buenas, buenas, mientras parte del equipo prepara la escena e ilumina al doctor

El proyecto ha conllevado un año de planificación y “a la vez que he ido rodando he ido aprendiendo, he preguntado y me han asesorado”. “Este corto es cumplir un sueño”, destaca Paco Gómez Luesia, para precisar que moverá el trabajo por festivales, pero “no espero nada, soy realista y si un día me llaman y me seleccionan me daré una alegría de la leche”. Reconoce también que estar detrás de las cámaras “crea adicción” y para este trabajo ha realizado un esfuerzo económico personal para que técnicamente quedara perfecto. “No se si mi historia gustará o no, pero si lo hago, lo hago bien”, defiende, deseoso de que el corto pueda verse en pantalla grande. 

Su familia, su mujer y sus dos hijos, le han respaldado en todo el proceso e, incluso, trabajan en el corto. “A todos los he involucrado, creo que es importante que se sientan partícipes y salimos todos de extras”. Este trabajo nos demuestra que querer es poder: “lo he preparado desde 2016 hasta ahora, he hecho el curso de cine, no he pedido subvenciones a nadie, soy un trabajador y me ha costado mi esfuerzo”, un camino en el que la palabra clave ha sido, según su experiencia, planificar y “tener esa ilusión” por lo que se está haciendo.

Próximamente en los mejores festivales, mientras tanto aquí tenéis el tráiler.

Compartir por
El derecho a ir en patines

El derecho a ir en patines

Tiempo de lectura: 5 minutos

¿Qué es verdaderamente estar loco o loca? Es la pregunta que nos plantea la directora María Salgado, nacida en Jaca y afincada en Madrid, con su nuevo cortometraje ‘Loca’, en el que hace una crítica social de «la manía que tenemos todos de juzgar a cualquier persona que hace algo fuera de lo establecido«, explica a Secuenciadas. Es su quinto cortometraje y narra la historia de una limpiadora de un colegio, Sofía, que espía a lo Jessica Fletcher las extraescolares de patinaje que imparte el profe Gonzalo, pero un día llueve y ocurre algo extraordinario.

Loca, corto loca, cortometraje aragonés, María Salgado, pista de hielo de Jaca, patinaje, Gonzalo ramos, Mercedes Castro, mujer y cine, directoras aragonesas, patinaje sobre ruedas, crítica social, cine social, cine aragonés, academia del cine aragonés

Sofía (Mercedes Castro) escuchando podcasts de Aragón Radio mientras limpia el patio.

«A mí me han llamado loca desde pequeñita por hacer lo que quiero y decir lo que pienso. Así que si la locura tiene que ver con la libertad , pues está muy bien que estemos todos locos»; claro que sí, llamémonos locas. Salgado utiliza los patines como un objeto metafórico para mostrar esa libertad que todos queremos y necesitamos. Su amor por este deporte va más allá y es que María Salgado, como buena jacetana, ha patinado desde niña haciendo piruetas por doquier en la mítica pista de hielo de Jaca. Suponemos que en la vieja, ya que tiene una larga trayectoria profesional de más de 25 años. «Cuando yo de pequeñita me ponía unos patines o me subía a esquiar a la montaña me sentía tremendamente libre» rememora.

Sofía e Iván nunca han hablado, pero ese día sucederá algo: «yo tengo un amigo que es mucho más joven que yo, salimos por ahí y le llevo casi 20 años y de repente un día me pregunté ¿qué pasaría si algún día ocurriera algo entre él y yo, con una diferencia de edad tan grande? y de ahí surgió la historia», nos desvela pistas del cortometraje que podréis ver completo y en exclusiva al final de esta Noti.

Loca, corto loca, cortometraje aragonés, María Salgado, pista de hielo de Jaca, patinaje, Gonzalo ramos, Mercedes Castro, mujer y cine, directoras aragonesas, patinaje sobre ruedas, crítica social, cine social, cine aragonés, academia del cine aragonés

Iván (Gonzalo Ramos), pillado infraganti por Sofía mientras se quita la sudada camiseta después de un duro día de patinaje.

AGUJETAS DE COLOR DE ROSA

Ay este mítico culebrón ¿quién no lo recuerda?, pues los jovenzanos que estén leyendo esto.

Volviendo a ‘Loca’, los actores protagonistas Mercedes Castro y Gonzalo Ramos tuvieron que calzarse unos patines y actuar con ese handicap. Ramos no tuvo problema porque era un requisito imprescindible para su elección pero Castro tuvo que recibir unas clases aceleradas de patina cómo puedas y no te caigas. Para ello tuvo a dos grandes maestros, al propio Ramos y a nuestra directora, que tampoco quería que aprendiera demasiado. «Gonzalo y yo le dimos tres o cuatro clases a la vez que ensayábamos, pero lo justo para que pudiera hacer lo que hace en la historia» tal vez la dire no quería que nadie le hiciera sombra y desplegar en rodaje sus artes aragonesas en el patinaje artístico.

Hitchcock dijo «nunca trabajes con animales, ni con niños», pero María Salgado pasa de todo esto y se atreve por segunda vez a rodar con niños. El truco, que los niños crean que están en una clase de patinaje y así todo es claqueta y grabar. Gonzalo Ramos se preparó unas clases, guiado por la propia directora, para que todo quedara lo más natural posible. «Lo que hicimos fue que ellos en todo momento sintieran que estaban en una clase de patinaje. Los niños estuvieron 10 horas con un frío que te mueres, pero se metieron completamente» en la historia, no penséis mal.

Loca, corto loca, cortometraje aragonés, María Salgado, pista de hielo de Jaca, patinaje, Gonzalo ramos, Mercedes Castro, mujer y cine, directoras aragonesas, patinaje sobre ruedas, crítica social, cine social, cine aragonés, academia del cine aragonés

La directora María Salgado apuntándose al bocadillo de jamón de Teruel para la pausa de la comida durante el rodaje.

Con el presupuesto con el que contaban, rodaron dos días en un instituto de Madrid y Salgado, que tiene el culo pelado de rodar, no necesitaba más: «estoy rodeada de un equipo muy profesional desde hace mucho tiempo, fue un rodaje verdaderamente fácil y además nos lo pasamos muy bien«. Disfrutar de tu trabajo es una maravilla, lo sabemos.

Loca, corto loca, cortometraje aragonés, María Salgado, pista de hielo de Jaca, patinaje, Gonzalo ramos, Mercedes Castro, mujer y cine, directoras aragonesas, patinaje sobre ruedas, crítica social, cine social, cine aragonés, academia del cine aragonés

Gonzalo Ramos pidiendo por favor que él también quiere apuntarse al bocadillo de jamón.

ARAGONESA MADE IN JACA

María Salgado nació en Jaca y aunque con 10 años se fue a Barcelona se siente cien por cien aragonesa y así nos lo cuenta emocionada. «Tengo muchos amigos de Zaragoza y hasta los 21 años pasaba todos mis veranos en un pueblecito en la zona de los Mallos de Riglos, Triste (Huesca), al que sigo yendo cada vez que puedo. Cuando vuelvo ahí se me pone el estómago… me pongo hasta nerviosa. Cuando llegas al pantano de la peña, es mi lugar». Nos confiesa que si algún día pudiera, acabaría allí.

Haciendo remember, con 17 años se trasladó de Barcelona a Madrid para estudiar Ciencias de la Información (rama Imagen) y, como le parecía poco, estudió también Arte Dramático en la escuela de Juan Carlos Corazza y con todos estos conocimientos empezó a trabajar en televisión. «En aquella época había una efervescencia total, hacíamos cursos de todo tipo y cuando acabé la carrera, con 23 años, entre a trabajar en Telemadrid y ahí nos juntamos un grupo de gente, con Javier Rebollo, Santiago Racaj…» y así formaron una chupipandi y empezaron a rodar cortos y además en cine, cuando repetir tomas costaba un pastizal. Otros cortos dirigidos por ella son A Violeta (1999), Ixtab (2016) y Lo que se espera de mí (2019).

Loca, corto loca, cortometraje aragonés, María Salgado, pista de hielo de Jaca, patinaje, Gonzalo ramos, Mercedes Castro, mujer y cine, directoras aragonesas, patinaje sobre ruedas, crítica social, cine social, cine aragonés, academia del cine aragonés

María Salgado feliz, después de haberse comido el bocata de jamón DO de Teruel suministrado por producción, ella sí que sabe.

Y EL FUTURO ¿UNA DISTOPÍA?

Cada año rueda un corto «si la pandemia nos deja», remarca, y el próximo se llamará ‘La tía Margarita’, pero hay un proyecto más ambicioso del que está ultimando el guion, que espera poder hacer realidad, su primer largometraje. ‘Frío’ son tres historias bastante autobiográficas de la guionista y directora. Están interconectadas por la misma familia, la de la dire, la primera sería la infancia de su padre en Galicia, la segunda, la infancia de María en Jaca y la tercera, el 2020 en Madrid, peliculón que podría rodarse parte en Aragón si los astros se juntan así, armoniosamente.

«Una de las historias se desarrollan en Jaca, en ese caso rodaría en Aragón, con equipo aragonés y ojalá sea así». Te deseamos mucha suerte ya que como ella misma cuenta «hay muy pocas ayudas en Aragón para poder levantar una película, aunque yo sé que hay gente que lo hace».

De momento, esta profesional del audiovisual que ha trabajado y trabaja en ficción, entretenimiento y documentales, comienza su camino a los Goya con el cortometraje ‘Loca’ al estar seleccionado en varios festivales tan importantes como el Palm Springs ShortFest, donde se estrenó, el Certamen de Cortometrajes Ciudad de Soria o el Concurso de Cortometrajes Versión Española.

Venga, vamos a verlo: Link para ver el cortometraje ‘Loca’

Inciso: para optar a un Goya por un cortometraje de ficción tienes que cumplir unos requisitos very importants: estar seleccionado en seis de los festivales nacionales de la lista de la Academia, ganar un premio principal de estos festivales y tener, al menos, una selección oficial en alguno de los festivales extranjeros de otra lista. Y así podrás inscribirte en los premios del cine español.

Compartir por