Tiempo de lectura: 4 minutos

El festival de lo prohibido cumple diez años de trayectoria en Zaragoza, Liderado por la directora Vicky Calavia, La Mirada Tabú ha experimentado en estos diez años un crecimiento exponencial en número de obras recibidas, en actividades organizadas y en el número de público, cada vez más numeroso, que disfruta de sus sesiones. 

Comenzó como un evento de carácter nacional, pero por el volumen de obras iberoamericanas que recibía pasó pronto a ser un certamen iberoamericano y, después, internacional. En este décimo aniversario ha batido sus récords de participación, con más de 3.900 obras a concurso, procedentes de 117 países y con una fuerte presencia de trabajos de cine iraní, francés, brasileño, italiano, indio y turco. Y, como en otros ámbitos de la sociedad, con una presencia cada vez mayor de mujeres realizadoras.  

En cuanto a los espectadores, “es un público fiel que ha ido aumentado en estos años”, explica Vicky Calavia a Secuenciadas. De este modo, La Mirada Tabú ha ido creciendo y ampliando también sus contenidos para estrechar la relación del cine con otros ámbitos como la pintura, la música, la fotografía, la literatura. Siempre con el concepto del ‘tabú’ como protagonista’. 

Cartel de La Mirada Tabú 2023

“Todo ello nos ha permitido hacer del festival una casa, un lugar confortable donde poder hablar de temas que interesan mucho a la sociedad y con una mirada caleidoscópica de lo que se puede contar”, subraya. 

También los temas de los cortometrajes han ido evolucionado, “porque la sociedad cada vez se atreve a hablar más de las cosas”, desde las relaciones afectivo-sexuales no normativas, las relaciones en los entornos digitales, a aspectos como la depresión, la enfermedad mental, la tristeza, la soledad en la tercera edad, los abusos infantiles, los transeúntes que viven en la calle o la violencia sobre la mujer, desde la óptica de las mujeres. 

El 40 por ciento de los trabajos firmados por un nombre de mujer, dado que las mujeres son protagonistas en el audiovisual y, en este certamen, “especialmente en países donde tienen prohibido todo, como Irán, pero con un manejo del lenguaje y unas ideas brutales”. 

ACADEMIA DEL CINE ESPAÑOL 


Los actos de La Mirada Tabú se desarrollan desde el 21 de noviembre, con las actividades previas entre las que destacó la proyección especial de diez años de cortos Tabú en la Academia del Cine Español, en Madrid. “Ese día fue muy bonito porque nos acompañó Gerardo Sánchez, nuestro padrino en la novena edición, y vinieron amigos de Madrid y otras personas no habituales del festival, fue muy especial”, recuerda. 

En esta edición también se ha estrechado la colaboración con entidades públicas y privadas, con el Ayuntamiento de Zaragoza como centro y apoyo principal de La Mirada Tabú. En la inauguración, el pasado 1 de diciembre, participó el director, guionista y productor León Siminiani, Además, se ha celebrado un homenaje al cineasta aragonés Carlos Saura y un especial a José Alberto Andrés Lacasta, con la proyección de cuatro de sus trabajos y un coloquio en el que ha explicado su nueva aventura con el documental dedicado a Manolo Kabezabolo.  

La programación continuará hasta el 21 de diciembre e incluye, además de la proyección de los trabajos a concurso, actos como la proyección del documental sobre ‘Esther Ferrer. Diálogos interrumpidos’, de Marc Martínez (el jueves 14, a las 18.00 horas, en la Filmoteca); la charla ‘El cine, una pasión muy literaria’, con el cofundador de la plataforma Filmin, Jaume Ripoll, el día 15, a las 12.00 horas; la sesión especial con la madrina Tabú, la periodista María Guerra, ese mismo día a las 17.00 horas, también en la Filmoteca; o la gala de clausura, el sábado 16, a las 19.00 horas en CaixaForum. 

PROYECCIONES DE CORTOS TABÚ EN FACEBOOK 


“Recomiendo que nadie se pierda las sesiones donde podremos ver los cortos que compiten en la sección oficial, que se podrán ver al mismo tiempo en la página de Facebook de La Mirada Tabú, online mientras se desarrolla la sesión presencial”; señala Vicky Calavia. 

Asimismo, como colofón al programa de actos, el jueves 21 de diciembre, en el edificio del Grupo San Valero en la plaza de la Santa Cruz, a las 19.30 horas, se ha organizado un coloquio con el director y guionista Javier Macipe y el actor Pepe Lorente sobre la película ‘La estrella azul’, en homenaje al músico Mauricio Aznar. 

Hasta el 17 de diciembre se podrá visitar la exposición ‘Fotogramas de amor y derrotas’, de Víctor Pastor ‘Vito’, en el Estudio La Fontanería; hasta el 31 de diciembre, la exhibición ‘Ojos y pezones, un diálogo entre Moñú y Pezones Revueltos’, en Studio Showroom Moñú; y hasta el 26 de enero, la muestra ‘La mujer en el cine: arquetipos y mitos’, en la sala Juana Francés de la Casa de la Mujer, que se acompaña de un ciclo de proyecciones en la Filmoteca de Zaragoza, que tendrá su última sesión el 11 de enero, a las 20.00 horas, con ‘Los paraguas de Cherburgo’, de Jacques Demy. 

La directora del festival, Vicky Calavia, ya tiene la mirada puesta en las próximas ediciones y avanza que habrá sorpresas, porque “hay semillas de ideas”, pero no quiere hacernos aún spoilers del futuro. “Me gustaría que el festival siguiera creciendo y que mantenga su seña de identidad”, concluye. 

¡Suscríbete!

Y recibirás en tu correo una selección de nuestros contenidos más tops. Así de fácil…

Nunca enviamos spam ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Descubre más en nuestra política de privacidad.

¡Suscríbete!

Y recibirás en tu correo una selección de nuestros contenidos más tops. Así de fácil…

Nunca enviamos spam ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Descubre más en nuestra política de privacidad.

Compartir por