Tiempo de lectura: 6 minutos

Dos compañeras científicas, bióloga y geóloga, están tomando un café y de repente tienen una brillante idea.

RECREACIÓN BASADA EN HECHOS REALES, PERO INVENTADA POR SECUENCIADAS

Graciela: Qué bien te maquillas todos los días. Yo que voy con la legaña pegada al ojo, anoche me quedé hasta tarde pintando un cuadro.

Alejandra: Es que además de geóloga me encanta el maquillaje y a veces me saco un dinerillo extra con ello, ya sabes, esto de la ciencia…

Graciela: Oye, ¿qué te parecería juntar nuestras dos aficiones en un cortometraje?

Alejandra: ¡Sería muy chulo! y así divulgaríamos la ciencia, pero no muy largo que a la gente enseguida le cansa.

Y así Graciela Gil Romera, bióloga y aficionada a la pintura, y Alejandra Vicente de Vera, geóloga y maquilladora, abandonaron momentáneamente los laboratorios del Instituto Pirenaico de Ecología-CSIC de Zaragoza y crearon el cortometraje ‘Cambio a flor de piel’ con el que quieren concienciar sobre el cambio global, vamos que el ser humano está tratando malamente al planeta Tierra, pero por suerte no está todo perdido, amigos.

El mundo en tus manos. Fotograma de Eduardo García Tomás del corto ‘Cambio a flor de piel’.

«Queríamos enseñar lo que nosotras hacemos y hablar del cambio global, pero sobre todo desde un punto de vista muy positivo. Las cosas se pueden solucionar, pero hay que trabajar», comenta Alejandra a Secuenciadas. Lo cuentan todo con una innovadora mezcla de ciencia, música, poesía y maquillaje corporal. Y es que aquí es donde ellas sacan el arte que tienen, mostrando este problema en imágenes que ellas mismas han pintado en un lienzo humano y que adquieren movimiento al ritmo de una música y de una voz. «Es el único corto que conozco de divulgación científica que se ha realizado con la técnica del body painting, es muy único en ese aspecto», apunta la maquilladora.

«Puedes encontrar muchísimos documentales, cortos o largos que hablan del cambio global, sin embargo todos ellos aportan las evidencias y lo que nosotras queríamos generar era conciencia ambiental apelando a las emociones internas«, subraya Graciela. Vamos que si la gente no se mueve por una cuestión de esto va a pasar, a los mejor sí por ver que el planeta es la única casa que tenemos y, por ello, hay que cuidarla amorosamente. «Hemos querido explotar esta idea utilizando recursos estéticos, audiovisuales, líricos y musicales» y no han utilizado más porque no les llegaba el presupuesto.

Cambio a flor de piel, cambio climático, cambio global, Graciela Gil Romera, Alejandra Vicente de Vera, corto cambio climático, medio ambiente, Instituto Pirenaico de Ecología CSIC, CSIC, biología, geología, Jornadas D+i, jornadasDmasi, Eduardo García Tomás

Cuando te haces las uñas y te pasas un poco del borde. Fotograma de Eduardo García Tomás del corto ‘Cambio a flor de piel’.

NO SOLO EL DICHOSO CAMBIO CLIMÁTICO

Como era previsible el cambio climático es uno de los protas de este corto: «ya hemos oído hablar tanto que a veces genera un hartazgo en la población», se sincera Graciela, agregando que «el actual cambio climático no tiene precedentes en cuanto a las dimensiones que está teniendo, pero sí que ha habido antes otros cambios climáticos y la tierra se ha recuperado, así que tenemos que ser capaces de ayudarla en esa recuperación, está en nuestras manos», sentencia.

Y con estas ideas, en la primera parte del corto explican cuál es su trabajo como investigadoras. Para ello, viajamos en el tiempo para observar cómo los paisajes han cambiado ante distintas presiones en el pasado. «La naturaleza acumula información de lo que le va sucediendo en archivos naturales. Nosotras descodificamos ese lenguaje oculto» y así ven cómo los ecosistemas han respondido a los cambios y se puede intentar generar un conocimiento útil para el actual cambio global que esta sucediendo; Filomena prepárate.

MANOS A LA OBRA

Aunque las dos han usado sus manos para pintar las escenas, Graciela se ha dedicado más a dibujar el story board, representar las escenas en un boceto y Alejandra a adaptar esa escena a las manos, y con mucho amor y arte las dos se han dedicado al maquillaje de manos. «Tengo un poco de experiencia de pintar en papel, pero no es lo mismo que pintar en unas manos», asegura Graciela, que se estrenaba en el maquillaje corporal, pero con unas clases aceleradas de una gran maestra como es Alejandra, nada podía salir mal. «Yo enseñé a Graciela fundamentos básicos y a partir de allí ambas fuimos creciendo. Usamos un maquillaje que se llama aqua colores que se activa con agua. Es muy agradable trabajar con él en la piel y tiene muy buena cobertura».

Graciela Gil Romera pinta que te pinta en un momento de antes del rodaje. Foto de Eduardo García Tomás.

Lo que tiene de único este proyecto es que aquí los actores son partes del cuerpo, bueno casi todo manos, pero no las de la Familia Addams porque estas manos pertenecen a unos cuerpos. «Cuando comentamos que íbamos a hacer el cortometraje si algo nos sobraba eran ofertas de actores, conforme íbamos planeando las escenas íbamos decidiendo quién según tamaño y todos estaban encantados con el papel que les había tocado», recuerda Alejandra. Los compañeros del Instituto (IPE) querían ausentarse del trabajo de campo y saltar al estrellato en el modelaje de manos. «Son compañeros, gente amiga y muy cercana. Quiero destacar que trabajaron gratis, por amor a nosotras y al proyecto», apunta Graciela.

Cambio a flor de piel, cambio climático, cambio global, Graciela Gil Romera, Alejandra Vicente de Vera, corto cambio climático, medio ambiente, Instituto Pirenaico de Ecología CSIC, CSIC, biología, geología, Jornadas D+i, jornadasDmasi, Eduardo García Tomás

Alejandra Vicente de Vera pintando la bola del mundo en las manos de su compi del IPE, que está feliz de no haber ido ese día a trabajar ¡me haces cosquillitas Jana! Foto de Eduardo García Tomás.

Y es que estos actores y actrices se tomaron muy en serio su papel. «Trabajamos muy a gusto con los actores porque les maquillamos de árbol, de agua, de fuego… y ellos se sentían así y estaban con el personaje. Se metían totalmente en el papel y te lo comunicaban de una forma que era maravillosa», rememora Alejandra.

SU PRIMERA VEZ

Para ambas era la primera vez que dirigían un audiovisual, así que han recibido la ayuda de un profesional que se encargó de la producción, realización, edición y posproducción de ‘Cambio a flor de piel’ y este super hombre es Eduardo García Tomás. «Yo fuera de tres entrevistas que te hacen un día para la tele nunca me había expuesto a ese nivel», bromea Graciela. «Fue muy divertido y un aprendizaje muy profundo» y es que la bióloga reconoce que se emocionó cuando vio las primeras versiones del montaje, ¡lo vivió a tope! «Tener una idea y verla en pantalla para mi eso ha sido emocionantísimo, pero a nivel ¡de que se me saltaban las lágrimas!».

Para Alejandra era su primera vez dirigiendo, pero ya había estado en más de un rodaje, eso sí como maquilladora como en el cortometraje ‘Valiente’ (2020) o ‘Millenial’ (2019), en esas ocasiones empolvando caras. El rodaje del corto duró una semana completa y «fueron días intensos de empezar a las 8 y acabar a las 8 o las 9 de la noche, con todas esas personas que participaron por amor al arte. Fue maravilloso, nos lo pasamos tan bien». A la siguiente semana comenzó el confinamiento, se acuerda de la suerte que tuvieron.

Cambio a flor de piel, cambio climático, cambio global, Graciela Gil Romera, Alejandra Vicente de Vera, corto cambio climático, medio ambiente, Instituto Pirenaico de Ecología CSIC, CSIC, biología, geología, Jornadas D+i, jornadasDmasi, Eduardo García Tomás

¡¡La manicura se nos ha ido de las manos!!. Foto de Eduardo García Tomás.

La música que acompaña al corto es de la pianista Sofía Díaz Gotor, que también pone la voz al audiovisual. Una vez montado el trabajo, sin la música, la artista pudo componer la banda sonora, de manera que está absolutamente ajustada y así puedes sentir que música e imagen van de la mano.

Cambio a flor de piel, cambio climático, cambio global, Graciela Gil Romera, Alejandra Vicente de Vera, corto cambio climático, medio ambiente, Instituto Pirenaico de Ecología CSIC, CSIC, biología, geología, Jornadas D+i, jornadasDmasi, Eduardo García Tomás

Maravilloso story board de esas manos donde gira el mundo gira en el espacio infinito. Foto de Eduardo García Tomás.

FUTURO PRÓXIMO

‘Cambio a flor de piel’ que cuenta con la financiación de la Fundación General CSIC, podrá verse este sábado a las 12:00 por streaming desde el canal de Youtube de Divulgación Innovadora D+i con la presencia de las autoras. Y para terminar habrá una breve interpretación al piano de la música del corto, D+i ofrecerá por la tarde un taller para aprender a comunicar con la técnica del maquillaje que darán estas polifacéticas mujeres.

Originalmente estas científicas tenían la idea de llevar ‘Cambio a flor de piel’ a las aulas de Secundaria, un propósito que nos encanta pero que, como muchas iniciativas, quedó arrasado por la pandemia. Pero han tenido la suerte de que Carmen Serrano y Pilar Perla se fijaron en él para incluirlo en las jornadas de divulgación innovadora D+I.

Si tenéis que trabajar ese sábado, no os preocupéis que nos han chivado que más adelante se colgará en diferentes redes, tanto del equipo, como del CSIC y la idea es traducirlo a varios idiomas para que sea más fácil moverlo y llegue más allá. ¡Le auguramos muchos premios!

🍿¡Suscríbete!

Y recibirás en tu correo una selección de nuestros contenidos más tops. Así de fácil…

Nunca enviamos spam ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Descubre más en nuestra política de privacidad.

close

🍿¡Suscríbete!

Y recibirás en tu correo una selección de nuestros contenidos más tops. Así de fácil…

Nunca enviamos spam ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Descubre más en nuestra política de privacidad.

Compartir por