Unas cuantas bestias: Si no eres feliz, eres mala persona

Unas cuantas bestias: Si no eres feliz, eres mala persona

Bajo este tagline o lema para los menos anglosajones nos presenta Daniel Calavera su nuevo trabajo ‘Unas cuantas bestias’ un proyecto audiovisual en plano subjetivo, conducido por la interpretación de actores de doblaje y locutores de estudio, dando vida en imágenes a lo que podría ser un radioteatro de los años 50.

Representación gráfica de lo que es un plano subjetivo. Fotograma de ‘Unas cuantas bestias’.

Un cortometraje que lleva tres años de curro y que al propio director se le ocurrió en una de sus actuaciones de doblaje. ‘Me di cuenta que había muchos textos que podían entenderse sin imagen y me pareció muy interesante conducir al espectador a través del guion acompañándolo de imágenes, pero también haciendo que el guion funcionase sin imágenes» y así nos adentramos en un género que Calavera se saca de la manga mezclando las voces de actores de doblaje y locutores con ocho secuencias en plano subjetivo que nos cuentan la historia de Manu.

QUÉ RARO TODO ¿NO?

Nos cuenta la historia del pobre Manu, un pagafantas que está enamorado de una chica que pasa de él mogollón, pero no cesa en su empeño y decide ganarse su amor regalándole algo que le va a hacer mucha ilusión. Para ello, se traslada a la antigua casa familiar de la que considera el amor de su vida para conseguir la única foto que se conserva de ella con su hermana y su fallecida madre.

Al llegar a la casa abandonada cosas misteriosas comienzan a ocurrir. «La principal virtud que tiene un poco el guion es que hemos jugado mucho con las expectativas del espectador, queremos dar muchos giros y que la gente se sorprenda conforme lo está viendo», cuenta el director, pero no tengáis miedo: «a mí me gusta definirlo como comedia de terror, buscamos la empatía del espectador a través de la una comedia exagerada». Y así, jugando con la ironía, nos divertimos y asustamos con las situaciones que va viviendo Manu a través de conversaciones telefónicas y más surprises que no podemos desvelar.

Daniel Calavera, Lucía Santos, Unas cuantas bestias, corto, shortfilm, cortometraje, corto aragonés, cine aragonés, Pablo Lázaro, Greta, comedia de terror, actores de doblaje, Sara Lapiedra, Manu Buil, corto de terror, casa abandonada, radioteatro

Casa abandona de ‘Unas cuantas bestias’, pues oye para estar abandonada tampoco está tan mal. Fotograma de ‘Unas cuantas bestias’.

ESCENA 1, PLANO 1, TOMA 45

Previamente grabaron en estudio las interpretaciones de los actores de doblaje que «trabajaron solo apoyados en el guion y en las imágenes que transmitía, ese es el mayor mérito que tienen los actores del corto», explica Calavera. Una vez editadas, había que hacer que la imagen se habituase al sonido y no al revés, como es lo habitual.

Fotograma de 'Unas cuantas bestias'.

Ese equipazo formado por la productora Lucía Santos y Daniel Calavera haciendo que miran por la cámara para la foto.

Ya en el rodaje, el ayudante de dirección Alfonso Millán, mientras iba adecuándolo todo, playeaba cada escena y era orquestada por los movimientos de cámara del director de foto (DOP) Manu Buil. «Lo que hicimos es adecuar los movimientos de cámara a la acción grabada ya en estudio«, aclara Calavera. Una labor que remata Juan Remacha, reciente premio Simón, con pequeños trucos de montaje, derrochando arte a raudales, en la postproducción de vídeo y Juan Monje con el diseño de sonido. «Es el técnico de sonido y el que ha diseñado todas las wild tracks (sonido ambiente), se pegó también un currazo de edición brutal», destaca el dire.

Daniel Calavera explicándole a Juan Remacha el argumento de ‘Come, reza y ama’ (2010).

El equipo de arte también tiene su miga, corre a cargo de la firma de diseño de producción LeMat compuesto por Rubén Blanco Alderete, Belén Villellas y María Massucco, que adecuaron los escenarios escogidos con una laboriosa y aplaudida creación de un espacio que da mucho yuyu. «Lo que hicieron es crear un universo propio en la casa ya que es un personaje más, le habla al espectador en cada habitación y en cada recoveco tiene algo de información», detalla el dire.

Daniel Calavera, Lucía Santos, Unas cuantas bestias, corto, shortfilm, cortometraje, corto aragonés, cine aragonés, Pablo Lázaro, Greta, comedia de terror, actores de doblaje, Sara Lapiedra, Manu Buil, corto de terror, casa abandonada, radioteatro

Maniquí del Corte Inglés de la planta de moda de baño venido a menos. Fotograma de ‘Unas cuantas bestias’.

LOS ACTORES INVISIBLES

Pero este cortometraje no tendría sentido sin las voces en off (fuera de cámara) porque mucho plano bonito, mucho movimiento de cámara, pero ellos son los que nos cuentan realmente la historia. Un gran elenco de profesionales que sonorizan ‘Unas cuantas bestias’, empezando por el locutor de Aragón TV Enrique Gracia que hace de narrador en el trailer y la interpretaciones sonoras de Isabel Terol, Sara Lapiedra, Esperanza Sánchez, Alberto Jimeno, que se baja la cámara del hombro para ejercer su segunda profesión, Marta R. Crecente, Pablo Vegas Grau, Laura Hernando y la intervención de las jóvenes Karla Gil y Ximena Miranda.

El director Daniel Calavera buscaba la naturalidad en sus voces, dándoles la libertad que a veces no tienen a la hora de trabajar bajo una dirección concreta en la que el personaje ya existe. «Yo creo que los actores han tenido la oportunidad de crear ellos mismos a los personajes y darles el tono adecuado».

DICTADURA DE LA FELICIDAD

En el trailer de ‘Unas cuantas bestias’ Isabel Terol y Esperanza Sánchez Molina sentencian animadamente si no eres feliz, eres mala persona, acompañadas por la canción «Your time is over» de White Coven.

«La historia quiere también dar una especie de derechazo a esta filosofía de la felicidad falsa que se intenta transmitir sobre todo ahora en redes sociales». Calavera la define como una dictadura de la felicidad: «hay gente que no tolera que los demás no estén en su misma zona de bienestar y personalmente no puedo evitar decir pues oye, si alguien está triste pues que esté triste, dejarle en paz» y de ahí este tagline tan irónico.

Daniel Calavera, Lucía Santos, Unas cuantas bestias, corto, shortfilm, cortometraje, corto aragonés, cine aragonés, Pablo Lázaro, Greta, comedia de terror, actores de doblaje, Sara Lapiedra, Manu Buil, corto de terror, casa abandonada, radioteatro

Que no falte esa foto de rodaje que refleja el final del trabajo bien hecho, Daniel pensando en su próxima crítica.

Daniel Calavera es actor de doblaje, operador de cámara y comentarista de cine y presentador en Aragón Cultura, no os podéis perder ninguna de sus críticas bajo el hastag #UnasCuantasPelis. Este es el segundo cortometraje bajo el sello en la producción de Daniel Calavera y Lucía Santos, tras el buen recibimiento de Greta (2019), que surgió curiosamente durante la preproducción de este proyecto y que ha pasado por varios festivales consiguiendo premios como el de segundo mejor cortometraje en el BALTICON Short Film Festival. Con la colaboración de Munt Multimedia producciones, a cargo de Pablo Lázaro, este cortometraje se encuentra en el circuito festivalero español y más allá de nuestras fronteras. ¡Mucha suerte! y solo nos queda deciros que seáis muy felices, joder.

Daniel Calavera, Lucía Santos, Unas cuantas bestias, corto, shortfilm, cortometraje, corto aragonés, cine aragonés, Pablo Lázaro, Greta, comedia de terror, actores de doblaje, Sara Lapiedra, Manu Buil, corto de terror, casa abandonada, radioteatro

Rodaje de un biopic sin nombre

Rodaje de un biopic sin nombre

Una de las primeras personas en rodar este verano ha sido la realizadora Sadie Duarte y ha elegido la capital aragonesa como escenario. Otra época, lugares mágicos y un legendario artista americano atrapado entre dos mundos, resumen a la perfección el cortometraje ‘Las luces del amanecer’.

«La historia trata sobre una leyenda del cine americano”, explica a Secuenciadas su directora y guionista Sadie Duarte, a la que no le gusta ponerle las cosas sencillas al espectador y quiere dejar volar la imaginación del que mira. «Lo que quiero es que a través de las propias imágenes sepan enseguida quién es. Si le damos todo hecho al espectador realmente pierde el interés«. Estamos seguras de que los amantes del cine clásico, pronto van a identificar quién es este gran actor de los años 50.

Las luces del amanecer, Sadie Duarte, James Dean, Ana Soro, Cotton Filgaira, corto aragonés, cortometraje aragonés, cine aragonés, audiovisual aragonés, aragón film commission, cine años 50, rebelde sin causa, Pablo Gimeno, Daniel Santolaya, academia de cine aragonés, melodrama, cortometraje, cine biopic.

La directora Sadie Duarte súper concentrada en un momento del rodaje de ‘Las luces del amanecer’. Foto de Secuenciadas.

Para los menos cinéfilos bien podría ser una historia universal que le ha podido ocurrir a tu vecino del quinto y te la cuentan a modo audiovisual para que no te aburras. «En este cortometraje vamos a ver la parte más humana de esa leyenda», aclara la directora que ha querido enfocar la acción hacia un aspecto más desconocido del artista, descubriendo las circunstancias que le llevaron hacia un final que no era el esperado. «Aunque hay muchos artículos y entrevistas referentes a este personaje, sí que me pareció interesante ofrecer una imagen distinta. Una parte de la gente creyó una versión, pero es probable que haya otra»; se pone interesante el argumento.

Las luces del amanecer, Sadie Duarte, James Dean, Ana Soro, Cotton Filgaira, corto aragonés, cortometraje aragonés, cine aragonés, audiovisual aragonés, aragón film commission, cine años 50, rebelde sin causa, Pablo Gimeno, Daniel Santolaya, academia de cine aragonés, melodrama, cortometraje, cine biopic.

La pasarela del bicentenario, uno de los escenarios del cortometraje. Cotton Filgaira casi se achicharra con abrigo en pleno agosto. Foto de Secuenciadas.

LAS PISTAS

Tu cara me suena. Cotton Filgaira pone cara, voz y expresión corporal a este personaje que se mueve en la historia a modo de flashback. «Como actor era un reto dificilísimo, pero yo a este personaje le tenía muchísimo cariño porque me he criado con sus películas, mi padre las ponía en casa», rememora el actor. De hecho, todos los nacidos antes de los 90 nos hemos criado con él, Cotton, y con los posteriores coloquios de José Luis Garci ¡qué grande es el cine!. Filgaira, que además es modelo profesional, confiesa que ya había hecho muchos homenajes a su figura en reportajes fotográficos, además de dar el cante con el teatro lírico en la Sala Mozart de Zaragoza y ejercer de maestro de ceremonias en ‘Cabaret’ con Clara Camín.

Cotton Filgaira mira a cámara en un sofá sacado de 50 sombras de Grey. Foto de Juan Moro.

Su vida. Filgaira nos da pistas: «Le tocó vivir una época de los valores americanos después de la Segunda Guerra Mundial y el era un rebelde porque no le gustaba esa cultura americana y falsa. Él se convierte en un icono porque representa el principio del cambio en una generación» y había que hacerle una película, estaba claro, ¿como no se les ha ocurrido en Hollywood?.

Parecidos razonables. «Aquí también era importante tener un perfil determinado, que los actores tuvieran un parecido físico con los personajes originales porque todos existieron de alguna manera», señala Duarte. Así, ampliamos este cartel de actores homenajeando a los arcaicos con Jesús Marco, que abandona momentáneamente la presidencia de la Academia del Cine Aragonés para actuar y cuyo personaje tiene una parte fundamental en la historia; Ana Soro, parecida aceptable que representa la parte romántica de la trama; Pablo Gimeno, que se pasa un poco en altura al personaje real y el debutante Neil Santolaya, el barman que se dedica a poner Martinis a toda esta farándula.

RODAR EN TIEMPOS MODERNOS

Agosto, así a la fresca, ha sido la época actual en la que se ha podido llevar a cabo este rodaje post confitado, con mascarilla inluida y en escenarios maños. «Creo que en Aragón tenemos paisajes que pueden encajar con historias que están ambientadas en una época pasada y que no tiene porque rodarse necesariamente en Estados Unidos», opina Duarte, una consideración que, juramos, no está patrocinada por la Aragón Film Commission, pero que seguro que le mola.

Han rodado en el café Dublín que era el escenario perfecto para recrear un club de jazz muy vintage de los años 50, así se pudo representar el glamour de aquella época tan fascinante. Ana Soro se ha recorrido los Pinares de Venecia , pino arriba, pino abajo, evocando esas arboledas en las que paseaba la gente de dinero que tenía tiempo libre y, para finalizar la filmación, las colinas de Alfajarín se han adaptado pareciendo Hollywood Hills donde, por ejemplo, podrían haber rodado el famoso baile de ‘La La Land’ (2016), joteros del mundo os damos ideas.

Las luces del amanecer, Sadie Duarte, James Dean, Ana Soro, Cotton Filgaira, corto aragonés, cortometraje aragonés, cine aragonés, audiovisual aragonés, aragón film commission, cine años 50, rebelde sin causa, Pablo Gimeno, Daniel Santolaya, academia de cine aragonés, melodrama, cortometraje, cine biopic.

Ana Soro carecterizada de los años 50 después de sus paseos por Pinares de Venecia, ya no se sostiene en pie la pobre y se tiene que agarrar a un arbol. Foto de Juan Moro

La pasarela del bicentenario ubicada el barrio rural de La Cartuja ha sido la última en albergar este rodaje, llegando así a una de las escenas finales del corto donde el protagonista interpretado por Cotton Filgaira tiene un gran dilema «Este personaje está atrapado entre dos mundos y tanto la escena del Castillo de Alfajarín como la de la pasarela simbolizan toda esa parte del ayer que se deja atrás y vas hacia un nuevo camino o destino», detalla la dire. Habrá que esperar a ver el audiovisual aragonés ‘Luces del amanecer’ para entender esta historia, desde un punto de vista subjetivo donde cada observador sacará su propia conclusión del the end.

Las luces del amanecer, Sadie Duarte, James Dean, Ana Soro, Cotton Filgaira, corto aragonés, cortometraje aragonés, cine aragonés, audiovisual aragonés, aragón film commission, cine años 50, rebelde sin causa, Pablo Gimeno, Daniel Santolaya, academia de cine aragonés, melodrama, cortometraje, cine biopic.

Grabación del plano cenital del careto de Cotton Filgaira modo sufrimiento, Merrik Wells opera la cámara en un perfecto inglés. Foto de Secuenciadas.

Las estrellas invitadas detrás de las cámara de cine son Merrick Wells como director de fotografía y operador de cámara, Fernando Médel como jefe de iluminación, Joel Almeida como ayudante de iluminación, Sara Abecia y Jorge Desentre como ayudantes de producción, Iván Callejero como script, Silvia Puyal, la blogger zaragozana, en vestuario, maquillaje y peluquería de Global Makeup con el tandem Kike&Manu, música original de Daniel Angelus, que se encuentra ya compuesta, y al que vemos cada vez en más rodajes, el sonidista muy pro Álvaro Pérez Peirote.

La directora zaragozana Sadie Duarte sentencia: «Hay tener una perspectiva de todo para hacerte tu propia idea porque a veces solos nos quedamos con lo que nos han contado y hay que ver más allá» y es que su cine, el que define como cine americano, nos cuenta historias con las que da un mensaje. Su primer audiovisual fue ‘DMUS’ (2015), un mediometraje musical rodado en un idioma que le gusta mucho a ella, el inglés, luego le siguieron los cortos ‘Quizás un días’ (2017), ‘Blow Away’ (2017) y ‘Cuando la música deja de sonar’ (2018) con los que ha ganado numerosos premios internacionales. ‘Luces del amanecer’ es la quinta obra de esta emprendedora que financia este proyecto tan arriesgado. Esperamos verlo pronto en la pantalla grande, Sadie.

Las luces del amanecer, Sadie Duarte, James Dean, Ana Soro, Cotton Filgaira, corto aragonés, cortometraje aragonés, cine aragonés, audiovisual aragonés, aragón film commission, cine años 50, rebelde sin causa, Pablo Gimeno, Daniel Santolaya, academia de cine aragonés, melodrama, cortometraje, cine biopic.

Foto final de rodaje ¡Pues ya estaría!. Foto de Secuenciadas.