María Salgado nos enseña a no mirar a otro lado

María Salgado nos enseña a no mirar a otro lado

Tiempo de lectura: 5 minutos

El caballo ‘Titán’ da nombre al último cortometraje de María Salgado. Natural de Jaca y afincada en Madrid, la directora dice que con esta historia nos va a pegar «un pelotazo en el estómago; yo cada vez que lo veo me echo a llorar», reconoce la aragonesa. Así de claro habla a Secuenciadas de esta historia tan personal y autobiográfica, que se ha decidido a contar, gracias a un concurso de CIMA, la asociación de mujeres cineastas. «Hacía tiempo que tenía esa idea en la cabeza y lo quería contar. CIMA fue un poquito el empujón para hacerlo». Ganaron el concurso y lo rodaron.

violencia de género, corto abuso sexual, abuso sexual, abuso sexual a niños, maría salgado gispert, CIMA, corto CIMA, directora de cine, directora aragonesa, relaizadora aragonesa, mercedes castro, roberto enríquez, historia autobigráfica, corto aragonés, corto sobre abuso, cortos, cortometraje, Jaca, audiovisual aragonés, secuenciadas, cine aragonés, trauma infantil, corto con niños

Las protagonistas cuando se enteraron de que no había smartphones en los 80.

Año 1986, la radio suena de fondo, «hoy sabremos qué ciudad será la nueva sede para los juegas olímpicos». Una furgoneta rollo Lost aparece en escena y todo es júbilo y alborozo. Unas niñas bajan de la furgoneta, han llegado a la hípica donde van a pasar un día emocionante. «Al principio todo parece una fiesta. Es una cosa que yo quería recalcar, que todo a tu alrededor es muy feliz y a ti, te está ocurriendo eso«, explica Salgado.

Para escribir la historia tan dura que es ‘Titan’, María Salgado buceó en su subconsciente para intentar recordar aquello que su cerebro le había obligado a olvidar. Una tarea bastante difícil para la coguionista, pero en la que contó con la ayuda de Mercedes Castro, con la que escribe desde hace tiempo. «Yo tenía una serie de elementos que me parecían imprescindibles. El nombre del caballo, porque el que yo montaba se llamaba Titán, y el hecho de hacer sentir a la protagonista alguien especial», desvela. Pasó ese guion a «brochazos» a Castro, quién le dio forma.

Y del divertimento pasamos a otra historia bien distinta que nos hace cambiar el chip. «En el cortometraje pongo a la gente en una situación donde no tienen más remedio que aguantarse y verlo» y es que, como reconoce, estamos acostumbrados a mirar a otro lado y aquí no podemos hacerlo. «Yo con esto solo quiero que se tome conciencia de que esto pasa«, añade Salgado.

Para esta historia potente, necesitaba que el corto estuviera protagonizado por un actor de categoría y que pudiera afrontar este rol. Así que llamó a Roberto Enríquez, que se maneja en este campo de la interpretación. Admira al intérprete desde hace tiempo y, además, ya se conocían porque la dire también ha estudiado la carrera de interpretación. Le respondió que le había encantado el guion y que no tenía ningún problema en hacer a ese personaje, porque «igual que he hecho de nazi, puedo hacer de esto perfectamente», le confesó.

violencia de género, corto abuso sexual, abuso sexual, abuso sexual a niños, maría salgado gispert, CIMA, corto CIMA, directora de cine, directora aragonesa, relaizadora aragonesa, mercedes castro, roberto enríquez, historia autobigráfica, corto aragonés, corto sobre abuso, cortos, cortometraje, Jaca, audiovisual aragonés, secuenciadas, cine aragonés, trauma infantil, corto con niños

Roberto Enríquez, el hombre que susurraba a los caballos

María Salgado cogió a los niños que aparecen patinando en su anterior corto ‘Loca’ y se los llevó a montar a caballo en esta historia. Entre ellos eligió a Paula Toribio como protagonista, la que monta a Titán. «Entre ellos elegí a Paula porque es una niña muy pura e inocente y sabía que iba a ser fácil con ella. Fue pura intuición», reconoce.

EL PASADO SIEMPRE VUELVE

Volviendo al pasado, como en el corto, la directora con 10 años salió de Jaca y se fue a vivir a Barcelona ¡Menudo cambio! Ahí viviría a tope los Juegos Olímpicos del 92, montaría a Titán cual jineta avanzada y llevaría jerséis de lana muy molones. «Yo quería un jersey verde para la protagonista y no me preguntes por qué, pero lo quería. Y jerséis de ese tipo para todos ellos». Bajo esa premisa, Irene Ortega, en vestuario, tuvo que buscar en wallapop o análogos suéteres de punto con rombos y pantalones de pana. «Van a la hípica, pero no son amazonas. Nosotros llevábamos pantalones de pana, así que pensamos que no era necesario que todos llevaran el traje de equitación».

Portada de Venca de 1986. Moda equitación casual y de regalo un bastón.

Santi García, en el departamento de arte, lo tuvo un poco más fácil gracias a la hípica. «Fue una de esas cosas que te toca la lotería, porque para mí la localización es super importante», cuenta María Salgado. El actor Roberto Enríquez iba bastante y se la recomendó a la directora. «Es una hípica que es moderna, pero todavía conserva una parte más antigua. Me recordó muchísimo a la hípica donde yo iba», recuerda. Por otro lado, sí que tuvieron que trabajar cómo eran las sillas de montar en esa época.

Luego está la furgoneta ochentera, que entra a todo trapo en la hípica y con la que Salgado quiso hacer un guiño. «Le pusimos la matrícula del coche de mis padres, me hacía ilusión y es un detalle que a mí me encanta». Lo único que la verdadera empezaba por HU (Huesca) y aquí, por el lugar en el que sucede, se cambió a B (Barcelona).

violencia de género, corto abuso sexual, abuso sexual, abuso sexual a niños, maría salgado gispert, CIMA, corto CIMA, directora de cine, directora aragonesa, relaizadora aragonesa, mercedes castro, roberto enríquez, historia autobigráfica, corto aragonés, corto sobre abuso, cortos, cortometraje, Jaca, audiovisual aragonés, secuenciadas, cine aragonés, trauma infantil, corto con niños

Sacando brillo a la furgoneta de un amigo de la directora.

EL RODAJE

En enero de este año se rodó el cortometraje. Todo el equipo se trasladó a Casavieja (Ávila), a una granja escuela en la que tuvieron que hacer noche y donde curiosamente las habitaciones tenían nombre de hadas. «Un rodaje precioso» el que recuerda María Salgado, y en el que se tuvo que sujetar emocionalmente. «La primera secuencia que se grabó fue la más difícil y lo hicimos adrede, para quitarle presión a ella (Paula) y a todos. Para luego ya pasar toda la parte bonita y lúdica».

Con las niñas prefirió no ensayar y que no se aprendieran el texto de memoria y no perder naturalidad. Con Paula Tobirio lo tuvo claro. «Teníamos un peso pesado que era Roberto Enríquez, que yo sabía que la iba a llevar. Le dije a ella que se dejara impregnar por la persona que tenía delante y que obedeciera».

violencia de género, corto abuso sexual, abuso sexual, abuso sexual a niños, maría salgado gispert, CIMA, corto CIMA, directora de cine, directora aragonesa, relaizadora aragonesa, mercedes castro, roberto enríquez, historia autobigráfica, corto aragonés, corto sobre abuso, cortos, cortometraje, Jaca, audiovisual aragonés, secuenciadas, cine aragonés, trauma infantil, corto con niños

Roberto Enríquez al fondo, María Salgado escuchando Mecano y Mercedes Castro hablando con Paula Toribio del último éxito de Quevedo.

El corto ‘Titán’ está seleccionado en el Festival de Cine de Zaragoza, calificador Goya, y en el Festival de Cine de Fuentes. «Con mi primer cortometraje ‘A Violeta’ (1998) gané en Fuentes y desde entonces tengo un vínculo muy grande» y lleva ya cinco selecciones a los Goya.

Uno de sus próximos proyectos es un largometraje, ‘Frío’, una historia que ha escrito junto a Mercedes Castro, con tintes biográficos de ambas y que «parte de nuestras vivencias familiares, pasando por Galicia, Jaca y Barcelona» nos cuenta. «Estoy un poco cansada de rodar cortos porque al final te arruina muchísimo. Así que estoy con muchas ganas de levantar el largo. Estamos buscando producción, también productora aragonesa y productora gallega». Le deseamos mucha suerte con este nuevo proyecto y aplaudimos su gran valentía al contar la historia de ‘Titán’.

Compartir por
Luisa Gavasa for president

Luisa Gavasa for president

Tiempo de lectura: 5 minutos

Luisa Gavasa, actriz, cantante, filóloga… y lo más importante, aragonesa, ha decidido presentarse como candidata a presidir la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, ahí es nada. En 1976 llegó a Madrid y ahora, tras años de carrera y premios, entre ellos el Goya, quiere aportar su granito de arena a esta profesión que tanto ama. Desde Secuenciadas la apoyamos hasta el infinito y, como somos muy curiosas, hemos querido entrevistarla y hacerle unas preguntas para saber cómo es esta movida de presentarse a ser la cara visible del cine español. Los otros candidatos a presidir la Academia son Valerie Delpierre, Teresa Medina y Fernando Méndez-Leite.

luisa gavasa, actriz española, actriz goya, actriz aragonesa, cine español, academia de cine español

¿Qué te ha llevado a dar el paso para presentar tu candidatura a la Academia?

Creo que un punto de locura, que hay que tener a todas las edades, y también la sensación de que era un momento de mi vida importante, por madurez, para tratar de hacer cosas para mi profesión o de colaborar. Es un poco loco todo porque hay momentos que digo: «Dios mío, Luisa, si saliera esto ¿tú sabes dónde te estás metiendo?«.

¿Cuál es tu proyecto y tu aportación personal?

Tratar de ser un nexo de unión entre los jóvenes que están empezando y los que ya somos menos jóvenes, pero que todavía tenemos mucho que contar; está muy bien este diálogo entre los jóvenes y los maduros. Y también hace falta que los jóvenes sepan de dónde vienen, porque en esta profesión uno no se nutre solo, siempre tienes referentes. Yo he tenido muy claro quiénes eran mis referentes, de quién aprendí. Además de aprender muchísimo de Concha Velasco, que era y es una gran actriz, me iba todos los días a ver una escena en la que hablaba María Luisa Ponte y en dos minutos hacía que el público estuviera muerto de la risa y de pronto se creaba un clima de tragedia, lo conseguía ella sola. Yo iba a verla para aprender y pensaba, quiero ser capaz de hacer esto. Hay que tender puentes con los jóvenes, tienen mucho que aportar. Saber cómo les gustaría que fuera la Academia, porque a lo mejor la academia que nosotros estamos viendo no es la que los jóvenes quieren. 

También me gustaría descentralizar un poco lo que es la Academia de Madrid. No solamente la Academia son sus premios Goya, que es el bombón, sino muchas actividades. Hay muchas ciudades en España a las que llevar cosas desde la Academia, tanto descentralizar la gala de los Goya, como hacer cursillos, presentar películas…

¿Qué personas te acompañan en esta candidatura?

Tengo la suerte de estar acompañada por dos personas maravillosas como son Juan Vicente Córdoba y Virginia Yagüe, que vienen del mundo de la gestión, que llevan dos años en la junta directiva de la Academia y saben muchísimo. Juan Vicente es director de Acción, que es un colectivo de directores, y Virginia Yagüe, además de ser mi hija política, que es una maravilla poder tener esa relación y esa unión para afrontar juntas un reto, ha sido una estupendísima presidenta durante muchísimos años de Cima (asociación de mujeres cineastas), de la que ahora es vicepresidenta, y es una mujer que está acostumbrada a la gestión. Entonces ahí hemos formado un trío, que creo que podemos hacer cosas positivas. A ver hasta dónde llegamos porque hay unas candidaturas muy importantes y muy fuertes.

¿Qué crees que funciona de la actual Academia? 

Lo que hay que mantener de la Academia, que lo ha hecho muy bien tanto Mariano Barroso como su equipo, es dar una transparencia absoluta, una solvencia. Han conseguido sanear mucho las cuentas de la Academia, eso es muy importante y eso hay que continuarlo.

¿Qué momento vive el cine español en la actualidad?

Estamos en un momento de recuperación, de que hay un montón de proyectos. Luego están las plataformas que, aunque en algunas cosas son más peligrosas, están ayudando al cine. Y en este país hay mucho talento.

El otro día en el tren le metí la bronca a un chaval. Estábamos hablando –poco, porque ahora en los trenes no se habla, eso era antes, ahora todo el mundo saca su tablet, su ordenador, su móvil y con suerte te dicen buenas tardes, que no siempre acontece–. Este chico tenía un punto de buena educación, me saludó y estaban dando ‘El buen patrón’ en el AVE y le pregunté: «¿esto es ‘El buen patrón’, verdad?» y me dijo: «pues no lo sé, yo es que veo poco cine español, es que no me gusta«. Le dije: «pero ¿cómo me puedes decir eso? si somos aplaudidos y admirados en el resto del mundo, que venimos de la Berlinale, de Hollywood, de recibir premios en tantas partes«. Pero afortunadamente la gente jovencita está yendo ya al cine, ya no consideran el cine español como una españolada, que yo eso cuando lo oía me ponía… En este país se hizo el cine que se pudo, pues anda que no hay americanadas. Y esto ha sido siempre muy propio de este país, que todo lo que viene de fuera nos ha parecido mejor y cuando Saura estaba triunfando por el mundo, aquí eran todo españoladas. Ha habido de todo, películas de consumo, pues como hay montones de bazofias de cine americano que nos parece de lo más normal. Lo que no puedes hacer es opinar de lo que no ves, no puedes decir que el cine español no te gusta, si no vas a ver cine español. Hay películas espléndidas y la pruebas están en los premios que el cine español obtiene fuera de nuestras fronteras, por algo será.

luisa gavasa, actriz española, actriz goya, actriz aragonesa, cine español, academia de cine español

¿En qué año ingresaste en la Academia?

Es una casa que yo he visto fundar. Cuando se hizo la Academia de Cine, yo era una mujer hecha y derecha, era madre. Hace unos 25 años que soy socia, mi número es de los primeros, creo que el primer Goya de Honor se lo llevó mi gran amiga María Luisa Ponte.

Además de la candidatura a la Academia, ¿Cuáles son tus próximos proyectos? 

Ahora estoy trabajando en Barcelona con Juana Macías, haciendo una comedia maravillosa, un personaje que es una colaboración, pero es precioso, divertidísimo, una película que se llama ‘El favor’, y luego en agosto ruedo con Patricia Font, un dramón maravilloso, basado en un hecho real, que se llama ‘El maestro’ que transcurre en el año 35 , tremendo, de esa España de la Guerra Civil.

Luego voy a rodar una película en Aragón, en mi tierra, con gente de mi tierra, que me hace muchísima ilusión, además he trabajado con ellos, con Marta Cabrera y Pablo Aragüés. La película la protagoniza Ingrid García-Jonsson y se llama ‘Ancestral’. Es una película de un mundo fantástico, un género que yo he tocado poco y es un personaje, que lo tengo que agradecer en público, que lo han escrito para mí y lleva mi nombre, más amor no puede haber.

¿Y pendiente de estreno?

El pasado octubre rodé ‘Para entrar a vivir’ , también de Pablo Aragüés, y me lo pasé muy bien haciéndola. A mí me gusta mucho, primero porque es muy original la historia, es de miedo, pero de miedo que te ríes y me gusta mi personaje porque no soy mamá, ni soy abuela, soy una mujer que maneja una agencia inmobiliaria. Está muy bien que a las mujeres maduras nos den lugar, no solo siendo madres de, aunque si es un personaje de madre como el de ‘La novia’, que es súper interesante, encantada de la vida.

Luisa, estamos deseosas de ver tus próximos proyectos y te deseamos mucha suerte para este nuevo reto que emprendes y del que conoceremos el desenlace el 4 de junio. ¿Le veremos dar el discurso en los próximos Goya? ¡Ojalá! Estaremos very atentas y te mandamos mucha fuerza desde tu tierra.

Compartir por
‘Los acordes de la memoria’, un documental para recordar

‘Los acordes de la memoria’, un documental para recordar

Tiempo de lectura: 5 minutos

«En octubre de 2018, Raúl Madinabeitia, un catedrático del conservatorio de Pamplona, me llama. Está empezando un proyecto con técnicas de pedagogía musical aplicadas a enfermos de demencia y alzheimer«, rememora Fernando Vera. Con esta llamada, comienza a escribirse la partitura de su nuevo documental, ‘Los acordes de la memoria’.

Raúl le pide al cineasta zaragozano retratar en imágenes este proyecto tan bonito que él dirige. «En enero empiezan los talleres que hacen cada sábado con las ocho familias. Es un proyecto basado en el arte comunitario, que no solo trata al paciente, sino también a su entorno«. En el docu vemos cómo los usuarios no son los únicos participantes, les acompañan hijos, maridos, esposas… La música invade el aula y todos se lo pasan pipa.

El actor, José Ramón Soroiz, atrapado por unas manos que borran su memoria. Fotograma de ‘Los acordes de la memoria’

Para ir metiéndonos en materia en el documental descubrimos la historia de estas personas, que aunque ellos no la recuerdan, la han vivido. «Muchas veces cuando vemos a una persona de 80 o 90 años, pensamos que ha tenido 80 y 90 años siempre. Yo lo que quería era rescatar que esas personas han tenido una vida, igual que la hemos tenido nosotros, que la estamos teniendo. No dar pena ni ser condescendientes«, explica el dire a Secuenciadas. Tanto para él como para Raúl, que también es productor de la peli, era importante mostrar dignidad y fortaleza.

ESPERANZA

Esperanza puede ser una de las palabras que oímos en nuestra cabeza al ver el documental, una bonita palabra que significa mucho para algunas personas. «Yo creo que el documental, para una familia en la que acaba de caer un diagnóstico así, es una buena manera de introducirse en este universo y deshacernos de mitos y de falsas creencias. Puede dar esperanza, o al menos plantear un mapa, de cómo pueden ser los próximos años», relata Vera, que ha vivido la primera experiencia de este proyecto de talleres a la vez que los mismos usuarios y sus familias.

«Creo que cuando tenemos delante a una persona mayor que tiene un problema de demencia pensamos que como no se va a acordar de nada, no merece la pena hacer nada, eso es algo habitual». Con ‘Los acordes de la memoria’, Fernando Vera plantea una pregunta: ¿solo somos lo que recordamos o también somos lo que experimentamos? Y para él la respuesta está clara. «Nosotros teníamos a usuarios en este proyecto que experimentaban durante dos horas con músicos y seguramente media hora después no se acordaban, pero la experiencia en sí dejaba alguna huella en ellos«. Los asistentes, a través de canciones que reconocen, sienten una pequeña grieta de conexión con la realidad.

El actor José Ramón Soroiz recrea escenas que sirven para hilvanar esta historia. Fotograma de ‘Los acordes de la memoria’

También hay hueco para la medicina en estos acordes, para expertos en el tema que nos explican el proceso del alzheimer y las maravillas que pueden producir este tipo de actividades terapéuticas en los pacientes. «Una de las cosas importantes que he aprendido es que el abordaje de una enfermedad así no se puede quedar solo en lo meramente científico, yo creo que tiene que haber espacio para otro tipo de tratamiento de la enfermedad, que tiene que ver con el arte«, opina nuestro director.

TRATAR CON LOS PROTAGONISTAS

Podríamos decir que los protas de esta película son ellos, los pacientes con alzheimer, ya que sin ellos no habría documental, por lo que Fernando Vera, después de un acercamiento simplemente como espectador en esos talleres, se propone entrevistarlos. «Fue más fácil de lo que al principio pensaba y siempre fue con los familiares junto a ellos». Así conocemos por ejemplo a Miguel Urrutia, que no recuerda su nombre, pero sí recuerda tocar el piano como un auténtico virtuoso y así lo demuestra. Vera quiere mostrar así la realidad de estas personas, con el máximo respeto, sin falsear nada ni caer en tópicos. «Nosotros les conocimos a lo largo de meses y ya sabíamos su carácter, si eran tímidos, alegres… Queríamos intentar mostrar quienes eran«.

Y todos estos talleres de música y también de artes plásticas culminan en una actuación en el teatro Gayarre de Pamplona (Navarra). Un punto y seguido de esta experiencia pionera, inaugurada en la clínica Josefina Arregui, en Alsasua (Navarra) y que esperamos pueda expandirse por toda España y más allá.

Fotograma de ‘Los acordes de la memoria’


Los acordes de la memoria’ ha pasado por los cines de Pamplona, Bilbao y Madrid y en numerosos festivales como el Festival Internacional de Granada o el de Santander. Pero su estreno en Aragón se ha hecho esperar, el pasado 21 de febrero de 2022, inauguró la Muestra de Cine y Derechos Humanos de Zaragoza, un estreno muy especial para el zaragozano. Fernando Vera lleva más de 15 años de experiencia profesional y uno de sus últimos trabajos fue el corto de ficción ‘Robarte una noche’ (2018), con el que cosechó varios premios.

Su próximo proyecto audiovisual se llama ‘Con la tierra en los pies’ y trata sobre un filólogo alemán que se llama Rudolph Vilmes y que vino en los años 30 a hacer su tesis doctoral sobre el idioma aragonés al valle de Bió (Huesca). Un ilusionante proyecto que le hace volver a su tierra, «Yo vivo en San Sebastián desde hace 14 años y siempre me gusta volver. Sigo vinculado a las personas con las que he estado trabajando durante mucho tiempo en Zaragoza». Ya han rodado parte de este nuevo documental en Nerín (Huesca) y nos cuenta una curiosidad de este proyecto.

«Nosotros sabemos, a través de un artículo aragonés, que Rudolph Vilmes tuvo una hija en 1947, acaba de cumplir 75 años y hemos empezado un proceso de búsqueda», el director reconoce que hay un cinturón de protección de datos que les impide encontrar a esta persona por los canales oficiales, así que han comenzado una campaña en las redes sociales. ¿Conocéis a esta niña?

Están buscando a esta niña, es Eike Wilmes nació en enero de 1947 en Laimerstrasse, 8, (13B) Múnich 38, y cumple estos días 75 años. Contacto: fernandoveramoreno@hotmail.com

Compartir por
Volvemos al instituto con Carlota Gurpegui

Volvemos al instituto con Carlota Gurpegui

Tiempo de lectura: 6 minutos

‘HIT’ es una serie de La 1 de TVE en la que varios adolescentes acuden a un instituto y les ocurren cosas buenas y malas. A algunas nos quedan lejanos esos días, pero a otras como a Carlota Gurpegui, muy cercanos. Volvemos al instituto de la mano de la actriz zaragozana de 16 años, Carlota Gurpegui, que interpreta a Paula, una de las protagonistas de esta serie.

Hit, serie Hit, Daniel Grao, Carlota Gurpegui, Son Khour, Álvaro de Juana, Alba Del Ángel, Jacobo Camarena,Claudia Licari, Manuel Soler, Leonor Pernas, Teresa de Mera, Marta Larralde, Chema del Barco, se

Carlota Gurpegui regando las plantas con vestido de estar por casa de Shein. HIT – RTVE

Hugo Ibarra Toledo es el profe que da nombre a la serie, el actorazo Daniel Grao que se propone llevar a estos jovenzuelos por el camino correcto, les escucha y les da unas clases poco convencionales. Pero tampoco es un aburrido instituto de clases de historia, matemáticas, física y química… ya que aquí los chavales aprenden un oficio: hostelería, mecánica o peluquería.

Paula, nuestra prota, estudia hostelería, es una chica que proviene de una familia humilde y le mola mucho montarse sus propias fantasías. «A mí también me gusta montarme mis historias, pienso, si no hago esto, voy a intentar solucionarlo de otra forma», confiesa Carlota a Secuenciadas. «Pero yo sí que pienso las consecuencias, en cambio Paula va por la vida happy flower y no se centra», añade. «Igual parece superficial, pero ella lo que busca es que la valoren, que la escuchen y que la quieran», qué ternura de personaje.

CASTINGS Y MÁS CASTINGS

A Carlota Gurpegui lo de ser actriz le viene de casa y es que con una madre actriz y un padre crítico de cine era fácil que le tirara el mundo del séptimo arte. En su corta vida ha sido influenciada por parte de los dos progenitores, con su padre Carlos. «En las películas que me ponía, me llamaba la atención la actuación. Yo ahora ya me pongo a ver películas y las analizo y todo». Y por parte de su madre Eva: «veía a mi madre que pasaba la separata y me llamaba mucho la atención entonces dije me voy a hacer algún casting»; y por no hablar de su hermano pequeño, Diego, que ya está empezando a hacer sus pinitos en el mundo de la actuación también, pero eso es otro capítulo.

Hit, serie Hit, Daniel Grao, Carlota Gurpegui, Son Khour, Álvaro de Juana, Alba Del Ángel, Jacobo Camarena,Claudia Licari, Manuel Soler, Leonor Pernas, Teresa de Mera, Marta Larralde, Chema del Barco, se

Carlota Gurpegui, que ama el rojo, poniéndose bella para presentarse a miss Zaragoza. HIT – RTVE

Así empezó a jugar en los castings y los rodajes, hasta que le llegó su papel más visible, en la última película súper ganadora de los Goya 2020 ‘Las niñas’, pero ya se ha hablado mucho de esta película, pasemos a ‘HIT’. Un día en el comedor de Carlota, estaba ella con su padre y este le dijo «la actriz Carmen Arrufat está haciendo una nueva serie que se llama HIT», a lo que Carlota contestó: «Ah, pues vamos a verla que me gusta mucho como actúa» y la serie les gustó bastante. No imaginó en ese momento que ella misma iba a estar en el reparto de la segunda temporada de la serie que acababa de ver. Qué pena que no concidía con Arrufat, ya que en esta season la serie migra a otro insti en Puertollano (Ciudad Real), manteniendo al profesor cañón.

Pero no todo fueron stories de Instagram y poses, ya que Carlota Gurpegui tuvo que pasar tres castings. «El primero fue un vídeo que teníamos que enviar, el segundo fue una videollamada con Deborah, la directora de casting, y al final fue presencial en Madrid». En esta última prueba concidió con Álvaro de Juana, que es su rollete en la ficción, y con el que tuvo mucha conexión desde el principio. «Nos entendimos muy bien. Era como qué bien que trabajamos tan bien e imagínate que nos cogen juntos”.

EL RODAJE

Los deseos de Carlota se hicieron realidad y el pasado mayo se trasladó a Madrid a vivir la aventura de rodar ‘HIT’. Se hospedaba en un apartahotel, junto a otros compañeros que también eran de fuera, Jacobo Camarena, Claudia Licari y Manuel Soler. Juntos cogían una minifurgoneta que les llevaba al set. Aunque otros actores también se pasaban por el apartahotel a repasar los guiones.

«Rodábamos y al salir, dependiendo del horario, comíamos o nos íbamos de compras, a dar paseos», un gran hermano teenager el que han vivido estos chicos. Aunque a veces también se tenían que quedar en casa memorizando los guiones. «A mí me encanta. Yo cuando leo el guion, voy subrayando mis partes e interiorizo la escena, la ensayo un poco y sigo con el capítulo. Al día siguiente, si tuviera una escena de ese capítulo, yo me lo leo y ya me lo sé. Es muy fuerte», ¡y tanto Carlota! «Además si entiendes al personaje tienes bastante recorrido ya hecho, porque le entiendes y ya sabes qué va a decir».

Una de sus localizaciones favoritas es el lugar de trabajo de la familia de Paula, la churrería, un sitio en el que su personaje se pasa la mayor parte del tiempo de morros. Para preparar el personaje ella ya se había pasado por alguna churrería, para ver el proceso de cómo se hacen esas maravillas que conjuntan tan bien con el chocolate y así meterse un poco en faena. «No hay ninguna escena en la que se me vea hacer churros, pero yo alguna vez iba haciendo y me sentía como en casa«.

Hit, serie Hit, Daniel Grao, Carlota Gurpegui, Son Khour, Álvaro de Juana, Alba Del Ángel, Jacobo Camarena,Claudia Licari, Manuel Soler, Leonor Pernas, Teresa de Mera, Marta Larralde, Chema del Barco, se

Carlota Gurpegui metiéndose en la piel de Paula, harta de que le pidan churros en vez de porras. HIT – RTVE

LO QUE REFLEJA LA SERIE HIT

Se han hecho muchas series a lo largo de la historia de la televisión española sobre adolescentes, Al salir de clase, Compañeros, Élite, pero quizá esta sea una de las más realistas. «Tratamos temas que igual no pueden tratar otras series, el bullying, la homofobia, la autoestima, la desconexión de los móviles, el autocontrol, el consentimiento. Son cosas que están día a día presentes en nuestra vida», reflexiona Carlota, para la que la serie refleja muchísimo la realidad.

Se hablan de temas que a una parte de la población le incomoda hablar y la serie les da voz. «Ahora los adolescentes nos educamos con la tecnología, entonces si consumimos algo como esto, nos va a hacer reflexionar. A lo mejor decimos, yo pensaba como este personaje, pero es que HIT ha dicho esto y es que tiene toda la razón«, cuenta la actriz.

«La serie puede ser seguida tanto por alumnos, profes o gente que no tiene que ver con el mundo escolar, para todos», afirma Carlota. Si aún no sois HITers, nos lo acabamos de inventar, todos los jueves a las 22:30 en La 1 de TVE tenéis una cita con nuestra Paula, con Dan, Lucía, Chelo, Teo, Mathew, Karmen, Román y Jota, a los que hay darles muchos amor. También aparecen otros adultos que tienen sus problemillas y el profe Daniel Grao, al que amamos. Y si sois más de verlo online, tenéis los capítulos en la plataforma de Rtve play, en la que se estrena un nuevo episodio todos los jueves.

Hit, serie Hit, Daniel Grao, Carlota Gurpegui, Son Khour, Álvaro de Juana, Alba Del Ángel, Jacobo Camarena,Claudia Licari, Manuel Soler, Leonor Pernas, Teresa de Mera, Marta Larralde, Chema del Barco, se

Carlota Gurpegui con su compi Álvaro de Juanas y un colega, protegiendo la entrada al catering de la escuela ¿Habrá churros? HIT – RTVE

Carlota Gurpegui recién empieza una profesión a la que ya ama. «Actuar me hace sentirme plena individualmente y está muy guay. Es muchísima felicidad». Por eso no le ha costado mucho compaginar el rodaje de la serie con sus estudios y entre guion, rodaje y divertirse con sus compañeros, ha sacado tiempo para sacarse el curso escolar y examinarse con trabajos y videollamadas, menos mal que ya lo teníamos ensayado de la pandemia. Tampoco nos sorprende porque con la velocidad que memoriza esta chica las frases de Paula, seguro que encima aprueba con nota. ¡Muchos éxitos para todo lo que te propongas!

Hit, serie Hit, Daniel Grao, Carlota Gurpegui, Son Khour, Álvaro de Juana, Alba Del Ángel, Jacobo Camarena,Claudia Licari, Manuel Soler, Leonor Pernas, Teresa de Mera, Marta Larralde, Chema del Barco, se

Compartir por
La historia de Lievin

La historia de Lievin

Tiempo de lectura: 5 minutos

¿Qué sabemos de Burundi? Si buscáis en Google, Wikipedia nos dice que es un estado soberano que se encuentra en los grandes lagos del África Oriental, que limita con Ruanda, Tanzania y Congo y que es uno de los países más pobres del mundo. ¿Pero qué sabemos de sus gentes? ¿Y de la violencia étnica entre los hutus y los tutsis? 

Posiblemente poco, algo de refilón, salvo que nos interese mucho la geopolítica internacional. Así que os animamos a acompañar a Lievin en su viaje vital, reflejado en el documental ‘Voiceless. El genocidio silenciado’, obra de los jóvenes cineastas Martín Soto y Víctor Villavieja, periodista y filmmaker zaragozano. 

El documental surge cuando Víctor se marcha a estudiar a Estados Unidos y conoce a Lievin Manisha en su universidad, en 2016. “Él es el hilo conductor de esta historia”, explica a Secuenciadas, para recordar que se hicieron amigos, pero el genocidio ocurrido en Burundi en 1993 contra la población tutsi “no es un tema que se comente a la ligera” y no fue hasta año y medio después cuando conoció la vida de este hombre. “Lievin es una persona reservada, pero nos hicimos amigos y, con motivo de una entrevista que surgió por mi colaboración con un periódico local de Louisiana, empecé a conocer su historia, compartió su libro conmigo y pensé en contarlo en otro formato”.   

Lievin Manisha manifestándose frente al edificio de la ONU, Nueva York, 2018 (Foto: ‘Voiceless’)

En mayo de 2018, Víctor regresó a España y se puso en contacto con Martín. Ambos regresaron a EEUU en septiembre para grabar la entrevista con Lievin. Ese viaje duró tres meses y les llevó, además de a Louisiana, a Nueva York y Canadá. “Queríamos hacer un documental, pero solo teníamos una entrevista cerrada”, recuerda, para detallar que allí realizaron el proceso de documentación y, con ayuda del protagonista, consiguieron los primeros testimonios del trabajo. Una vez en España, recorrieron Europa para lograr nuevas entrevistas, hasta conseguir las 16 que conforman este documental.  

“Lievin es el hilo conductor de la narrativa, contamos cómo es su vida desde 1993 hasta hoy, cómo lo secuestraron, lo liberaron, cuando llega a EEUU y acaba hablando en la ONU”, detalla. El resto de voces del trabajo acompañan la del protagonista y contextualizan algunos episodios de su vida, para comprender el conflicto del país, “ese odio crónico”. “No es una narrativa lineal, vamos y venimos en función de lo que cuentan y está todo ligado para reconstruir la historia de Burundi. 

NO ES PASADO 

Para ello, han contado con el trabajo de otras dos aragonesas, María Ríos y Bea Garcés, en diseño gráfico y animación; así como con imágenes del archivo de TVE, Associated Press, France 24, “para mostrar cómo eran las cosas y no dejar todo a la imaginación, aunque hemos tratado de evitar imágenes chocantes por su crudeza” y se han incluido animaciones metafóricas para comprender un conflicto en el que murieron 400.000 personas en sus primeros años tras 1993. 

El objetivo de este trabajo, más allá de dar a conocer una historia desconocida, “que nunca ha tenido peso en la agenda mediática”, es acabar con ese silencio de un conflicto que sigue vivo. “En Burundi hay una dictadura y sigue muriendo gente, no es una cuestión del pasado”, lamenta, al advertir de que los organismos internacionales “hacen como si nada por intereses geopolíticos en la zona y el gobierno campa a sus anchas”. Destaca también la responsabilidad de quienes han dado su testimonio en este trabajo al contar su historia, personas que “llevaban mucho tiempo calladas y que se ponen en riesgo, porque las consecuencias para ellos todavía son grandes”.

Tras realizarse dos prestrenos en Madrid y, recientemente, en Zaragoza, “estamos preparando los materiales necesarios para inscribirnos en festivales nacionales e internacionales” y el docu se podrá ver también en TVE. Es fruto de tres años de duro trabajo, una labor que “ha sido complicada porque es mi primer largo, y aunque habíamos hecho otros audiovisuales, videoclips y cortos, nada de este calado y que nos llevara a tantos sitios”. 

De izquierda a derecha: Martín Soto, Esther Kamatari y Víctor Villavieja, en el rodaje de ‘Voiceless’ en el Louvre, París (Foto ‘Voiceless’)

DIRIGIR A CUATRO MANOS 

Financiada por el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza, ha contado con la ayuda de Cosmos Fan en la postproducción. “No siempre hemos contado con el apoyo de profesionales y facilidades económicas, nos hemos buscado la vida y ha habido momentos complicados, pero verlo terminado es un premio, una victoria”. Ya sabéis lo que dicen, ¡más vale maña! O maño en este caso. 

Aunque al principio Víctor estaba más centrado en la documentación, en el trabajo más periodístico, y Martín en la parte audiovisual, cámaras y sonido, “al final hemos hecho de todo”. Ambos han llevado a cabo todas las entrevistas, en algunas con ayuda de amigos, y con cámaras Sony Alpha y Panasonic GH, un equipo “bastante manejable” para viajar y con buena calidad. 

“Sabíamos que Burundi está ahí, pero estas entrevistas nos ayudaron a entender mejor el país” y su historia. Víctor, apasionado viajero, siempre se ha interesado por la geopolítica, pero reconoce que “nunca había llegado a saber tanto como después de estos tres años respirando Burundi”. Con Lievin “somos como hermanos los tres, hablamos dos o tres veces por semana y él está muy implicado en darle visibilidad al trabajo”, asegura. 

Lievin Manisha en Times Square, NYC, durante el rodaje de ‘Voiceless’ (Foto: ‘Voiceless’)

DARLES VOZ 

Aunque tiene futuros proyectos en mente, y le gustaría seguir trabajando con Martín, ahora ambos están centrados en darle difusión a ‘Voiceless’ y ayudar a sus protagonistas para que se conozca la historia. “Debemos reconocer el valor que tiene el trabajo que ha hecho Lievin, una persona que lleva reivindicando lo que reivindica en el documental mucho tiempo, que llegó a EEUU en 2015 y viajó en sus vacaciones a Nueva York para protestar ante Naciones Unidas, que lleva años ejerciendo un activismo distinto”, resalta. 

“Hay que echarle muchas narices, porque él ha tenido una vida muy dura, que queda reflejada en el documental, y cuando llega a Estados Unidos podría haber decidido tener una vida cómoda, un trabajo de nueve a cinco e intentar olvidar, pero ha abogado por la defensa de los derechos de sus paisanos, que siguen silenciados, los que no tienen voz, y convertirse en su representante”. Gracias a este documental ahora todos podremos conocer su historia y dar voz a quienes durante años han estado silenciados.  

El zaragozano Víctor Villavieja, guionista y director de este proyecto, estudió periodismo en la Universidad de Zaragoza y ha trabajado en la capital aragonesa y en medios estadounidenses, cosechando varios reconocimientos en su carrera. Desde diciembre de 2020, trabaja en Atlas Copco, como content and communications coordinator.

Alrededores de Bujumbura, Burundi (Foto: ‘Voiceless’)

Compartir por
«Amalia en el otoño», más cine de aragoneses

«Amalia en el otoño», más cine de aragoneses

Tiempo de lectura: 6 minutos

Os proponemos un plan que no vais a poder rechazar: lluvia por la ventana, sofá, manta, palomitas y una peli como las de antes. Reconocemos que lo de la lluvia aún no hemos podido gestionarlo con la AEMET, pero ‘Amalia en el Otoño’, de los aragoneses Anna Utrecht y Octavio Lasheras, es la película perfecta para este propósito.

María José Alonso, Manuel Zarzo y Máximo Valverde, Guillermo Montesinos, Saturnino García, Jesús Guzmán, Mariano Venancio, amalia en el otoño, película aragonesa, cine aragonés, cine sobre la tercera edad, cine mayores, cine social, octavio lasheras, anna utrecht, laura ruiz, mónica gracia, cristina saéz, cine rodado en cuarentena, tercera edad

Máximo Valverde, Maria José Alfonso y Manolo Zarzo leyendo este artículo. Fotograma ‘Amalia e el Otoño’

Una mujer mayor y viuda, que vive felizmente en su piso de más de 200 metros cuadrados, es obligada por su hija a vivir en una residencia, pero lo que puede parecer algo que no mola en un principio, se convierte en algo más placentero de lo que ella creía. Conoce a unos compañeros muy guais con los que vivir unas aventuras.

«La gente mayor se vuelve el otoño de la vida», explica Ana Utrecht, directora y guionista de la peli, a Secuenciadas. «Veía que empezaban a querer vivir otra vez. A hacer cosas que no habían hecho de jóvenes y se volvían un poco gamberros, adolescentes, pero con lo que saben de la vida». «A nosotros nos ha gustado siempre hacer un cine más social y hemos estado también muy interesados en hacer pelis sobre la tercera edad», refleja Lasheras.

Esta pandilla está compuesta por María José Alfonso , Máximo Valverde, Manolo Zarzo, Guillermo Montesinos, Saturnino García, Mariano Venancio y Jesús Guzmán, entre otros. Grandes actores que permanecen en nuestra retina desde hace muchos años y que estamos encantadas de volver a ver.

María José Alonso, Manuel Zarzo y Máximo Valverde, Guillermo Montesinos, Saturnino García, Jesús Guzmán, Mariano Venancio, amalia en el otoño, película aragonesa, cine aragonés, cine sobre la tercera edad, cine mayores, cine social, octavio lasheras, anna utrecht, laura ruiz, mónica gracia, cristina saéz, cine rodado en cuarentena, tercera edad

Amalia señalando las canas de sus compañeros de juegos. Fotograma ‘Amalia e el Otoño’

Tres actrices aragonesas tienen su papel en la historia, la hija de Amalia, Mónica Gracia, que se queda más tranquila si su madre se va a la residencia porque se va a vivir fuera, la nieta Laura Ruiz, que quiere mucho a la yaya, y Cristina Sáez que tiene un pequeño papel como recepcionista.

María José Alonso, Manuel Zarzo y Máximo Valverde, Guillermo Montesinos, Saturnino García, Jesús Guzmán, Mariano Venancio, amalia en el otoño, película aragonesa, cine aragonés, cine sobre la tercera edad, cine mayores, cine social, octavio lasheras, anna utrecht, laura ruiz, mónica gracia, cristina saéz, cine rodado en cuarentena, tercera edad

Laura Ruiz dando amor a su yaya. Fotograma ‘Amalia e el Otoño’

AMAZON Y FLIXOLÉ

La peli se estrenó en cines el 16 de julio, ha pasado por los cines de Sevilla, Valencia, Vitoria, Getxo, Huelva y Madrid y se ha mantenido hasta bien entrado agosto en los cines Artistic Metropol de Madrid, todo un éxito de público. «Hemos tenido la suerte de hacer la película que queríamos y con libertad. Estamos sorprendidos de que los cines de Madrid la hayan mantenido tanto», cuenta Lasheras. Y las plataformas de VOD han tenido envidia, y ya la han estrenado. La podéis ver en Amazon Prime Video y Flixolé.

«Hemos tenido la suerte de hacer lo que hemos querido y conseguir que lo distribuyeran, porque en eso sin padrino no te bautizas y sin distribuidor no estrenas y aún estamos aprendiendo cómo va el mundo de la distribución», confiesa Utrecht. El audiovisual se va a ver más allá del Atlántico porque también está disponible en Amazon Latinoámerica y está subtitulada en inglés para que se vea en países anglosajones. Made in Spain far far away. Anna y Octavio, que fundaron hace 20 años la productora Abanico Visión, son también los productores de la peli. «Estar en plataformas y a la vez en el cine hay pocas películas», destaca Anna.

María José Alonso, Manuel Zarzo y Máximo Valverde, Guillermo Montesinos, Saturnino García, Jesús Guzmán, Mariano Venancio, amalia en el otoño, película aragonesa, cine aragonés, cine sobre la tercera edad, cine mayores, cine social, octavio lasheras, anna utrecht, laura ruiz, mónica gracia, cristina saéz, cine rodado en cuarentena, tercera edad

La actriz Mónica Gracia cuando se enteró del estreno de la peli en Flixolé. Fotograma ‘Amalia e el Otoño’

GRAN PREMIO

Uno de los grandes triunfos de ‘Amalia en el otoño’ es que ha recibido la Medalla a la Solidaridad por el Círculo de Escritores Cinematográficos, en la categoría de ficción, por su visión positiva y simpática de las residencias de ancianos —que tanto han sufrido y sufren por el covid— y por su espléndido reparto, que incluye a numerosos actores veteranos españoles. «El círculo son los críticos de cine. Nos llamó el presidente y nos dijo que había visto la película y que le iban a dar, sin competir con nadie, este premio y nos emocionó muchísimo», recuerda la directora emocionada.

Esa visión optimista que reflejan a través de los ojos de Amalia es lo que tal vez ha gustado al numeroso público que ha acudido a verla al cine, ¡no se la querían perder! «Quería dar un toque optimista. Todo lo que ha hecho esa generación de Amalia, los sacrificios que han hecho toda su vida por sus hijos, para sacarlos adelante y que siguen haciendo», explica Utrecht, que también es, junto a Lasheras, la guionista de esta cinta. Pero no es solo una película para el público de cine de barrio, dándole paso la Velasco. «No es una película solo para mayores, se verán reflejados los hijos que llevan a un padre a una residencia o que los atienden y los nietos que deberían ser un apoyo».

María José Alonso, Manuel Zarzo y Máximo Valverde, Guillermo Montesinos, Saturnino García, Jesús Guzmán, Mariano Venancio, amalia en el otoño, película aragonesa, cine aragonés, cine sobre la tercera edad, cine mayores, cine social, octavio lasheras, anna utrecht, laura ruiz, mónica gracia, cristina saéz, cine rodado en cuarentena, tercera edad

Máximo Valverde celebrando la medalla CEC. Fotograma ‘Amalia en el Otoño’

RODAR DESPUÉS DE RODAR

Este proyecto audiovisual ha pasado por varias fases locas que os van a sorprender, nosotras nos hemos quedado LOL. «Amalia en el otoño surgió primero como un corto ‘Tercera edad’», detalla Utrecht. Pero al ir a rodar, hace casi ya tres años, tanto los actores como los técnicos les dijeron que aquello olía a serie y Ana y Octavio, que son muy avispados, alargaron el rodaje tres días y rodaron un piloto. Y cuando ya lo tenían listo para presentar vino la cuarentena y ¡oh my god!

«Entonces pensamos que era una pena que se quedara retrasado. Había muchos actores muy mayores y nos daba miedo que faltara alguno. Así que dijimos: vamos a rematar un poco las tramas más importantes» y el verano pasado rodaron tres secuencias más y convirtieron el primer capítulo de una serie en una película. «Pensábamos que era un homenaje tanto a nuestros mayores como a los actores que habían trabajado en ella. Era una pena que se quedara ahí en un cajón». ¡Vaya rodajes! «Ha sido en dos partes, lo primero es que era un corto, después estiramos los días para hacer el piloto, pero como directores al final siempre nos falta tiempo y estaríamos rodando cuatro meses», bromea Lasheras. «Ha sido un máster audiovisual porque nunca habíamos hecho un largo comercial para estrenar en cines», señala Utrecht.

María José Alonso, Manuel Zarzo y Máximo Valverde, Guillermo Montesinos, Saturnino García, Jesús Guzmán, Mariano Venancio, amalia en el otoño, película aragonesa, cine aragonés, cine sobre la tercera edad, cine mayores, cine social, octavio lasheras, anna utrecht, laura ruiz, mónica gracia, cristina saéz, cine rodado en cuarentena, tercera edad

Octavio Lasheras contándoles a los actores cómo se usa un smartphone

DE ZARAGOZA A MADRID

Anna Utretch es de Zaragoza y empezó en el audiovisual allá por los 90, cuando se fue a estudiar a Madrid. Octavio Lasheras es de Binéfar (Huesca) y cruzó la franja para estudiar producción y realización en Vilanova i la Geltrú, mientras filmaba algún que otro vídeo en super 8. En algún momento del destino sus caminos se cruzaron y el 13 de octubre de 1996, coincidiendo con el centenario de la primera grabación en cine ‘Salida de misa de 12 del Pilar’, crearon la primera escuela de cine de Aragón. Allí empezaron a formarse algunos de los cineastas del panorama actual del audiovisual aragonés. Rodaron varios cortometrajes y la película ‘Nunca’ (1998).

Más tarde hicieron un parón porque les dio por tener una hija juntos, cosas del amor. Hace 10 años tomaron la decisión de irse a vivir a Madrid para seguir realizando sus proyectos. Y no han parado, el cortometraje ‘Ayúdame Braulio’ (2016), ‘Afectos y efectos’ (2017), o ‘El pleno’ (2019). También la serie de cortometrajes ‘Separad@s en cuarentena’ (2020), varias historias sobre las relaciones humanas durante el confinamiento y que son el resultado de los talleres para actores que desarrollan. En su web podéis ver más vídeos de los realizadores.

María José Alonso, Manuel Zarzo y Máximo Valverde, Guillermo Montesinos, Saturnino García, Jesús Guzmán, Mariano Venancio, amalia en el otoño, película aragonesa, cine aragonés, cine sobre la tercera edad, cine mayores, cine social, octavio lasheras, anna utrecht, laura ruiz, mónica gracia, cristina saéz, cine rodado en cuarentena, tercera edad

Octavio Lasheras y Anna Utrecht en el estreno de ‘Amalia en el otoño’. Qué majicos

«Aún se están destetando de Amalia» y esperan poder desarrollar nuevos proyectos. Anna Utrech continúa con la representación de actores y los dos con la docencia, que también es algo que les apasiona.

Ver trailer de ‘Amalia en el Otoño’.

Compartir por