Coliseum, 30 años de historia en un documental

Coliseum, 30 años de historia en un documental

Tiempo de lectura: 4 minutos


A principios de los 90, cuando las Secuenciadas realizaban su primera comunión, nacía un lugar donde la música electrónica era la reina de la noche. Y de la mañana. Surgía un nuevo género, la música Coliseum. Montaos en nuestro autobús bakala hacia Almudévar (Huesca), pero no a comer trenza. El director Antonio Luis Bernal dirige el documental ‘Coliseum, 30 años a fuego’, que descubre la historia que hay detrás de la emblemática discoteca aragonesa.

coliseum, música coliseum, ruta bakalao, documental coliseum, dj frank, antonio luis bernal, bakalao zaragoza, años 90 zaragoza, música maquinera, documental máquina, documental ruta bakala, corto bakalao, corto quinqui, ya casi no quedan canis, adrián guillén, Belén Ruiz, 30 aniversario Coliseum, discoteca Aragón, discoteca famosa aragón, discoteca zaragoza, cultura música electrónica, audiovisual aragonés, cine aragonés, cortos aragoneses, discoteca coliseum

Las luces led también están de moda

Los años 90 están de moda, series, documentales y espectáculos nos hacen remember de la época, para recordarnos que ya vamos teniendo una edad. Nos hablan de la ruta del Bakalao, un recorrido noventero por las discotecas más populares de la Carretera del Saler (Valencia). El director vio que este tema tenía tirón e investigó si en Aragón había ocurrido un fenómeno parecido. «Me topé con un pequeño reportaje que hicieron en Aragón TV con motivo del 25 aniversario de la discoteca Coliseum». Bernal sacó el ábaco y echó cuentas: «Me puse un poco a sumar fechas y decidimos intentar hacer un documental sobre los 30 años de vida de la discoteca«.

Bajo su sello ‘Ya casi no quedan canis’, el dire se puso en contacto con los propietarios, a los que les pareció una idea maravillosa que se contara su historia. «Estuvieron entusiasmados con la propuesta», recuerda. La web de la discoteca cuenta una breve historia. Cuatro de los mejores soñadores formaron un comando de apasionados por la música electrónica. Fueron tachados de locos por un pecado que no habían cometido, el conformismo; y no tardaron en tener un sueño que fue llamado Coliseum. Algunos de ellos tristemente se fueron y ya no están con nosotros, otros sobrevivimos con la ilusión del primer día, sin hacer fortuna. En recuerdo de Pedro y Simón.

Hacemos una parada con nuestro autobús en el rodaje, que se divide en dos partes, realidad y ficción. Entrevistas a DJ de las diferentes épocas , a los socios y al personal. «Me ha llamado mucho la atención que cada uno tiene su visión de cómo han sido estos 30 años o de cómo han sido ciertas anécdotas», asegura Bernal a Secuenciadas. Uno de los principales impulsores de la discoteca fue DJ Frank, uno de los socios fundadores. «Él vino de Valencia influenciado por todo el tema y fue uno de los pioneros aquí en Aragón», destaca el director. También aparece Javi Aznar, que lleva 25 años en la discoteca, y nuevas generaciones de DJ. “Un punto de vista más moderno, o de cómo ha evolucionado el género».

coliseum, música coliseum, ruta bakalao, documental coliseum, dj frank, antonio luis bernal, bakalao zaragoza, años 90 zaragoza, música maquinera, documental máquina, documental ruta bakala, corto bakalao, corto quinqui, ya casi no quedan canis, adrián guillén, Belén Ruiz, 30 aniversario Coliseum, discoteca Aragón, discoteca famosa aragón, discoteca zaragoza, cultura música electrónica, audiovisual aragonés, cine aragonés, cortos aragoneses, discoteca coliseum

Hellraiser observando a sus próximas víctimas

Aparece una parte de ficción que nos lleva de ruta por su historia, con su actor fetiche, el hermano del dire Andrés Bernal. O uno de los personajes más simbólicos de Coliseum, Alfredo Serrano. «Lleva 30 años interpretando al César en todas las performance que hacen en la discoteca. También ha aportado su granito de arena en el proyecto».

coliseum, música coliseum, ruta bakalao, documental coliseum, dj frank, antonio luis bernal, bakalao zaragoza, años 90 zaragoza, música maquinera, documental máquina, documental ruta bakala, corto bakalao, corto quinqui, ya casi no quedan canis, adrián guillén, Belén Ruiz, 30 aniversario Coliseum, discoteca Aragón, discoteca famosa aragón, discoteca zaragoza, cultura música electrónica, audiovisual aragonés, cine aragonés, cortos aragoneses, discoteca coliseum

El César decide quién vive y quién muere en esta fiesta

El documental sorprende con un archivo audiovisual y fotográfico que nos convence de su importancia. «Nos han dejado entrar en sus discos duros», reconoce. Un santuario de la música electrónica que lleva 30 años abierto y sigue en activo. El dire había ido alguna vez allá por 2008. «Antes para mí todo este mundo del bacalao, de la música máquina, era muy similar. Pero he descubierto que Coliseum tiene ciertos matices muy especiales a nivel sonoro e incluso a nivel estético me atrevería a decir». El equipo técnico lo completan Adrían Guillén en cámara y montaje y Belén Ruiz en producción.

Llegamos a la última parada. El pasado 27 de diciembre ‘Coliseum, 30 años a fuego’ se pudo ver por primera vez en la sala Las Armas de Zaragoza. Había mucha expectación, lo que les llevó a hacer dos pases seguidos con lleno absoluto. Próximamente nos prometen que habrá estreno online para verlo en bucle y seguir disfrutando de la fiesta.

coliseum, música coliseum, ruta bakalao, documental coliseum, dj frank, antonio luis bernal, bakalao zaragoza, años 90 zaragoza, música maquinera, documental máquina, documental ruta bakala, corto bakalao, corto quinqui, ya casi no quedan canis, adrián guillén, Belén Ruiz, 30 aniversario Coliseum, discoteca Aragón, discoteca famosa aragón, discoteca zaragoza, cultura música electrónica, audiovisual aragonés, cine aragonés, cortos aragoneses, discoteca coliseum

Antonio Luis Bernal explicándole al DJ el argumento de Hellraiser ‘y entonces mueren todos’.

FILOSOFÍA DE YA CASI NO QUEDAN CANIS

Antonio Luis Bernal es educador social y se ha metido en el mundo del cine, como se dice, por amor al arte. Ha fundado junto a su equipo una productora audiovisual independiente. Ya casi no quedan canis surgió a raíz de ‘Cerdos ibéricos’ (2022) una web serie de temática quinqui que lleva ya más de 9.000 reproducciones en YouTube. Después han realizado varios cortos; Nada (2022), Alacranes (2023) y Quemaduras (2023) . Y tras sumergirse en el género documental, van a dar el paso al largo con ‘Eterna mirada’, que ya se encuentra en fase de rodaje.

«A mi me gusta decir que somos un poco el underground de audiovisual» bromea Bernal. ¿Por qué? Sus audiovisuales se inspiran en la temática de barrio y estética callejera, apuestan fuertemente por actores no profesionales y sus trabajos nunca han sido seleccionados en ningún festival. Para dar visibilidad a sus trabajos y al de otros compis acaban de crear el festival Ya casi no quedan canis. El 20 y 21 de enero podrán verse 8 cortos seleccionados de toda España en el centro cívico Río Ebro de Zaragoza.

«Conozco a personas que hacen sus trabajos y al final se quedan en el limbo, y eso es lo que nosotros no queremos que pase. Preferimos compartirlo, aunque no nos repercuta económicamente en nada». Con este lema comparten todos sus trabajos en la plataforma YouTube. «Pienso que igual que ha pasado con la música, va a llegar un momento en que todo el tema audiovisual también se va a democratizar. Todo el mundo que quiera va a poder hacer cine». Con esta profecía a lo Nostradamus despedimos nuestra noti más maquinera. Po po po po…

QUIZA TAMBIÉN TE INTERESE

Compartir por
«Nunca he vivido un momento así del cine aragonés y hay que apoyarlo porque ya no es un sueño, es una realidad»

«Nunca he vivido un momento así del cine aragonés y hay que apoyarlo porque ya no es un sueño, es una realidad»

Tiempo de lectura: 8 minutos

miguel ángel lamata, cine aragonés, nuestros amantes, los futbolísimos 2, El árbol y el ruiseñor, audiovisual aragonés, muestra delicias cortos, director de cine, guionista español, productor cine, raul garcía medrano, cortos aragoneses, cine, cine español, eduardo noriega, santiago segura, cine humor, antena aragón, aragón film comission, mujeres que compran flores al cine

Quedamos en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza con Miguel Ángel Lamata, un contador de historias que a veces escribe, dirige o produce o todo a la vez. Su historia de amor por este medio comenzó a través del teatro, los cortos, la televisión y el cine.

En 2003 cerró el Paseo Indepencia de Zaragoza, como si de Pilares se tratase, para rodar su primera peli ‘Una de zombis’; en 2006 escribió y dirigió ‘Isi/Disi: Alto voltaje’ con Segura y Flo como protas y luego se atrevió con ‘Tensión sexual no resuelta’ (2010), el título lo dice todo. En 2016 vivimos la bonita historia de amor entre Jenner y Noriega en la Zaragoza más cuqui en ‘Nuestros amantes’ y el cine familiar llegó a su vida con ‘Los futbolísimos’ (2018). En 2022 se pasó a la producción con el documental que todos los aragoneses estábamos esperando ‘Héroes: Silencio y rock & roll’. Estamos deseando conocer a este director aragonés que dejó Zaragoza para buscar fortuna en la capital de España. ¡Ya lo vemos abrir la puerta del teatro!

Miguel Ángel, ¿cómo empezaste a interesarte por el mundo audiovisual?

Desde muy pequeño me gustó mucho siempre ver películas, así de sencillo. Y, paralelamente, me interesaba mucho escribir historias y fantasear con convertirlas en algo más. Esta especie de pasión me acompaña desde los 7 años, entonces parecía bastante inevitable. Es verdad que el mundo del cine te da miles de razones para no dedicarte a él, pero las he ido desoyendo.

¿Cuando fuiste mayor te empezaste a formar en el audiovisual?

En mis tiempos era terriblemente caro, me hablaban de una escuela que había en Londres, la London International Film School que valía una pasta estudiar ahí y nosotros éramos una familia de clase media, así que me venía un poco a desmano irme a Londres. Pero no quería renunciar al sueño y lo que hice fue ponerme a hacer cortos, obras de teatro… He aprendido un poco a base de hostias (se ríe), autodidacta, por decirlo más finamente.

Y cuando comenzaste a trabajar en esto, ¿qué vino primero?

Primero de todo vino el teatro y los cortos. Una amiga me metió un empujón para dirigir un grupo de teatro, porque si no se iba a disgregar, fue una etapa en Zíngaras Teatro, una grupo universitario, de lo poquísimo que sé como director de actores lo aprendí haciendo teatro. Y después ya vino la televisión y enseguida Santiago Segura me propuso producir mi primera película.

¿En la televisión qué hiciste?

Empecé en Antena Aragón, después salté a Antena 3, luego estuve en Vía Digital con Pepe Navarro, después con Bertín Osborne, trabajé con Juan Ramón Lucas, trabajé en El Informal, y alguna cosa puntual de encargo. En televisión tampoco estuve tanto tiempo. A veces se cree que he estado más tiempo en televisión pero en realidad estuve desde 1997 y en 2002 lo dejé y me dediqué a poner todos mis esfuerzos en que mi primera película, ‘Una de zombis’, fuese una realidad.

«He aprendido un poco a base de hostias, autodidacta, por decirlo más finamente»

miguel ángel lamata, cine aragonés, nuestros amantes, los futbolísimos 2, El árbol y el ruiseñor, audiovisual aragonés, muestra delicias cortos, director de cine, guionista español, productor cine, raul garcía medrano, cortos aragoneses, cine, cine español, eduardo noriega, santiago segura, cine humor, antena aragón, aragón film comission, mujeres que compran flores al cine

Vivías en Zaragoza, ¿por qué te fuiste a Madrid?

Yo trabajaba en Antena Aragón y hubo una oferta de trabajo muy buena de Antena 3, con una cantidad de dinero que me sigue pareciendo astronómica, 3.000 euros, y me apetecía probar un poco como era la supuesta liga mayor. Tenía la novia allí, muchos de mis amigos se habían ido para allá y la verdad es que pensé que en ese momento cambiar a Antena 3 podría enseñarme cosas. Yo siempre he funcionado así, donde veo que hay aprendizaje pues tengo una tendencia a acercarme a eso. Era un programa concurso muy ambicioso, aspiraba a ser el rey de su franja, se llamaba ‘Trato hecho’, y ahí que me fui. Fui solamente guionista, pero tuve la sensación de que aprendí mucho, porque la televisión te enseña mucho a no mirarte el ombligo, a pensar que hay un público al que tiene que gustarle lo que le presentas. Esto te lo enseña mucho la tele.

¿Cómo definirías en una frase el rodaje de cada una de tus películas?

‘Una de zombis’ fue una guerra en positivo para la que no estábamos preparados. Al final se puede decir que triunfó, fue un exitito. ‘Isi & Disi: Alto Voltaje’ me dio la confianza de saber que podía seguir siendo un director. ‘Tensión sexual no resuelta’ es la primera película abierta y totalmente personal que hice. Conjugaba las historias que a mí me interesaban contar, sobre todo en clave de relaciones, con lo que entiendo que puede ser un cine de entretenimiento para el gran público. ‘Nuestros amantes’ es una película quizá incluso demasiado personal, pero que también le tengo un cariño enorme porque fue la primera película que además de escribir y dirigir, produje. Es Lamata cien por cien, para bien o para mal.

Y ‘Los futbolísimos’ es una película totalmente de encargo que me dio un montón de cosas muy bonitas, sobre todo en mi relación con los chicos y las chicas. Además es una película extraordinariamente difícil de hacer y que todos disfrutamos muchísimo.

«La televisión te enseña mucho a no mirarte el ombligo, a pensar que hay un público al que tiene que gustarle lo que le presentas»

También has producido el documental ‘Héroes: Silencio y Rock & Roll’ que estuvo nominado a mejor documental en los Goya 2022.

Sentí una gran responsabilidad haciendo esa película y es quizá una de las cosas de las que más orgulloso me siento porque creo que ha hecho feliz a mucha gente. El alcance de esa película, en la que pusimos mucha ambición bien entendida y mucha ilusión, se ha visto más que recompensada.

¿Ese proyecto cómo nació?

Por Alexis Morante, que es un tipo que yo conocí en Los Ángeles cuando fui a hacer la música de ‘Nuestros amantes’. La hicimos allí porque Roque Baños, el compositor estaba allí, y él conocía a otros españoles afincados allí, entre ellos a Alexis que es un gran director. El caso es que Bunbury me escribió y me dijo “oye, este chico que conociste en Los Ángeles quiere hacer una película sobre nosotros, los Héroes, y queremos que se haga, ¿Qué te parecería producirla?”. Tuve una gran responsabilidad porque se la podían haber llevado a productores que tienen mucha más andadura que yo, que solo había producido ‘Nuestros amantes’. Pero me reuní con mis compañeros habituales de fatigas, Raúl García Medrano, Nacho Blasco, que fue guionista, editor de sonido y editor de imagen, y pensamos que merecía la pena arriesgarse.

La película estuvo nominada a varios premios.

La nominación al Forqué llegó porque sí, no hicimos campaña, y la del Goya lo mismo. Fue la constatación de que habíamos hecho algo un poquito a derechas, de que la cosa había hecho click, para empezar porque a los Héroes les había gustado la película, porque ellos eran un poco mi público principal. Se hace la película pensando en una audiencia lo más amplia posible, pero si al objeto del documental no les hubiera gustado, yo personalmente me hubiera llevado un disgusto.

Casi todas tus películas están orientadas hacia el humor, ¿Qué es lo que te atrae de este género?

Hay un escritor que me gusta mucho que dice que el humor no es tanto la capacidad de hacer reír a tus semejantes, que también, sino la herramienta de la que echamos mano diariamente para no volvernos locos. Y es verdad que el humor es algo que necesitamos y, de hecho, en obras de teatro extraordinariamente dramáticas, como ‘Un tranvía llamado deseo’ o en muchas de Chéjov, hay mucho humor. En Shakespeare, en sus tragedias, hay mucho humor. A mí me ayuda a sentirme vivo cada día.

¿Qué te gusta más: ver una buena serie o ver una buena película?

Una buena película, no tengo nada en contra de las series, me gustan mucho y veo muchas, pero realmente mi formato son historias que oscilan entre una hora y media, dos horas o dos horas y algo. El teatro también me apasiona mucho, aunque soy una persona más de cine.

¿Y te gustaría dirigir una serie?

Bueno, ha habido acercamientos, ideas, hemos movido proyectos, y es una cosa que me gustaría. Hay cosas que no quiero morir sin hacer. Por ejemplo, siempre quise hacer una película juvenil y ya la he hecho; siempre quise rodar una historia de amor pura y dura, la hice. Hacer una serie no estaría nada mal. Hay conceptos que tenemos en la cabeza que podrían cristalizar más como serie que como película, pero en general siento una irresistible atracción hacia las historias de aproximadamente dos horas.

Últimamente el cine dirigido por aragoneses está on fire, ¿cómo lo ves?

Para mí es maravilloso verlo y formar parte de ello, yo soy el abuelo de casi todos estos, tengo 56 años. Javier Macipe que acaba de hacer su película ‘La estrella azul’, que es buenísima, es un peliculón del primer al último fotograma, o ver las películas de Paula (Ortiz), de Pilar (Palomero), de Nacho (García Velilla), de Gerald (B. Fillmore). Ahora Gerald está haciendo un largometraje que he leído el guion y es también formidable, super original. Las películas de Pablo Aragüés, Natalia (Moreno), Gala (Gracia), yo nunca he vivido un momento así del cine aragonés y hay que apoyarlo porque ya no es un sueño, es una realidad. Hay gente que está saltando de nuestras fronteras, no al resto de España, sino a Europa, el cine aragonés empieza a ser algo muy gordo y me hace muy feliz.

Siempre que puedes vuelves a Aragón, te vemos en festivales, en estrenos de películas, ¿te tira tu tierra?

Absolutamente. Mi familia está aquí, muchos amigos míos están aquí y me resulta siempre muy excitante rodar en Aragón. Además me gusta mucho la búsqueda de decir esta historia cómo aterriza en Aragón o ¿puede aterrizar en Aragón la historia? Y siempre es sí, entonces te pones a buscar los sitios y cuando la cosa empieza a cristalizar, eso me parece muy wonderful. Empiezas a ver que, verdaderamente, no es una cuestión de encabezonamiento tuyo, sino que Aragón es realmente muy buen plató y con muchas facilidades para rodar aquí.

«Aragón es realmente muy buen plató y con muchas facilidades para rodar aquí«

Ahora estás en Zaragoza porque recibes un homenaje en la Muestra de Cortometrajes Aragoneses de Delicias.

Completamente inmerecido, pero sí, lo recibo. Lo acepto.

¿Y qué tal?

Lo de los homenajes siempre da cierta congoja porque mientras haya por ahí un señor que se llama Steven Spielberg que sí que tiene una trayectoria… pero la verdad, que te reconozcan en tu tierra siempre mola muchísimo y sirve de espaldarazo para hacer más cosas. Hemos hecho seis peliculitas, se acuerdan de uno, eso está muy bien, y vamos a ver si hacemos otras seis a continuación.

Les quiero dar las gracias porque el corto es la base de todo. Los directores de cine existimos, hacemos películas, porque nos dio por hacer un cortito, con el cortito descubrimos que nos gustaba la experiencia, no nos quitó las horas de sueño suficientes ni nos dio los sinsabores suficientes para tirar la toalla y no se si habrá muchos directores que no hayan hecho cortos. Me parece bastante sensacional que exista esta Muestra porque le da la oportunidad a mucha gente de que podamos ver sus películas y eso es decisivo.

miguel ángel lamata, cine aragonés, nuestros amantes, los futbolísimos 2, El árbol y el ruiseñor, audiovisual aragonés, muestra delicias cortos, director de cine, guionista español, productor cine, raul garcía medrano, cortos aragoneses, cine, cine español, eduardo noriega, santiago segura, cine humor, antena aragón, aragón film comission, mujeres que compran flores al cine

Si te jubilaras ahora, ¿dónde te irías a vivir?

Se me ocurren varios sitios, vivir en otra dimensión estaría bien, a ver qué se cuece ahí. Vivir una temporada en el cielo y otra en el infierno, para ver si el cielo es el sitio donde todos queremos estar, o el infierno es en realidad el sitio que mola, pero tiene peor agente de prensa. Pero me apetece jubilarme el día en que muera, ese es el día en que diré bueno pues me jubilo ya.

¿Cuál es el futuro laboral de Miguel Ángel Lamata?

Producir y dirigir la película ‘El árbol y el ruiseñor’, estamos produciendo aquí (Zaragoza) con Raúl García Medrano, que es una historia de amor en clave de cine de terror, después me espera ‘Los futbolísimos 2’, hay un proyecto de una película musical que tiene muy buena pinta y estamos trabajando para que ‘Mujeres que compran flores’, la adaptación al cine del best seller de Vanesa Montfort, se haga en 2025.

¿Empiezas a rodar próximamente alguna de ellas?

Sí, el año que viene, en el primer trimestre del 2024, atacaremos ‘El árbol y el ruiseñor’.


Compartir por
Reseteando la pandemia

Reseteando la pandemia

Tiempo de lectura: 19 minutos
Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

Siete cineastas aragoneses y una pandemia mundial. Podría ser el inicio de una película taquillera, ¿verdad? Aragón TV lo tuvo muy claro y encargó a la directora Vicky Calavia que coordinara un largometraje en el que siete realizadores, siete caras muy conocidas del audiovisual aragonés, contaran al público su visión personal sobre el confinamiento, la pandemia y la nueva normalidad. 

Esta apuesta se ha convertido en la película ‘Reset’, en la que un hilo invisible une las historias de los muy grandes Pablo Aragüés, Alejandro Cortés, Ignacio Estaregui, Javier Macipe, Nata Moreno, Pilar Palomero y Gaizka Urresti. Un flechazo en los tiempos de la mascarilla y la distancia social; racismo en la época del covid; las andanzas de un titiritero que regresa a los escenarios; la importancia de vivir el presente; una compañía teatral que deberá decidir su futuro; cómo el distanciamiento ha afectado a las personas, especialmente a los mayores; y las vivencias de una familia saturada de compatibilizar teletrabajo y tele-estudiar. Os suena todo, ¿verdad? 

Y muchas sorpresas, con algunos directores que se atreven delante de las cámaras, cortos en blanco y negro, falsos docus, ficción. Un planazo atractivo desde el minuto uno que podremos ver este domingo, 11 de octubre, a partir de las 21:20 horas en Aragón TV, tras su preestreno este martes en los Cines Palafox de la capital aragonesa.  

Todo ello capitaneado por la directora Vicky Calavia que cuando recibió la llamada de Aragón TV se mostró “encantada” de coordinar este proyecto y de “poder ayudar de alguna manera” en esta peli. “Me ha gustado mucho hacer de agente cultural y que el público pueda ver todos los proyectos”, explica a Secuenciadas. 

“Estamos viviendo algo histórico y una nueva normalidad tan apabullante”, observa Calavia, destacando que este largometraje recupera la fórmula de ‘París, je t’aime’, convirtiéndose en una especie de ‘Aragón, je t’aime’ para hablar de lo que estamos viviendo en un año que, cuando termine, no pasará a estar entre nuestros cinco favoritos. Eso os lo aseguramos desde ya. 

Acompañándola en esta aventura encontramos también a Carlos Navarro, que se ha encargado del etalonaje final del largo, de darle un aspecto cinematográfico, pero manteniendo la esencia de cada corto, respetando la libertad que cada director tuvo a la hora de contar su historia. 

Pero, ¿de qué van los cortos y cómo han trabajado los realizadores? 

Pablo Aragüés – ‘Runners’ 

¿Qué te animó a sumarte a este proyecto?

Es algo que nos propuso la propia televisión, me contó el proyecto y me pareció que era una cosa que estaba muy bien, era una muy buena idea contar una visión de la pandemia con un punto de vista aragonés y, sobre todo con un punto positivo, optimista, porque estábamos saturados de drama cotidiano. Nos dieron libertad para elegir qué contar y cómo contarlo y yo llevaba un tiempo queriendo hacer algo sin diálogos, de dos personas que se cruzan, se miran, pero no hablan. Quería contar la historia solo con imágenes y tan apenas diálogos

¿Ya habías pensado en hacer algo relacionado con la pandemia antes de esta propuesta?

No, la verdad es que no. Durante la pandemia sí que he ido pensando cosas, trabajando en una serie que a ver si se puede desarrollar, pero es una cosa que nos ha pillado a todos tan de sopetón que no sabes tampoco como enfocarlo porque el problema es que a toro pasado es muy fácil contar las cosas, pero cuando no sabes cómo va a acabar tienes que tener mucho cuidado con qué contar y cómo contarlo.

¿Cuál es la historia de tu cortometraje?

Son dos runners que se cruzan todos los días en el Parque Grande de Zaragoza, un chico y una chica que van corriendo en tiempos de mantener la distancia social y de mascarillas. Se cruzan, pero no hablan y tan apenas se ven los ojos y es un poco cómo se relacionan dos personas así y si lograrán relacionarse más allá de las miradas y la distancia social o no.

¿Quiénes aparecen en el corto?

Los actores son Irene Ferrándiz y Rubén Martínez, hay alguna figuración, pero los protagonistas son ellos y llevan toda la historia. Como Aragón TV está detrás del proyecto tuvimos acceso al archivo universal de música y me pareció interesante poder contarlo con música clásica y que la música fuese también un personaje más. 

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

Rubén Martínez e Irene Ferrándiz viven encuentros fortuitos en el Parque Grande de Zaragoza. Love is in the air.

¿Dónde se ha rodado, en cuánto tiempo y qué localizaciones aparecen?

-En el Parque Grande de Zaragoza, principalmente en el paseo de los Bearneses, y se rodó durante dos días y un par de mañanas más que estuvimos en el parque rodando a la gente cuando iba pronto a trabajar y a correr.

¿Cómo fue el rodaje?

Fue muy bien, es una pena porque queríamos haber metido algún vehículo en el parque para poder hacer algunos planos, pero no pudimos, no nos dejaron, pero nos apañamos. Tuneamos un cochecito de bicicletas del parque, lo apañamos para poder poner la cámara y demás y fue una experiencia curiosa, la verdad. Yo ya había rodado otras veces en el parque y en general siempre ha salido muy bien.

Yo operaba la cámara, lo llevo haciendo desde hace tiempo porque me permite estar un poco cerca del actor. En este caso, me parecía que aportaba mucho la manera de trabajar y también como los equipos ahora con lo del Covid tienen que ser pequeños, pues facilitaba el tema de que fuéramos pocos.

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

Pablo Aragües improvisando un travelling out, graba al actor Rubén Martínez en su faceta de runner.

¿Qué recibimiento esperas por parte del espectador?

No lo he pensado, la verdad. Es una historia de comedia, con cierto punto de ironía. Es necesario normalizar estas cosas que hay en la nueva normalidad y verlas con un punto de humor, si ya es difícil relacionarnos de por sí de una manera normal, en un entorno normal, en esta nueva normalidad es más complicado, no te ves la cara, no te puedes acercar; creo que la clave está en eso, en darle un punto de comicidad.

Alejando Cortes – ‘La nueva normalidad’

¿Qué te animó a sumarte a este proyecto?

Me llamaron para participar en el proyecto, me preguntaron si me gustaría dirigir un texto escrito por otra persona, en este caso Alex Rodrigo y me gusta mucho escribir para que dirijan otros y dirigir lo que escriben otros.

Alex y yo comenzamos a trabajar juntos con el intercambio de ideas iniciales: de qué queríamos hablar, qué temas nos interesaban y enseguida nos pusimos de acuerdo.

Alex empezó primero a mandarme sinopsis, luego la escaleta del guión y, conforme avanzábamos y corregíamos las versiones, encontramos un punto en común en el que yo me sentía súper cómodo para dirigir la historia. Los dos teníamos en mente hablar sobre los rebrotes de odio y de racismo como algo casi tan peligroso como los rebrotes de la enfermedad, de ahí partió todo. 

Teníamos la necesidad de contar también qué nos pasaba a nosotros que habíamos estado encerrados y sin poder trabajar en equipo y pensé que era el momento perfecto para este proyecto porque nos anima a hacer cine, que es un arte colectivo, y que es justamente lo que no habíamos podido hacer en casa. 

¿Ya habías pensado en hacer algo relacionado con la pandemia antes de esta propuesta?

Tenía como ideas sueltas que no terminaban de tomar cuerpo porque la realidad evolucionaba tan rápido y cambiaba tanto, cada vez a peor, que muchas veces la realidad superaba las expectativas de la página en blanco. Lo que más me motivo a seguir adelante fue hablar sobre algo histórico como lo que nos está ocurriendo. Nos va a quedar algo chulo, diferente y cada punto de vista de las siete piezas será distinto e interesante, cada una en su estilo. 

¿Cuál es la historia de tu cortometraje?

Habla de un ambiente rural en una población imaginaria donde tiene lugar una infección de coronavirus dentro de un centro de menores extranjeros y de una niña que intenta huir en un contexto hostil. 

¿Quiénes aparecen en el corto?

Es un equipo casi todo aragonés, en el que hemos contado con tres personajes jóvenes, de los cuales los dos chicos son aragoneses (Luis Herbella y Hugo Grimalt), están Rubén Martínez, Laura Gómez-Lacueva, Salomé Jiménez y Habana Rubio, que interpreta a la niña extranjera. El resto son extras y figurantes también de la tierra. Además, Usha Jadhav, que fue premio nacional de cinematografía como mejor actriz en la India, colabora de manera especial. 

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

La actriz Habana Rubio, en el corto, pasea por las calles de Fuentes de Ebro mientras se cruza con un perrete.

¿Dónde se ha rodado, en cuánto tiempo y qué localizaciones aparecen?

Se rodó en tres días en Zaragoza, Fuentes de Ebro y en otras localizaciones.

¿Cómo fue el rodaje?

Fue muy interesante porque aplicar los protocolos que se tienen que llevar a cabo en un rodaje por el Covid implica un 20 o 25 por ciento más de tiempo para cada toma y eso en una pieza como la nuestra que tiene tal cantidad de planos, llegamos a hacer 15 o 17 planos por día, es apurar muchísimo los tiempos. Intentamos hacer en las primeras tomas, con ensayos previos, el mejor resultado posible. Era como dirigir cuando hacía mis primeros cortos en 16 mm y en 35, como pensar que se te acababa la película, que tenías que hacerlo en las primeras tomas para poder llegar, como cuando el cine era analógico.

El equipo se redujo en lo posible, pero por la historia había un número de personas mínimo que tenía que estar, dirección, fotografía, sonido, producción, arte, vestuario, maquillaje y peluquería. Fue todo muy complejo y con el equipo indispensable para conseguir un resultado de calidad.

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

Alejandro Cortés todo motivado en la vuelta a la nueva normalidad de un rodaje.

¿Qué recibimiento esperas por parte del espectador?

Creo que se van a sentir identificados, nuestra historia no va de buenos y malos, de blanco y negro, hay que darse cuenta de que no hacer nada implica ponerse del lado del intolerante, eso sí, y los personajes que aparecen en el corto son gente con la que te puedes identificar que puede tomar buenas o malas decisiones. Me parece que eso va a generar empatía, que a la gente le va a gustar mucho y creo que el ritmo de cómo lo contamos a la gente le va a enganchar. 

Ignacio Estaregui – ‘Astillas’

¿Qué te animó a sumarte a este proyecto?

A principios de mayo, durante el confinamiento, nos llamó la televisión y nos presentó la propuesta a diferentes autores: participar en esa mirada sobre lo que estaba pasando, sobre el confinamiento y la nueva normalidad que se avecinaba de manera inmediata. Querían dejar una especie de legado, sobre cómo se vivió ese momento. Fui uno de los autores elegido y yo encantado, era un honor que me llamasen.  

Había que crear un corto de unos doce minutos, dando una visión, cada uno la suya personal, pero regida por un patrón de cierto optimismo y que reflejase la situación que se estaba viviendo. 

Yo estaba en mi casa escribiendo, no tenía un rodaje inminente, estaba moviendo otro corto y que me llamaran es un honor y una responsabilidad también. 

¿Ya habías pensado en hacer algo relacionado con la pandemia antes de esta propuesta?

No, estaba escribiendo un largometraje que no tiene nada que ver y no pensaba hacer nada en concreto. Al principio me costaba un poco más centrarme y seguir escribiendo ese guión en el que estaba involucrado y cuando vi que otros artistas a nivel musical y audiovisual tomaban iniciativa de hablar sobre el tema yo no sentí esa necesidad, aunque en el momento en el que te llaman se genera y no hay quien la pare. 

El guión es mío, la historia es mía y viene un poco de la idea de contar que el momento en el que estábamos, recién terminado el confinamiento, era el de la incertidumbre de la vuelta de los espectáculos y de la cultura en general. Al mismo tiempo era conocedor del magnífico trabajo del actor y titiritero Javier Aranda, del que soy total fan, y vi la oportunidad de fusionarlo en esta historia que quería contar.

¿Cuál es la historia de tu cortometraje?

La historia sigue las andanzas de Javier, un titiritero que emprende una gira por pequeños pueblos durante la nueva normalidad. Él se enfrenta a los espectáculos de nuevo teniendo que llevar un gran vacío dentro que es el que le provoca la ausencia de un ser querido.

Fue curioso, porque preparando el personaje Javier tuvo como un ensayo general dado que actuó en la casa del circo justo antes de grabar el corto, el último fin de semana de junio. 

¿Quiénes aparecen en el corto?

Javier Aranda es el protagonista principal, es su historia, y se va encontrando en el corto con diferentes personajes: un guardia civil, el alcalde de un pueblo, la concejal de cultura, una espectadora. Todos son gente de Bujaraloz e interpretan a personajes muy próximos a ellos en la vida real. 

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

Uno de los protagonistas de cartón del espectáculo ‘Parias’ de Javier Aranda que también tiene su propio papel en el corto ‘Astillas’.

¿Dónde se ha rodado, en cuánto tiempo y qué localizaciones aparecen?

Hemos rodado los exteriores de la furgoneta en Pedrola, pero después el grueso de la historia se desarrolla en la Comarca de Los Monegros, que es donde el personaje de Javier realiza esa gira por diferentes pueblos. Se rodó íntegramente en Bujaraloz, aunque se mencionan pueblos como La Almolda y Castejón. La asociación de cine y el Ayuntamiento de Bujaraloz se volcaron totalmente y a nivel logístico nos facilitó mucho las cosas rodar en una sola localización. Aparece el ayuntamiento, las plazas y calles del pueblo, el restaurante El Español. Fueron tres días de rodaje, sábado y domingo en Bujaraloz y al día siguiente, en rodaje nocturno, en Pedrola las tomas en las que Javier está con la furgoneta. 

¿Cómo fue el rodaje?

Fue un rodaje muy extraño, porque acabábamos de salir del confinamiento, la gente estaba como sin saber qué iba a pasar, con la incertidumbre de la propia situación en sí del rodaje, las mascarillas, el gel, mantener las distancias. Fue un buen rodaje porque fuimos un equipo muy pequeño, más de lo habitual, pero por pura precaución. En esos momentos una persona más en el equipo multiplicaba por cien las posibles conexiones y lo que hicimos es que fuera un equipo muy pequeñito, asumiendo a lo mejor más tareas de las que tocan. Tiene la parte positiva de que fue un rodaje muy llevadero, en el que estábamos muy compenetrados.  

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

Equipazo del corto ‘Astillas’ con Javier Aranda en el centro e Ignacio Estaregui con calcetines azules de Zalando Moda.

¿Qué recibimiento esperas por parte del espectador?

Entiendo que la película se recibirá de una manera y a lo mejor los trabajos de los diferentes autores se pueden recibir de otra. Creo que el nuestro es un corto que al público le va a gustar mucho y tengo esa sensación por la propia historia y por la verdad que hay gracias al trabajo de Javier, él lleva el peso del corto en los hombros y creo que gustará mucho porque él está fantástico

Javier Macipe – ‘La tierra’

¿Qué te animó a sumarte a este proyecto?

Es un orgullo que me lo propusieran y se dio la circunstancia de que la pandemia me dejó de repente sin trabajo, estaba rodando una película, La estrella azul y se tuvo que parar el tercer día de rodaje, con lo cual me vino genial porque pude trabajar en esta circunstancia en la que pensaba que iba a estar meses sin trabajar. También por el tema que nos toca a todos y me parece interesante mostrar mi visión particular del Covid. 

¿Ya habías pensado en hacer algo relacionado con la pandemia antes de esta propuesta?

No, como estaba tan metido en otro proyecto, en mi película, toda la pandemia la pasé más bien con conversaciones para ver cuándo la podríamos retomar, adaptando todo, reorganizando. Me vino bien para sacarme de mi propio proyecto y poder tomar aire

¿Cuál es la historia de tu cortometraje?

Mi cortometraje habla de que la pandemia lo que nos ha hecho es, a muchos, replantearnos las prioridades en la vida, sobre todo el tener focalizada mucho la felicidad en el futuro y esto nos ha enseñado que todos los planes, todo lo que damos por hecho que se va a cumplir pues puede ocurrir algo como esto y caerse todo. Nos ha enseñado a vivir más el presente y a centrarnos en las cosas esenciales. 

Eso como concepto, en concreto lo que hicimos fue hacer un documental pasando varios días con Jaime González y Maribel Lardiés, que son dos músicos amigos míos que son un ejemplo de personas que antes de que llegara la pandemia ya tenían una vida centrada en lo esencial, una vida sabia, personas que viven mucho el presente.

¿Quiénes aparecen en el corto?

En el corto se incluye la metaficción y se nos ve a los técnicos, los que estamos detrás de las cámaras. Los protagonistas son Jaime González y Maribel Lardiés, aparecen Jaime Lapeña y Alicia Fernández y después los técnicos: Javier Macipe, el director de fotografía Álvaro Medina, Claudia Andrés y Amelia Hernández, de producción, y Adrián Barcelona.

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

Jaime González, a la guitarra, formó parte del grupo Almagato junto al poeta y músico aragonés Mauricio Aznar (1964-2000).

¿Dónde se ha rodado, en cuánto tiempo y qué localizaciones aparecen?

Se ha rodado durante cinco días en casa de Jaime y Maribel y un poco en su barrio, en San Gregorio (Zaragoza), pero casi todo se centra en su rutina en su casa, porque pretendía mostrar en el corto cómo había sido su vida en el confinamiento, que en realidad es muy parecida a como es su vida normalmente. 

¿Cómo fue el rodaje?

El rodaje intentamos que fuera con el dispositivo mínimo e indispensable, por la situación del Covid, minimizamos el equipo, pero está justificado porque en el propio corto se habla de eso, decimos que preferimos rodar con más tiempo, en cinco días, disfrutarlo más. 

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

Javier Macipe se atreve en ‘La Tierra’ con la guitarra y Jaime Lapeña le acompaña al violín, mientras esperan carne a la brasa.

¿Qué recibimiento esperas por parte del espectador?

Espero que de alguna manera pueda vivir con nosotros lo que fue pasar ese día con Jaime y Maribel. Lo que hemos intentado es un corto muy contemplativo, en el que hay escenas que respetan mucho el tiempo real, y que, de alguna forma, esa reflexión que hacemos de que vivir focalizados en el futuro nunca te lleva a ser feliz pueda calar en la gente.  

Nata Moreno – ‘El espacio vacío’

¿Qué te animó a sumarte a este proyecto?

Cuando te llaman desde tu comunidad y te dicen que quieren apoyar a un sector al que uno pertenece, en el que cree y que además defiende para mi era prácticamente imposible decir no. Yo apoyo al sector y a Aragón, me siento muy aragonesa y de la tierra, me hacía especial ilusión y con Aragón TV tengo muy buena relación y me parecía que era preciosísimo generar un proyecto con muchos compañeros.

¿Ya habías pensado en hacer algo relacionado con la pandemia antes de esta propuesta?

La verdad que no. Obviamente cuando estuve confinada me vinieron temas a la cabeza que tenían que ver con esto, porque hay un antes y un después a nivel histórico y uno piensa cómo a través del audiovisual se puede mostrar esta realidad, pero no tenía una idea muy clara. Estaba releyendo el texto de ‘La gaviota’, de Anton Chejov, y pensé que ese texto era muy actual con nuestra realidad y cuando me llamaron me pareció que era inspirador el texto de Chejov, de una compañía que vuelve a verse las caras tras estar encerrados cuatro meses. 

¿Cuál es la historia de tu cortometraje?

Es una compañía aragonesa que ha estado ensayando ‘La gaviota’ de Chejov, que no puede ahora estrenar porque ha habido una pandemia y nos han confinado a todos, han cerrado los teatros, lo que pasó a nivel real que ha pasado en muchas compañías de teatro, y después se juntan, cuando se puede volver a salir a la calle, para decidir si van a volver a actuar o van a matar el proyecto. Se cruza la realidad personal con la realidad de los personajes de ‘La gaviota’.  

¿Quiénes aparecen en el corto?

Laura Gómez-Lacueva, Carmen Barrantes, Jorge Usón y José Luis Esteban. Son compañeros de muchos años y era un proyecto que era un reto muy grande porque yo vivo en Madrid, no nos habíamos visto hacía meses y tenía que llegar y en el día, en una jornada, rodar con los actores sin ensayar. Necesitaba que nos conociéramos y que supiéramos todos de lo que estábamos hablando para poder hacerlo fácil y ellos son cuatro bestias y me lo pusieron facilísimo. Yo aparezco como parte de la compañía

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

José Luis Esteban alucinando cuando le comunicaron que Marianico el Corto no estaba en el reparto de la compañía.

¿Dónde se ha rodado, en cuánto tiempo y qué localizaciones aparecen?

Solamente tengo una localización, he rodado en la sala Oasis (en Zaragoza), en una jornada.

¿Cómo fue el rodaje?

Fue maravilloso, fue una experiencia muy nueva, que yo quería probar, basada en la improvisación, con textos diferentes para cada uno, entre ellos no conocían los unos los textos de los otros y era un gran misterio para todos. Los iba a buscar ya con las cámaras, los microfonaba y ya grababa. Está planteado como un falso documental, pero también entramos dentro de la ficción.

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

Nata Moreno explicando como sostuvo el Goya por ‘Ara Malikian: Una vida entre las cuerdas’, Laura Gómez-Lacueva, Jorge Usón y Carmen Barrantes ¡atentos!.

¿Qué recibimiento esperas por parte del espectador?

Nunca me lo planteo mucho, no me pongo una expectativa, yo quiero que lo disfruten, que les mueva algo en el corazón, que sientan algo bello, la parte que sea, la fotografía, la música, los textos; no tengo una expectativa muy clara, obviamente que todos queremos gustar. Lo hemos hecho con un equipo íntegramente aragonés, con unos actores fantásticos, hacemos un trabajo que nos chifla, con el que nos sentimos todos muy identificados y muy en la línea de lo que queremos contar, así que ahora dependerá del espectador.

Pilar Palomero – ‘A un metro y medio’ 

¿Qué te animó a sumarte a este proyecto?

Me pareció un proyecto súper interesante por el hecho de que es el primer largo conjunto hecho en Aragón, por poder hacer una pieza en la que colaboremos directores que nos conocemos desde hace mucho, que hemos coincidido en festivales, y por hacerlo tras los meses de confinamiento y de falta de actividad. Era una propuesta bonita por el apoyo a la industria audiovisual por parte de Aragón TV; por trabajar con cineastas aragoneses y por retomar la actividad después del confinamiento y la historia que he propuesto me tocaba de cerca y me parecía que podía aportar algo al proyecto. 

¿Ya habías pensado en hacer algo relacionado con la pandemia antes de esta propuesta?

La verdad que lo empece a reflexionar a raíz de la propuesta de la tele, había aprovechado en el confinamiento para escribir todo lo posible, pero de cara a un rodaje no me había planteado nada por lo incierto del momento. 

¿Cuál es la historia de tu cortometraje?

Sobre todo lo que quiero transmitir es la sensación que han vivido las familias de no poder reencontrarse durante este periodo de confinamiento y lo importante que es el contacto físico, sobre todo para las personas mayores. Abuelos y nietos no han podido verse y se necesitan mucho mutuamente, ese es el punto de partida.

¿Quiénes aparecen en el corto?

Son mi familia. Es un corto documental en el que mi madre es la protagonista, aparecen mis hermanos y sobrinos. He trabajado con ellos porque al ser un corto documental refleja la realidad que ha vivido mi madre y la necesidad que ha tenido de contacto físico de su familia. El confinamiento le ha producido ansiedad y depresión, lo ha pasado realmente mal y el corto es una manera de entenderla, de comprender algo que le ha pasado a mucha gente y de tratar de buscar la luz dentro de toda esa tristeza que ha producido el confinamiento a ella y a otras personas mayores. 

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

La mama de Pilar Palomero prota total de ‘A un metro y medio’.

¿Dónde se ha rodado, en cuánto tiempo y qué localizaciones aparecen?

Se puede ver el Pilar desde el Puente de Hierro y varias calles de Zaragoza no tan reconocibles. Hemos grabado en casa de mi madre y varios días por el centro de Zaragoza. Estuvimos rodando una semana aproximadamente. Cuando grababa con mi madre, por protegerla y cuidarla, estábamos solamente la persona que me ha ayudado en todo y yo, manteniendo todos los protocolos de seguridad y grabamos menos horas al día, por lo que se extendió más en el tiempo. 

Con mi familia habíamos hecho ya alguna cosa, en los cortos ‘Horta’ (2017) y ‘Niño balcón’ (2009) aparecen como figurantes; siempre que he rodado han estado próximos y han participado de alguna manera, pero es la primera vez que protagonizan uno de los cortos. 

¿Cómo fue el rodaje?

Éramos un equipo reducido, tratando de cumplir las medidas de seguridad todo el tiempo porque trabajamos con niños, con mi sobrinos, y con una persona mayor, como mi madre. Fue muy familiar y con ilusión y ganas después de todo este tiempo de parón y a la vez difícil porque la situación es muy pesada y el shock de lo que todos hemos vivido estaba ahí, pero también muy bonito. Lo que ocurre en el corto ocurría de verdad, ese cariño entre mis familiares

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

Pilar Palomero con vestido rayado dirigiendo a su propia familia y Carlos Naya en el sonido.

¿Qué recibimiento esperas por parte del espectador?

No lo he pensado mucho, me encantaría conseguir que la gente logre empatizar y producir alguna emoción en quien lo vea. 

Gaizka Urresti – ‘Sitiados’

¿Qué te animó a sumarte a este proyecto?

Primero que llevábamos muchos meses sin poder rodar en la circunstancia de la pandemia y era una oportunidad de salir y de intentar recuperar cierta normalidad. Luego, me parece muy bonito que sea un trabajo colectivo, siempre me han gustado este tipo de películas colectivas que tienen como escenario un sitio, como puede ser ‘París je t’aime’, y de hecho yo he fantaseado alguna vez con hacer en Zaragoza, si hubiera una financiación pública, entre varios directores historias sobre la ciudad. 

En este caso no es el tema, no era sobre la ciudad, pero sí que era un grupo de cineastas aragoneses sobre un tema y al final ahí está como obra colectiva y eso fue la máxima motivación, me parecía un proyecto bonito, una excusa para rodar e incluso para facturar también, para poder dar de comer a la máquina.

¿Ya habías pensado en hacer algo relacionado con la pandemia antes de esta propuesta?

No directamente, no tenía una idea muy clara, creo que estaba la idea germinando en la cabeza de lo que se podía contar, pero tampoco tenía yo mucho la cabeza para esto. Yo creo que ha sido el aliciente del encargo lo que me ha movido.

¿Cuál es la historia de tu cortometraje?

Con el telón de fondo del Covid, es la vivencia de una familia normal que tiene que convivir con el teletrabajo estando confinados y teniendo a un niño en casa que también está teleestudiando y los conflictos que ello genera. Aunque es dramático como lo hemos vivido muchos padres, lo he planteado como una comedia costumbrista, llevando las situaciones al exceso, estirándolas para llevarlas a la comicidad.

¿Quiénes aparecen en el corto?

Al ser una historia tan personal, que está ambientada en mi casa, con vivencias personales, pues me animé a poner a mi familia como protagonista. Mi mujer, mi hijo y yo somos los actores principales y luego se cuelan por internet otras historias, en algunas son personajes reales como mi madre y los problemas que tenía con la tecnología, y luego he cogido actores profesionales para hacer, por ejemplo, de una paciente de mi mujer, que es psicóloga, a Carmen Barrantes y como uno de los profesores de mi hijo, a Jorge Asín. Básicamente somos actores naturales, no somos profesionales, yo de hecho nunca había interpretado, además de dirigir. Es una autoficción.

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

Jorge Asín interpretando a un profe entendiéndose con las nuevas tecnologías.

¿Dónde se ha rodado, en cuánto tiempo y qué localizaciones aparecen?

Se rodó en tres días, básicamente en mi casa, unos exteriores en Zaragoza, de madrugada y al amanecer que no había gente, y la escena final en la Plaza de los Sitios. Hubo planos recursos que se hicieron un cuarto día, pero lo que es con los actores en tres días. 

¿Cómo fue el rodaje?

Es complejo seguir la normativa de seguridad y la distancia social con un equipo de rodaje. Yo limité tanto por presupuesto como por seguridad el número de personas, fue un equipo reducido de un operador, un ayudante de cámara que se encargaba de las luces, un técnico de sonido, una directora de producción y un director de actores o coach, en total cinco personas, además de los actores.

Prescindimos de maquillaje, de peluquería, de dirección de arte, porque también la historia lo permitía, al ser nuestra propia casa ejercíamos también de maquillaje y vestuario, nos encargábamos de seguir el racord y de mover los muebles si era necesario. 

No había interpretado y es muy difícil estar encargándote de todo, de que el equipo esté preparado, dar acción y de repente ser tú el que tienes que empezar a decir las frases. Fue una experiencia muy interesante, pero no se si la repetiré porque es agotadora, si antes respetaba a los directores-actores ahora ya me parece que es dificilísimo estar siendo consciente de lo que estás haciendo y mirando a los demás estando tú en escena.

En cuanto a las interpretaciones, la mía creo que es correcta, me sabía el texto, lo había escrito yo, pero me quedé muy contento con la interpretación de mi mujer y de mi hijo. Estamos en general bastante bien y naturales.

Pandemia aragón, covid, Paris Je t’aime, Vicky Calavia, Reset, Aragón TV, Pablo Aragües, Runners,Alejandro Cortés, Alex Rodrigo, La nueva normalidad, Ignacio Estaregui, Astillas, Javier Aranda, Javier Macipe, La tierra, Nata Moreno, El espacio vacío, Pilar Plomero, a un metro y medio, Gaizka Urresti, Sitiados, Laura Gómez-Lacueva, Rubén Martínez, confinados, cortos aragoneses, película aragonesa, cine aragonés, audiovisual aragonés, Salomé Jiménez, Habana Rubio, Irene Ferrándiz, Usha Jadhav, Carmen Barrantes, Jorge Usón, José Luis Esteban

Mamá, ¿si un tren va a 180km por hora desde Bilbao…?, pregúntaselo a tu padre.

¿Qué recibimiento esperas por parte del espectador?

La comedia es un género puro, espero que la gente se ría con esta historia y que, de alguna forma, mucha gente se sienta identificada con esta vivencia que hemos tenido y que quedará como testimonio de lo que hemos vivido. Igual en diez o veinte años no nos acordamos y la gente que no lo vivió viendo el corto verá en parte esas situaciones emocionales, las noticias que había en la prensa, los balcones, la policía en la calle, las calles solitarias; eso quiero reflejar pensando en el futuro, en dejar un legado de todo eso.

Compartir por