“Es momento de ponerse las pilas con la industria del cine aragonés”

“Es momento de ponerse las pilas con la industria del cine aragonés”

Tiempo de lectura: 3 minutos

La actriz María José Moreno preside desde el mes de julio la Academia del Cine Aragonés. Está acompañada en la nueva Junta Directiva por Carlos Marquino como tesorero; Roberto Sánchez, como secretario; y, como vocales, Gala Gracia, Mirella R. Abrisqueta, Guillermo Chapa y Paco Martín. 

Entre sus retos, hacer de la ACA una academia de cine que sea lugar de encuentro y que promueva debates y sinergias entre los profesionales del sector, e impulsar, junto al resto de agentes implicados, una ley aragonesa del audiovisual que potencie la industria. Hablamos con la presi de la nueva etapa que se ha iniciado en la Academia del Cine Aragonés. 

¿Cómo afrontáis está nueva etapa de la ACA?

Hace dos meses que tomamos posesión y hemos trabajado muchísimo, pero ha sido un trabajo interno de la Junta. Cuando presentamos la candidatura dije que había dos cosas que queríamos: que la Academia fuese realmente una academia de cine y que se ocupase de sus miembros. En estos meses hemos estudiado los estatutos de las academias de otras comunidades, estamos trabajando en los nuevos estatutos y manteniendo reuniones con la Red de festivales, con la Aragón Film Commission, la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión, el Clúster del Audiovisual de Aragón, porque la ACA es otra de las patas del audiovisual aragonés. 

Nuestros socios son profesionales del cine y, como cualquier asociación, la ACA se debe a sus socios, nuestra finalidad es su defensa y promoción. Así como la promoción de la industria del audiovisual aragonés. Queremos que la ACA sea la casa común, el gran paraguas del audiovisual aragonés.

¿Cuáles serán vuestros proyectos prioritarios a corto, medio y largo plazo?

En el corto-medio plazo están los estatutos de la Academia y en el medio-largo plazo impulsar una ley del audiovisual aragonés, pero debe ser trabajada en común junto al Clúster, la Aragón Film Commission, los festivales y la CARTV, tiene que ser una ley absolutamente consensuada. 

Lo más importante para nosotros es buscar un espacio común donde los académicos, la gente que hace cine en Aragón, pueda encontrarse, intercambiar impresiones, ayudarse los unos a los otros. Que los recién llegados puedan tener contacto con quienes llevan más tiempo y establecer encuentros sobre los oficios del cine. 

Además de cambiar el formulario para hacerse socio, que ya está en la web de la ACA, en un plazo inmediato queremos establecer esas reuniones, debates, clases magistrales, con gente que tenga realmente interés y que nos pueda movilizar. 

ACA, academia del cine aragonés, AraFilm Fest, ARAFILMFEST, aragón film commission, audiovisual aragonés, Carlos Marquino, cartv, cine aragonés, CLADA, Cluster Audiovisual de Aragón, Cluster del Audiovisual de Aragón, Gala Gracia, Guillermo Chapa, industria cinematográfica, industria cinematográfica aragonesa, industria del cine, industria del cine en Aragón, Junta Directiva de la ACA, Junta Directiva de la Academia del Cine Aragonés, Laura Torrijos-Bescós, María José Moreno, MIRELLA R. ABRISQUETA, Paco Martín, roberto sánchez

En estos primeros meses se ha puesto en marcha una subsede en Teruel

Con motivo del desarrollo del rally cinematográfico Desafío Buñuel, mantuvimos un encuentro con la alcaldesa de Teruel y dos miembros de la Junta, que son de Teruel. Hablamos de la posibilidad de crear una subsede de la Academia para promover actividades propias y replicar las actividades que se desarrollen en otros lugares y ya se ha creado y empezará a funcionar en cuanto nuestros socios puedan. Esperamos que se pueda hacer pronto también en Huesca.

¿Qué habéis detectado que se puede mejorar en la Academia? 

Desde nuestro punto de vista hacía falta revivir la Academia como academia de cine, como lugar de reunión de gente que tiene interés por el cine y que hace cine. También iniciar esos encuentros y fomentar la colaboración con otras academias para exhibir los trabajos de nuestros profesionales. 

¿Habrá algún cambio respecto a los Premios Simón? 

Los Premios Simón son uno de los actos más importantes de la Academia y seguirán teniendo una importancia vital, pero estamos estudiando hacer más cosas alrededor de los premios, no solo exhibir los trabajos nominados y celebrar la gala, sino organizar debates, jornadas de trabajo y encuentros en los días previos a la ceremonia. 

ACA, academia del cine aragonés, AraFilm Fest, ARAFILMFEST, aragón film commission, audiovisual aragonés, Carlos Marquino, cartv, cine aragonés, CLADA, Cluster Audiovisual de Aragón, Cluster del Audiovisual de Aragón, Gala Gracia, Guillermo Chapa, industria cinematográfica, industria cinematográfica aragonesa, industria del cine, industria del cine en Aragón, Junta Directiva de la ACA, Junta Directiva de la Academia del Cine Aragonés, Laura Torrijos-Bescós, María José Moreno, MIRELLA R. ABRISQUETA, Paco Martín, roberto sánchez

¿Cómo valoras el momento que vive el audiovisual aragonés?

Se han puesto en marcha el Clúster del Audiovisual, las Film Commission, la agrupación de festivales en ARAFILMFEST, cada vez hay más proyección del sector y cada vez hay profesionales mejor formados y más producciones. Aunque Aragón es fundamentalmente tierra de cortos, por los elevados presupuestos de los largometrajes, muchos están empezando a hacer largos, y es momento para ponerse las pilas y apoyar la industria del cine aragonés, que es lo que tendría que hacer la ley, fijar el marco legal de la industria. El audiovisual no se puede ver como una herramienta para el fomento del turismo o la cultura, sino como una verdadera industria que tiene grandes retornos en el turismo y la cultura de la comunidad. 

El cine es una industria y nos lo tenemos que plantear así porque es así, y porque las comunidades autónomas que se lo han planteado hace tiempo, tienen una industria desarrollada que da mucho de sí. 

Compartir por
‘Lo que queda de ti’, la ópera prima de Gala Gracia

‘Lo que queda de ti’, la ópera prima de Gala Gracia

Tiempo de lectura: 4 minutos

Gala Gracia ha rodado su primera película, ‘Lo que queda de ti’, de la que también ha escrito el guion. Una historia inspirada en una experiencia personal de la directora, que transcurre en el bonito Pirineo oscense. Tras el éxito en festivales de sus anteriores cortometrajes, ‘El color de la sed’ (2013) y ‘La pared’ (2021), da el salto al largometraje. «Los cortos me han ayudado muchísimo a estar segura como directora. Esa experiencia te ayuda pero el largo te curte», confiesa la directora oscense.

Lo que queda de ti, Gala Gracia, directora aragonesa, directora cine, Laia Manzanares, Ángela Cervantes, cine jazz, cine aragonés, estela rasal, nut producciones, potenza producciones, benabarre, directora benabarre, audiovisual aragonés, cine ovejas, cine rural, corto la pared, el color de la sed, proyectos iberoamericanos, Carlo D’Ursi, granja quicena

Laia Manzanares intentando comunicarse con el ganado ovino. Foto de Lander Larrañaga

Lo que cuenta es la historia de Sara, una joven pianista de jazz que trabaja en Nueva York y que tiene que regresar al pueblo a causa de una tragedia familiar. Allí se encuentra con su hermana, mucho más terrenal y que se dedica a la ganadería. Las terceras protagonistas son las ovejas, que son siempre un recurrente en los filmes de Gala Gracia. En sus anteriores trabajos también compartían primeros planos con los actores.

«Yo estoy muy vinculada al mundo de a la ganadería y al entorno rural porque mis padres y mi hermana son veterinarios», explica la directora a Secuenciadas. La dire cree que el campo tiene muchas historias que no se conocen. «Los entornos urbanos creo que se han tratado mucho más en el cine y ahora está habiendo mucho más interés por lo rural. Yo en realidad no lo hago por esa tendencia, sino porque he crecido con esas historias desde pequeña«.

Antes de rodar, para meterse en la piel de los personajes las actrices tuvieron que meterse a fondo en el mundo campestre y concretamente tratar con sus amiguis las ovejas. Laia Manzanares y Ángela Cervantes se arremangaron los jerseys y se pusieron a desbrozar hierbas, a usar una motosierra, a ver parir una oveja … vamos el día a día del medio rural. «Vinieron a mi granja en Quicena (Huesca) y practicaron el mundo ganadero con mi hermana y mi cuñado. Todo lo que se ve en la película, ellas lo habían practicado con ellos», detalla Gala Gracia.

Lo que queda de ti, Gala Gracia, directora aragonesa, directora cine, Laia Manzanares, Ángela Cervantes, cine jazz, cine aragonés, estela rasal, nut producciones, potenza producciones, benabarre, directora benabarre, audiovisual aragonés, cine ovejas, cine rural, corto la pared, el color de la sed, proyectos iberoamericanos, Carlo D’Ursi, granja quicena

Ángela Cervantes y Laia Manzanares escuchando una jota aragonesa. Foto de Lander Larrañaga.

También aparecen en el filme el actor portugués Ruy Ruy de Carvalho, la actriz austriaca Anna Tenta y Natalia Risueño, que debuta y hace de la mejor amiga de la protagonista. Para completar el cast y darle más veracidad a la peli, la dire ha contado con actores naturales, personas de la zona que se han puesto delante de las cámaras por primera vez. «Te dan algo muy verdadero que ya lo tienen de base y a la vez les tienes que enseñar a quitarse un poco el miedo a la cámara. A las actrices profesionales como que las envuelve de esa verdad y eso queda muy bonito cuando lo ves en pantalla», considera Gala Gracia.

Lo que queda de ti, Gala Gracia, directora aragonesa, directora cine, Laia Manzanares, Ángela Cervantes, cine jazz, cine aragonés, estela rasal, nut producciones, potenza producciones, benabarre, directora benabarre, audiovisual aragonés, cine ovejas, cine rural, corto la pared, el color de la sed, proyectos iberoamericanos, Carlo D’Ursi, granja quicena

Así de grande es la longaniza de Graús, comenta Gala Gracia a Anna Tenta y Laia Manzanares. Foto de Lander Larrañaga

El equipo se trasaldó a la Ribagorza para iniciar el rodaje. Una filmación muy internacional, ya que la peli cuenta con producción española, italiana y portuguesa. Fueron seis semanas de invierno en las que visitaron varios municipios del Alto Aragón, como Benabarre, Montañana, Graus o Alguaire. También pasaron por Lérida en Pont de Suert. «Fue un rodaje de mucho frío y muchas heladas, pero con una luz invernal muy bonita«, destaca la directora. «Se ven unos paisajes increíbles y eso nos ayudó a contar esta historia que habla un poquito también sobre la soledad».

La banda sonora está realizada por Filipe Raposo de Lisboa y hace match con las montañas aragonesas. «Es una mezcla de las montañas del Pirineo con el jazz. El compositor nos ha hecho unas canciones muy bellas para la película”, cuenta ilusionada. Parte del equipo aragonés esta compuesto, entre otros, por Arantxa Ezquerro, en vestuario, Juanjo Javierre como supervisor musical y Estela Rasal con Nut Producciones.

VOLVER A LAS RAÍCES

La directora realiza un símil con la protagonista ya que ella también vuelve a Benabarre, su pueblo natal. «Algunos directores noveles tendemos a acercarnos a nuestras raíces. Creo que volver al pueblo donde uno creció para contar una historia, que de alguna manera está vinculada con lo personal, es una experiencia muy bonita. Además, a la gente le hace mucha ilusión que regreses para rodar. Al final lo que sale es su pueblo», indica Gala Gracia.

Al guion le fue concedida una beca de desarrollo de proyectos iberoamericanos del Programa Ibermedia entre 20 proyectos de toda Latinoamérica, España, Portugal e Italia. Un inicio muy guay que le llevó a conocer al principal productor del largometraje Carlo D’Ursi con Potenza Producciones. «Allí conocí al productor de la película y con él empezamos este viaje». Una aventura que continuará en Roma, donde se está finalizando la peli. «Hemos terminado el montaje y en Roma estamos haciendo la posproducción de sonido y la correción de color. En julio iré dos semanas y luego a final de agosto y a principios de octubre para acabar la película». Un sitio ideal en el que completar este sueño y tomarse un helado frente a la Fontana de Trevi.

Lo que queda de ti, Gala Gracia, directora aragonesa, directora cine, Laia Manzanares, Ángela Cervantes, cine jazz, cine aragonés, estela rasal, nut producciones, potenza producciones, benabarre, directora benabarre, audiovisual aragonés, cine ovejas, cine rural, corto la pared, el color de la sed, proyectos iberoamericanos, Carlo D’Ursi, granja quicena

Gala Gracia y Guillermo Garavito celebrando la escena 1, plano 1 y toma 1 de la película.



Compartir por
La Aljafería, un lugar de cine, danza, música y experimentación

La Aljafería, un lugar de cine, danza, música y experimentación

Tiempo de lectura: 3 minutos

La actual edición del ciclo ‘La Aljafería, un lugar de cine’ bien podría haber cambiado su nombre para considerarse también un lugar de danza, música y experimentación, gracias a los trabajos de los tres realizadores que han participado este año en el programa: Álvaro Mazarrasa, con el grupo zaragozano Dadá; Gala Gracia y Mercedes Gaspar.

Coordinado por la directora Vicky Calavia, cada año este ciclo permite a directores aragoneses rodar en las dependencias del palacio, de donde este año han surgido un videoclip muy gamberro y divertido, una videodanza que recrea el combate entre la luz y la oscuridad y un falso documental experimental en el que hacen cameos rostros conocidos del panorama audiovisual aragonés.

El grupo Dadá aprovechó esta oportunidad para grabar en La Aljafería el videoclip de la primera canción de su nuevo disco. Titulado ‘Estar’, “habla de lo que nos cuesta a la gente dejar estar triste a otros y de cómo queremos siempre sacarle la sonrisa”, aunque a veces sería preferible solo dejarles “estar” tranquilos, antes de que alguien saque una pistola (y no desvelamos más para no hacer spoiler porque podéis disfrutar del videoclip ¡ya en YouTube!).

“Ha sido un lujo poder rodar en este espacio, todo fueron facilidades y súper amables”, explica el director, Álvaro Mazarrasa a Secuenciadas, con motivo de la presentación de los trabajos. Dadá visitó el palacio para comprobar qué canción podría funcionar mejor en este espacio y los miembros del grupo se decidieron por ‘Estar’.

En un “yo me lo guiso, yo me lo como”, al que están acostumbrados por anteriores videoclips, se pusieron manos a la obra durante una intensiva jornada de rodaje para recrear una canción de letra “un poco moñas”, pero que encuentra su contrapunto con una historia “un poco gamberra” en pantalla.

¿Qué fue lo más difícil para ellos? “Lo más difícil fue pegar tiros en la Aljafería, aunque también ha sido lo más gozoso”, bromea Mazarrasa. No, en serio, lo complicado fue “rodar conviviendo con los visitantes”. “En algunos planos, si se abre medio milímetro el plano, veríamos a un chino haciendo fotos a un lado y a una señora de Cuenca mirando lo bonitos que son los arcos, al otro”, asegura riendo, para recalcar que “eso ha sido a nivel técnico lo más complicado”.



‘NOCHE INCANDESCENTE’

Y vosotros, ¿sois más de día o de noche? Esta batalla silenciosa y eterna se refleja en la videodanza ‘Noche incandescente’, de Gala Gracia. “Empezamos con el momento de luz, en una danza donde está solo la bailarina que hace de luz, para luego pasar a la oscuridad y después se fusionan ambas, y sería lo que en un día es el atardecer o el amanecer”, relata.

Igualmente agradecida por la oportunidad de grabar un trabajo en este espacio, Gala Gracia acudió al palacio a inspirarse y, por su historia, “pensé en fusionar la música árabe con músicas más electrónicas y alguna especie de baile”. La inspiración terminó pensando en la luz y la oscuridad como “una especie de batalla a lo largo del día”, lo que combina a la perfección con los contrastes de luces y sombras de La Aljafería.

El rodaje se prolongó durante dos jornadas de trabajo en las que “nos dieron todas las facilidades del mundo”. La directora piensa ahora en dar a conocer la videodanza en otros festivales y eventos, así como en poder compartirlo cuanto antes para que pueda disfrutarlo el público en general.



‘ALJAFERÍA, MI AMOR’

Así se titula el trabajo de la realizadora Mercedes Gaspar, que se ha decantado por una mezcla entre falso documental, videopoema y ficción para su proyecto en este ciclo, del que han surgido esta versión corta, que pudimos ver en la presentación de las obras, y también llegará una más larga y una videoinstalación. El arte y el cine, ¡siempre juntos!

“La historia cuenta una película que se hizo sobre una obra de poesía de una historia que ocurrió en La Aljafería y esa poesía se perdió porque, al parecer, tiene como una maldición”, ya de entrada si tiene una maldición nos intriga, ¿no? El trabajo también habla del confinamiento, del pensamiento de los animales respecto a la actividad humana, de los recursos naturales del planeta que no son ilimitados… “Es una visión muy abierta de varias cosas y lo que me parece interesante es que salga del formato cinematográfico o audiovisual al de la sala de arte”, subraya la realizadora.

Se trata de un trabajo muy coral en el que participan como actores Laura Contreras, Maite Sequeria y Antonio Buil, que tuvo que grabarse a sí mismo desde Ginebra; así como aparecen otros rostros conocidos, que también se autograbaron, entre ellos el de la directora del ciclo, Vicky Calavia, haciendo de sí mismos, pero interpretando un papel relacionado con la trama.

Se les suman unos coros que “recalcan cosas, contrarrestan, repiten, que son irónicos”, en un falso docu que requirió de dos días de rodaje en el palacio. “La gente fue muy amable, la única dificultad es que me gustaría tener un equipo de grabación gigante, con un montón de luces, pero lo hemos hecho de esta manera, que también es válido y bonito, más desnudo todo” y con el trabajo como directora de fotografía de Sonia Llera. Ahora, Mercedes Gaspar trabaja en la videoinstalación para llevarlo a las salas de arte, al tiempo que lo moverá también en certámenes.


Compartir por
“Me gusta mucho hacer entrevistas, que me cuenten, saber, soy muy curiosa”

“Me gusta mucho hacer entrevistas, que me cuenten, saber, soy muy curiosa”

Tiempo de lectura: 9 minutos
vicky calavia, natividad zaro, florian rey, documentales, documentales aragoneses, cine aragonés, proyectaragón, animaizón, elvira hidalgo, cineastas aragoneses, audiovisual aragonés

Gestora cultural y documentalista, la directora zaragozana Vicky Calavia ha heredado de sus padres su pasión por el cine. Curiosa por naturaleza, le gusta contar la historia de otras personas en imágenes y le apasiona organizar ciclos y festivales para descubrir el cine a otros, como también hace en su faceta como docente. Certámenes como ‘La Aljafería, un lugar de cine’ o ‘La mirada tabú’ llevan su sello personal.

Quería ser astrofísica, pero la pantalla acabó por atraerla detrás de las cámaras, desde donde ha ideado y dirigido decenas de trabajos en los últimos años. Para este Secuenciando a quedamos con ella en un sitio especial, el antiguo matadero del barrio de Las Fuentes (actual centro cívico Salvador Allende), precisamente uno de los lugares donde se inició su relación con el audiovisual.

¿Cómo surge tu pasión por el audiovisual? 

De pequeña veía mucho cine en casa y mis padres nos llevaban al cine. La primera película que recuerdo ver es ‘Candilejas’ (Charles Chaplin) y me acuerdo que me pegué un sofocón tremendo, llorando sobre las rodillas de mi madre y no tuve entonces una impresión positiva del cine, por el disgusto, pero siempre me gustó porque a mi padre le gustaba y te contagiaba. 

Con ocho años vino al colegio Torrerramona, en Las Fuentes, una chica con una pantalla, un proyector y un altavoz y nos dio una chara sobre cine, explicando el primer plano, el plano americano, el general, y pensé que lo que veía con mi padre tenía un lenguaje. Salí fascinada de esa clase. También coleccionaba revistas de cine, críticas de periódicos, veía programas de televisión y leía libros sobre cine. 

Pero yo hacía ciencias puras, porque se me daban muy bien las matemáticas y quería ser astrofísica, y estaba con mi empeño hasta que descubrí que la física no la entendía, que era muy difícil y la suspendía. Así, me metí a Veterinaria, donde hice grandes amigos y fui a grandes fiestas, pero no era lo que yo quería. En tercero se me hacía muy duro y un amigo me dijo que había un grupo de cine en un bar al que había ido. Fuimos un viernes por la tarde y estaban proyectando cortos y debatiendo, organizaban los Sin retorno films, Javier Estella y José Manuel Fandos, a quienes me autopresenté, y conocí a gente de la Agrupación Artística Aragonesa. Así empezaron mis primeros pasos haciendo festivales, cuando organizamos con Javier Estella un festival de videominuto en el centro cívico del Matadero

Hicimos el festival dos años, la asociación se disolvió, Javi y José Manuel se fueron al mundo más profesional y yo me quedé haciendo el videominuto, que en su cuarto año acabó organizándolo la Universidad de Zaragoza, de modo internacional. Me acuerdo que en esa tercera edición iba casa por casa devolviendo los VHS y así conocí a cantidad de autores.  

vicky calavia, natividad zaro, florian rey, documentales, documentales aragoneses, cine aragonés, proyectaragón, animaizón, elvira hidalgo, cineastas aragoneses, audiovisual aragonés

¿Y cómo fueron esos inicios? 

Después me puse a trabajar en distintas cosas, como mecanógrafa, vendiendo fotos de boda… Recalé por casualidad en el bar Casa Lac, donde hacían cosas culturales, y allí surgieron los ‘Cortos de café’, proyecciones los martes por la tarde que hicimos durante dos años y medio, entre los años 1997 y 2000, y todo sin un duro, más que la invitación después a unas tapas. Allí conocí a mucha más gente del cine aragonés, era todo muy ilusionante. 

En esa época comprobé que los libros que hablaban sobre cine aragonés se quedaban en los 90, no estaban actualizados, y se me ocurrió la idea de hacer una exposición para actualizar esa información, un proyecto que presenté en Diputación de Zaragoza y se convirtió en ‘Travesía’. Pasé de gestionar cero euros en Casa Lac a gestionar 120.000 euros en este proyecto, que incluía proyecciones en 35, en súper 8, videoteca de VHS y DVD, exposición de objetos de coleccionistas, videoinstalaciones y el primer videomapping que se hizo en Zaragoza, con Pedro Santero en la fachada de la DPZ. 

Comencé a hacer una base de datos, un material que he ido aumentando sin que exista un archivo audiovisual donde mostrarlo, lo sigo teniendo yo (lamenta). 

Después empecé a dar clases, tras hacer un postgrado en la universidad sobre ‘El lenguaje y la emoción’, y siempre me he ido fuera a ver cosas como videodanza, a certámenes de Bilbao, Valencia o Madrid. 

A partir de ahí, gente a la que había conocido me llamó para hacer producción y mi primer trabajo serio fue para ‘La ambulancia azul’, de Carlos Gil Roig. En esos años aprendí mucho de producción y documentación y eso me ha servido para hacer documentales. 

Mi primer documental serio fue en 2008, ‘Manuel Rotellar. Apuntes desde la fila 8’. Yo venía de un mundo autodidacta, era un poco marciana para los demás y Rotellar era un poco eso también, me sentí súper identificada con él, no tenía más que una calle en el Picarral y pensé en hacerle un documental. Le conté a Multicaja el proyecto y lo financiaron. Después vendrían otros trabajos de Alberto Sánchez o Eduardo Ducay.

«Aprendí producción y documentación y descubrí que contar cosas de los personajes en formato documental era muy interesante»

¿Por qué apuestas desde el principio por el documental? 

Lo que me encantaría saber hacer es videodanza, porque me parece muy difícil. Me gustan las narrativas diferentes, pero para hacer videodanza quizá tendría que haber estado en Barcelona, que era el ambiente propicio, pero mis circunstancias estaban aquí. Me gustaba contar la vida de los demás, aprendí producción y documentación muy exhaustiva con Emilio Casanova y descubrí que contar esas cosas de los personajes en formato documental era muy interesante.

Me gusta mucho hacer entrevistas a los demás, que me cuenten, saber, soy muy curiosa. Quizá fue por eso, aunque hasta que dije que era directora… eso fue hace poco. Era muy tímida, decía que era realizadora, que hacía documentales, me sentía una intrusa en este mundo, pero luego me di cuenta de que había muchos intrusos en este mundo, que no era la única. Tampoco me veía directora de cine y me parece muy difícil hacer diálogos; pensé que la ficción no era exactamente lo mío y hasta hoy. Además, la ficción es cara. 

Has rescatado muchas figuras olvidadas y muchas de ellas mujeres

Todo empieza porque primero hice la documentación de una serie de Aragón Televisión, ‘Estampas’, que hizo Emilio Casanova, que eran 50 personajes de la cultura aragonesa. Había muchos hombres, hacía toda la documentación y de las pocas mujeres que había estaban Josefa Amar y Borbón, Agustina de Aragón, María Moliner, Pilar Bayona, Raquel Meller, y pocas más. Al descubrir a María Moliner y que se había muerto sin acordarse de nada, que no sabía ni nombrar las cosas porque tuvo un Alzheimer final, me impresionó tantísimo una mujer que había hecho un diccionario y nadie sabía quién era, pensé que algún día tenía que hacer algo. 

Comencé después a hacer la lista de mujeres: Raquel Meller estoy ahora en ello; María Domínguez (‘La palabra libre’) me vino por otro lado, por la Fundación María Domínguez; a Natividad Zaro (‘En voz alta’), una borjana que era productora y guionista, me la descubrió el escritor Félix Romeo.

vicky calavia, natividad zaro, florian rey, documentales, documentales aragoneses, cine aragonés, proyectaragón, animaizón, elvira hidalgo, cineastas aragoneses, audiovisual aragonés

¿Cómo es el proceso de la idea hasta que lo vemos en pantalla? ¿Cuánto tiempo te lleva? 

Me lleva mucho tiempo, primero porque no me dedico solo a eso, doy clases, organizo festivales. Pienso en el personaje; me documento mucho; contacto con la familia, porque hay que contar con sus permisos siempre; con expertos sobre el personaje y preparo un guión previo. Después hago el proyecto, lo presento a instituciones, aunque no siempre consigues todo lo que necesitas o te gustaría tener, pero con lo que tengo reformulo. 

Mis documentales no son caros, son ajustados a lo que tengo y, en ese sentido, he sido siempre muy posibilista, prefiero hacer un documental bien hecho con lo que tengo, meter esfuerzo, no ganar yo dinero y pagar bien al equipo, a esperar a tener muchísimo presupuesto y que luego en el camino haya podido hacer otros trabajos y solo haya hecho uno. Siento como Alicia en el país de las maravillas, que no tiene tiempo y la lista de proyectos es muy larga y quiero contarlos. Se me acumulan los trabajos por mis ansias de contar cosas

¿Al final serán años de trabajo sobre un mismo personaje?

Claro, con María Moliner pasaron cuatro; con Elvira de Hidalgo (‘Calante Divinità’), tres años y medio. En esos procesos empiezo otros, hay que pedir ayudas escalonadamente y los proyectos se van solapando, pero uno me cuesta tres o cuatro años, porque soy lenta, le doy muchas vueltas a la edición, hago versiones largas y cortas, reviso y a veces añado entrevistas que me faltan. Me cuesta mucho cerrar, me tienen que poner fecha, pero hay que cerrar alguna vez también.  

También organizas ciclos y festivales

He propuesto eventos como ‘Travesía’, ‘ProyectAragón’, ‘La mirada tabú’, ‘La Aljafería, un lugar de cine’, en otros me han llamado, como en Animainzón. Me gusta mucho programar y me gusta mucho lo que hago, aunque es duro, porque eres autónoma y a veces no duermes, es complicado mantenerte por ti misma, pero me gusta mucho lo que hago. 

¿Cómo será la próxima edición del ciclo ‘La Aljafería, un lugar de cine’?

Este año pasan tres autores, para que los presupuestos sean más holgados. Estarán Mercedes Gaspar, que hará un documental ficcionado; Gala Gracia, con una videodanza; y Álvaro Mazarrasa, con un videoclip con su grupo Dadá.

vicky calavia, natividad zaro, florian rey, documentales, documentales aragoneses, cine aragonés, proyectaragón, animaizón, elvira hidalgo, cineastas aragoneses, audiovisual aragonés

¿Qué te aporta tu faceta como docente? 

Aprendo muchas cosas de los alumnos, otros puntos de vista, cómo descubren las películas desde una posición más virgen, les descubro películas raras, de culto, rarezas del cine español, comento con ellos cine dentro y fuera de clase. Es como una gran familia, con gente de todas las edades, muy variada. 

Además eres perito audiovisual judicial, ¿en qué consiste esta labor?

Me llamó un abogado y me dijo que quería a alguien para hacer peritaje en pruebas de delitos grabados en cámaras de seguridad. Un compañero ya lo había hecho y había que averiguar si en unas imágenes una persona sale o no, usando nuestros programas de ordenador y pasando fotograma a fotograma para ver si se le identifica. Emití un informe razonado y eso ha servido como prueba en un juicio. Es complicado, porque es una gran responsabilidad. 

¿Cuáles son tus últimos trabajos? 

He estrenado el documental ‘Elvira Hidalgo. Calante Divinità’, sobre esta mujer que fue maestra de la Calas, una soprano de comienzos del siglo XX que no era nada conocida, pero una mujer con mucha rasmia, con mucha fuerza, energía y muy divertida. Tengo pendiente el de Raquel Meller, en el que tengo mucha documentación, pero va para largo; y antes tengo que acabar y estrenar ‘Florián Rey, De luz y de sombra’. Florián Rey es otro gran personaje y, además, controvertido por sus ideas políticas, porque hacía el cine de la españolada, como lo llamaba él, pero no mucha gente sabe lo bien que grababa y dirigía. 

También tengo pendiente acabar ‘Natividad Zaro. En voz alta’, y otro que se titula ‘Mi primera vez’, sobre la primera película que nos ha gustado en el cine y la primera vez que fuimos al cine, en el que he entrevistado a muchas personas del oficio y cinéfilos y estoy con un montaje previo, le quiero dar una forma personal. 

«El cine aragonés siempre ha vivido una época dorada. Buenos cineastas ha habido, hay y habrá»

Recientemente has participado de nuevo en la Seminci, en Valladolid, con tu documental sobre Elvira Hidalgo. ¿Cómo ha sido la experiencia? 

Valladolid es un festival histórico, serio, riguroso, y me encanta estar seleccionada porque quiere decir que lo que haces interesa, gusta y llega, y eso ya es un premio. Es una ciudad donde la gente se toma muy en serio ir al cine, comentarlo, son muy cinéfilos los vallisoletanos. Hay una programación interesante, también cine moderno de gente joven, y me gusta mucho esa parte de la Seminci, y el cine de los grandes clásicos. Ahí teníamos a Carlos Saura con ‘El rey de todo el mundo’, que me gustó mucho porque es una película con un ritmo impresionante hecha por un hombre de 89 años, es maravillosa. La Seminci siempre es una experiencia muy bonita, es especial siempre.


vicky calavia, natividad zaro, florian rey, documentales, documentales aragoneses, cine aragonés, proyectaragón, animaizón, elvira hidalgo, cineastas aragoneses, audiovisual aragonés


¿Qué opinas del momento que vive el audiovisual aragonés? 

El cine aragonés siempre ha vivido una época dorada, tenemos tantos grandes nombres a lo largo de la historia que no me parece que sea especialmente más fructífera ahora. Me parece que ahora hay más gente con más facilidad de hacer cosas porque se han democratizado los medios, el acceso a lo digital, ahora se monta y se graba con más agilidad que antes, eso ayuda.

Luego también los medios de comunicación habéis ayudado mucho a darle esa relevancia, a contarlo más, a que la gente se entere de quién es quién y de que hacemos cine. 

Y quizás a lo largo del tiempo hemos conseguido más seguridad, nos lo creemos más esto de que hacemos cine, ahora lo decimos cada vez menos con la boca pequeña y más de verdad. Aragón es un lugar de cine, con muchos cineclubs y gente que va al cine, que habla de cine. Todo eso en el tiempo va dejando ese poso, pero cineastas buenos ha habido, hay y habrá. Aquí no se por qué nos da por hacer cine y música. 

¿Cuál será de tus trabajos será el próximo que podremos ver?

El primero será el de Natividad Zaro, el resto no lo puedo aventurar porque no lo se todavía como irá mi vida. Lo presentaré en Borja, en un preestreno el año que viene, a comienzos de año. 

Vicky Calavia responde a nuestro test de secuenciando a, con preguntas de lo más curiosas. ¿Qué nos habrá respondido?


Compartir por
Gala Gracia welcome to Huesca, y a sus ovejas también

Gala Gracia welcome to Huesca, y a sus ovejas también

Tiempo de lectura: 5 minutos

La directora Gala Gracia está seleccionada en la 49 Edición del Festival Internacional de Cine de Huesca con su nuevo cortometraje ‘La pared’. «He sentido mucha alegría y sorpresa, primero porque es en Huesca y segundo porque es estreno nacional» y es que la directora va a tener la suerte de estrenar el cortometraje en su ciudad.

La pared, cortometraje, corto aragonés, Gala Gracia, Nacho Rubio, Bárbara Oteiza, cine aragonés, Daniel Vergara, padre e hija, corto familiar, Festival de Cine de Huesca

¿Vamos a Huesca hija? Vamos, coge la A-23. Fotograma de ‘La pared’.

Con 14 años llegó a esta ciudad desde Benabarre y descubrió este festival en el que se pegó maratones de cortos y largos: «me enamoró el formato de cortometraje y contribuyó a que estudiara comunicación audiovisual». Y también tuvo sus primeras citas con el cine menos comercial. «Con él me inicié en el cine de autor y es un festival que conozco a fondo» y es que no olvidemos que en esa época las plataformas como Filmin no habían llegado al panorama audiovisual y los festivales eran una oportunidad para ver cortos, cortos y más cortos.

CLARA Y SU PADRE

Os contamos de qué va ‘La pared’. Tras el divorcio de sus padres, Clara pasa el primer fin de semana con su progenitor al que apenas conoce, vaya movida. Y es que ella tiene una relación muy estrecha con su madre, pero a su padre como que no lo conoce tanto, así pasan un finde de lo más curioso en el que Héctor, que no está acostumbrado a tratar con niños, trata a su hija como una adulta y a Clara, de carácter introvertido, le va a costar abrirse a él por su timidez. Pero tienen algo en común que les une, una pared que van a tener que romper para ser padre e hija con normalidad.

Aunque no es autobiográfico, Gracia sí que ha tirado de su experiencia personal para escribir esta historia: «sí que está inspirado en mi experiencia, con la situación de mis padres, como fue la experiencia de pasar los fines de semana con mi padre». Además, su padre también es veterinario, como el prota del corto, y aparecen unas ovejas muy especiales de las que os hablaremos más adelante.

La pared, cortometraje, corto aragonés, Gala Gracia, Nacho Rubio, Bárbara Oteiza, cine aragonés, Daniel Vergara, padre e hija, corto familiar, Festival de Cine de Huesca

Nacho Rubio señalándole a Elena donde está Teruel. Fotograma de ‘La pared’.

Para dar con la niña protagonista hizo un casting en Madrid y encontró a Elena Serrano. «Necesitaba una niña con muchos matices en su expresión» y eligió también a uno de los actores turolenses del que somos fans, Nacho Rubio. «Nacho y Elena la verdad que pegan un montón. El padre tenía que ser una persona severa, con carácter, pero a la vez con un fondo muy tierno. Era algo difícil de encontrar y Nacho me dio esto«, por lo que son una pareja perfecta para representar a padre e hija.

La madre es Bárbara Oteiza, de Vitoria; también aparece la actriz zaragozana Felicidad Galindo y el actor Rufino Ródenas, que hace de ganadero y que no se pierde un papel en el audiovisual aragonés, haciendo honor a su pueblo, Ródenas.

RODAR EN ARAGÓN

Gala Gracia, aunque vive entre Barcelona y Zaragoza, con este corto vuelve a Aragón para rodar como ya hizo en su anterior trabajo ‘El color de la sed’ con el que ganó numerosos premios. Más concretamente regresa a Quicena (Huesca), donde tiene una torre con su hermana y le pareció buen lugar para situar una acción. Oye, siempre viene bien tirar de lugares propios como escenarios cinematográficos. Un piso en la plaza de la Inmaculada de Huesca y el Molino de Yeste, cerca de Riglos (Huesca), también hacen aparición estelar en el corto.

La dire Gala Gracia comentando la escena con Elena Serrano y Bárbara Oteíza en un caluroso día julio.

Es una coproducción entre la aragonesa Nut Producciones y la catalana Bastian Films. «A nivel de producción fue complicado, una niña protagonista, traer a gente de fuera, la mitad del equipo venía de Cataluña y otros de Zaragoza y alojar a toda la gente, más localizaciones, más sets, carretera nacional … fue más despliegue de medios que el anterior«, relata Gracia a Secuenciadas.

En el rodaje, que duró seis días en julio de 2020, ocurrieron anécdotas, como por ejemplo un incendio cerca del piso de Huesca en el que estaban rodando. Aunque la directora confiesa que se enteró más tarde y es que ella como buena profesional concentrada en la dirección del corto pues no se dio ni cuenta del fuego, eso sí que es una buena producción.

La pared, cortometraje, corto aragonés, Gala Gracia, Nacho Rubio, Bárbara Oteiza, cine aragonés, Daniel Vergara, padre e hija, corto familiar, Festival de Cine de Huesca

El oscense Daniel Vergara, cámara en mano, haciendo una panorámica de la silla de madera a las coletas de Elena Serrano.

¿Os acordáis de las ovejas que hemos mencionado antes? Aparecen en una escena , ya que el prota visita granjas, lo curioso es que ya aparecían en el anterior corto de Gracia y es que lo hicieron tan bien que la directora ha querido volver a contar con ellas. Os cotilleamos que no han pasado ningún casting. «Eran de mi padre, estaba muy interesado en el mundo de la producción animal en ecológico, empezó con estas ovejas y luego las heredamos mi hermana y yo». Claro que sí, siempre es bueno tener un plan B en esto del audiovisual. Además hemos visto que están muy activas en redes y la web la ha diseñado la propia Gala.

La pared, cortometraje, corto aragonés, Gala Gracia, Nacho Rubio, Bárbara Oteiza, cine aragonés, Daniel Vergara, padre e hija, corto familiar, Festival de Cine de Huesca

Nacho Rubio leyendo nuestra entrevista en el Diario de Teruel. Lo flipa.

ARAGÓN Y CATALUÑA

En un equipo que bien se podría decir que tiene reminiscencias de la Corona de Aragón, la mitad del equipo es de Aragón y la otra mitad de Cataluña:

Producción ejecutiva: Arturo Méndiz y Estela Rasal
Guión y dirección: Gala Gracia
Dirección de producción: Estela Rasal
Dirección de fotografía: Daniel Vergara
Dirección de arte: Begoña Baeza Bonmatí
Vestuario: Ana Sanagustín
Maquillaje y peluquería: África Pérez
Edición: Mariona Solé

‘La pared’ comienza su distribución por festivales con su selección en Huesca y Gala Gracia ya adelanta algo de su próximo proyecto más prometedor. «Estoy escribiendo un largometraje. Contamos con dos ayudas al desarrollo de la comunidad de Madrid y Aragón y esperamos poder financiarlo para rodar, pero es es muy incierto», reconoce. Le deseamos mucha suerte a esta guionista y directora y nosotras aquí estaremos para contarlo en Secuenciadas.

La pared, cortometraje, corto aragonés, Gala Gracia, Nacho Rubio, Bárbara Oteiza, cine aragonés, Daniel Vergara, padre e hija, corto familiar, Festival de Cine de Huesca

Despliege de toldos en el rodaje de ‘La pared’ en el altoaragón.

Compartir por