Los Simón y el cine aragonés de calidad

Los Simón y el cine aragonés de calidad

Premios Simón 2020, academia del cine aragonés, cine aragonés, audiovisual aragonés, Jesús Marco, Luisa Gavasa, cortos aragoneses, auditorio de zaragoza

Desde hace nueve años, el audiovisual aragonés tiene una cita ineludible para reconocer los trabajos de los profesionales del sector: los Premios Simón que organiza la Academia del Cine Aragonés (ACA). Sabemos de sobra que nuestros creadores tienen talento a raudales y que son muy guerreros, así que este año el coronavirus no va a impedir que celebren su gran fiesta anual para distinguir la calidad de un arte con denominación de origen propia en Aragón.  

El cine hay que vivirlo, sentirlo y celebrarlo como la parte esencial de nuestras vidas que es. “Esto del COVID ha demostrado la importancia de la cultura en nuestras vidas, sin ella no se vive igual y aunque ha sido el patito feo para los gobiernos, cuando pasan cosas como esta pandemia vemos lo importante que es ver una obra de teatro, una película, asistir al cine”, subraya el presidente de la ACA, Jesús Marco

La gala del cine aragonés debía haberse celebrado el pasado 23 de mayo, en pleno confinamiento, y tuvo que suspenderse. “Pensamos en realizar una entrega virtual de premios, pero eso no era lo ideal, preferimos esperar”, detalla a Secuenciadas. 

Como buenos aragoneses, cabezonería a tope y en el buen sentido, este próximo 20 de septiembre la sala Mozart del Auditorio de Zaragoza acogerá a las 20:00 horas una ceremonia “totalmente condicionada por el protocolo para prevenir el COVID”, con un aforo reducido al 35 por ciento, la prohibición de realizar fotos de grupo, de instalar el photocall en el interior, la obligatoriedad de llevar mascarilla, de desinfectar y mantener las distancias. “Será una gala muy rara y atípica”, reconoce, pero lo importante es que se llevará a cabo.

La dirección artística correrá a cargo de la propia Academia, presentará el periodista Alejandro Aísa, quien también ha realizado el guión, y dirigirá la ceremonia Raúl Ortega. El equipo tendrá el reto de cumplir con el tiempo límite que se ha fijado en hora y media, por lo que ha sido necesario “recortar muchísimas cosas para que sea más ligera”. “No será una súper gala, pero la intención es que los nominados y los premiados reciban sus premios y se reconozca su trabajo y mérito”. 

Como sorpresa, se han programado dos actuaciones musicales que serán top secret hasta ese mismo día. Y la ceremonia se emitirá en directo en Aragón Cultura desde las 20:00 horas y en diferido en Aragón Televisión.

ACTOS PREVIOS 

Como actos previos, el pasado julio pudimos disfrutar de talento aragonés al aire libre con la proyección de los dos únicos largometrajes de ficción nominados este año ‘Planeta 5000’ y ‘Ojos negros’ una re conversión de la Filmoteca de Zaragoza que abrió sus puertas para trasladarse a la plaza del Centro de Historias de la ciudad.

Este mismo miércoles ha continuado este ciclo, ya en la sede original de la Filmoteca de Zaragoza, con entrada libre, pero aforo limitado, con los documentales nominados a los premios este año, ‘Esta no soy yo. Autorretrato de una anoréxica’, de Mónica Callejo, y ‘Los cielos españoles’, de Isabel Soria y José Manuel Herraiz; mientras que el jueves 10 el público ha disfrutado de ‘Auterretrato’, el largometraje documental de Gaizka Urresti.

Premios Simón 2020, academia del cine aragonés, cine aragonés, audiovisual aragonés, Jesús Marco, Luisa Gavasa, cortos aragoneses, auditorio de zaragoza

Las secuenciadas nos quedamos perplejas con las palabras de Mónica Callejo y su docu más personal ‘ ‘Esta no soy yo. Autorretrato de una anoréxica‘. Foto Comunicación ACA

Las sesiones continuarán el miércoles 16, con el largo ‘Zaragoza vil’, de Antonio Tausiet; el día 18, con los cortometrajes nominados a los Simón: ‘Cardelinas’, de Tomás Generelo, ‘Gastos incluidos’, de Javier Macipe, ‘Intimidad’, de Alfonso Desentre, ‘Leonardo muere’, de José Luis Galar, y ‘Ofra & Khalil’, de José Alberto Andrés Lacasta. Por último, el sábado 19 se proyectará el largo documental ‘The rise of the synths’, de Iván Castell. ¡No tenéis excusa para no disfrutar de todos ellos!

Además, este sábado, día 12, la Academia ha organizado un acto al aire libre para proceder a la entrega de diplomas acreditativos de las nominaciones a todos los nominados de esta novena edición de los premios. “Ha sido un acto más íntimo, para pasar un rato agradable con todos ellos como antesala de los Simón”, indica Marco. Este acto ha contado con Jorge Aparicio como presentador y se ha entregado también una estatuilla de la ACA a José Ángel Delgado, anterior presidente, Antonio Tausiet y Jesús Aparicio en reconocimiento a sus años de dedicación a la Academia y a su trabajo en anteriores ediciones de los premios Simón.

Foto de final de carrera de varios de los nominados a los Premios Simón 2020 que han asistido a la recogida de diplomas. Foto Comunicación ACA

LUISA, WE LOVE YOU 

La Academia del Cine Aragonés rendirá homenaje en esta edición a la actriz Luisa Gavasa, a quien nosotras concederíamos más Simones, Goyas, la tira de Oscars… y, tras su aparición en la serie ‘El último show’, otra cita con Armando del Río a ver si solucionan lo suyo. “Luisa está encantandísima y muy emocionada”, asegura el dire de la ACA, porque ya se sabe que lo que más puede llenar a un profesional es sentir el reconocimiento y el cariño de su tierra.  

“Desde que ganó el Goya (mejor interpretación femenina de reparto en 2016 por ‘La novia’, de la también aragonesa Paula Ortiz) no ha parado de recibir homenajes y de trabajar aún más” y en la ACA están “encantadísimos” de dedicarle esta distinción. “Queremos que su protagonismo en la gala sea absoluto”, subraya. La actriz acudirá a Zaragoza para recibir los aplausos de sus compañeros y abanderar esta cita con el audiovisual aragonés.  

La actriz Luisa Gavasa cuando le comunicaron la noti de su Simón de Honor este año.

CALIDAD CON DENOMINACIÓN DE ORIGEN

De nuevo los Simón se proponen reivindicar que en Aragón “se hace cine de primera calidad”, algo que está quedando demostrado estas mismas semanas con la película ‘Las niñas’. La zaragozana Pilar Palomero triunfó en Málaga y ahora en los cines, recuerda Marco. “Tenemos una denominación de origen de calidad en el cine aragonés, los profesionales que se forman aquí no tienen nada que envidiar a otros y, además, en los últimos años las abanderadas del cine aragonés están siendo mujeres y eso nos llena de más orgullo todavía”, resalta, para mencionar los trabajos de Paula Ortiz, Pila Palomero, Luisa Gavasa, Nata Moreno, la labor de la guionista Isabel Peña o Carla Pérez de Albéniz que ganó un Goya este mismo año como directora de producción de la película ‘Mientras dure la guerra’, de Alejandro Amenábar y que también está nominada en nuestros premios este año.

En los propios nominados a los Simón se demuestra cada año “que los trabajos que se presentan son de mayor calidad y profesionales”, manifiesta, si bien advierte de que para la próxima edición sobrevuela la incógnita de cuántos largos, cortos y docus podrán competir si el COVID sigue afectando a los estrenos este año, dado que muchos proyectos se han tenido que suspender o retrasar. 

CANTERA Y TALENTO INNATO

Mientras que hace algunos años para hablar del cine aragonés “siempre había que remontarse a Segundo de Chomón, Luis Buñuel o Carlos Saura, ahora ya tenemos una cantera de gente joven que es una realidad en el cine español y de la que estamos orgullosos”. 

Este despertar y la época de oro que vive el audiovisual aragonés responde, en su opinión, a tres factores: el apoyo de las instituciones, la labor de los centros de formación públicos y privados y, especialmente, “al talento innato de nuestros profesionales” que han permitido que el nombre de Aragón en el cine nacional resuene cada día con más fuerza. 

También esta comunidad tiene un gran potencial como escenario de rodajes. “Pocos sitios en España pueden presumir de que se puede hacer cualquier cosa en cualquier paisaje, tenemos montañas, desiertos, ciudades grandes, pequeños pueblos, se puede recrear cualquier ambiente y ese es un gran valor aún poco explotado”, considera, para agregar que a la labor de la Aragón Film Commission, “a la que la ACA siempre ha apoyado”, aún le queda “camino” para mejorar en este sentido. 

Con música de banda sonora de película de fondo, porque para hablar del séptimo arte, como os decíamos, hay que vivirlo a tope, ya estamos living esperando que llegue el día 20 para celebrar la fiesta del cine aragonés.

(Conoce a todos los nominados y las distintas categorías de esta edición)

Cartel de la IX Edición de los Premios Simón del Cine Aragonés del 2020. Diseño de Raúl Navarro.

Un año de amor

Un año de amor

Hace algo más de un año, aunque después de los últimos tres meses parece un siglo, asistimos a un taller de escritura digital y pensamos que sería buena idea crear un blog o una web dedicada a algo que nos encanta: el audiovisual

Con el mismo empeño que Paco Martínez Soria en ‘Don erre que erre’, nos propusimos dar a conocer los proyectos que se crean en Aragón y a los profesionales aragoneses que trabajan en la comunidad y más allá de Fraga

Y ya sabéis el resultado: desde entonces con periodicidad semanal nos acercamos en nuestros reportajes y entrevistas a la actualidad del séptimo arte aragonés, en todos sus formatos, cortos, largos, docus, presentaciones, estrenos, rodajes, festivales. ¡Nos apuntamos a todo y no nos perdemos una! 

Nuestros primeros reportajes los dedicamos a dos directores conocidos en el panorama audiovisual aragonés que justo estrenaban sus cortos hace un año: Sergio Montes y Raúl Guíu. El primer nos hizo pasar un rato de miedo con ‘La virgen pálida’, mientras que Guíu nos sacó a la pista de baile con su historia de amor en ‘Fuera de tono’

Haciendo nuestra la constancia y tesón de nuestros creadores, desde esos primeros reportajes encontramos en nuestras secciones información sobre medio centenar de proyectos y entrevistas a algunos de los protagonistas del sector. Siempre con humor y con amor, porque ambos son esenciales para la vida. Aunque reconocemos que nos encantan por igual dramas y comedias, siempre es mejor si al leer os robamos una sonrisa. 

De este modo, en el último año nos hemos adentrado en los entresijos de ‘El último show’; hemos repasado la trayectoria de Armando del Río, Laura Gómez-Lacueva, Antonio Magén, Ángel Gonzalvo y María José Moreno; viajamos al espacio con ‘Planeta 5000’ y rememoramos nuestra tierna juventud con ‘Las niñas’. También hemos aprendido matemáticas con ‘La mujer que soñaba con números’; nos hemos confinado en casa con Paula Ortiz y su ‘Así de fácil’; hemos festivaleado con la Muestra de Delicias, Fuentes o Huesca y hemos gritado de terror con ‘Nosotros’ y ‘Terror.app’

Pero tenemos ganas de más cine, más cortometrajes, más docuficción, de regresar a las salas y a las presentaciones. Aún nos quedan muchas otras historias que contar y esperamos hacerlo a vuestro lado.

Amar para siempre a Zaragoza

Amar para siempre a Zaragoza

Cuando Eduardo Casanova terminó el grado de Imagen y Sonido en el CEIP Los Enlaces de Zaragoza en el año 90, segunda promoción, tan solo tenía 19 años y nunca pensó que años después acabaría dirigiendo una serie diaria de gran éxito como es ‘Amar es para siempre’ que lleva en emisión 15 años.

Eduardo Casanova, Amar es para siempre, director Amar, audiovisual aragonés, El último show, Alex Rodrigo, Carlos Val, Armando del Río, Luisa Gavasa, serie diaria españa, Amar en tiempos revueltos, Rodolfo Sancho, Ana Turpin, Atresmedia, Oregón TV, telenovela, culebrón, novela, Atresplayer, amor serie, zaragoza, aragón, academia del cine aragonés

Eduardo Casanova en un momento del rodaje de ‘Amar es para siempre’. Armando del Río fuera de foco. Foto de Manu Fiestas.

El director zaragozano Eduardo Casanova trajo al mundo, junto a más peña, la serie ‘Amar en tiempos revueltos’ donde vivimos el amor entre Rodolfo Sancho guapo y Ana Turpin, en tiempos de la Segunda República y de la Guerra Civil. Luego cambió de cadena y pasó a llamarse ‘Amar es para siempre’, viajando en el tiempo en sus capítulos hasta llegar a los pantalones de campana con los años 70. Nos cuenta la historia de España a través de un grupo potente de actores que van cambiando cada temporada, pero manteniendo a los originales Manolita, Marcelino y Pelayo, los inmortales de la Plaza de los Frutos.

«Una de las claves es cambiar el elenco todas las temporadas. Cambiamos alrededor de 18 o 19 personajes y nos quedamos con el nexo de unión que son los asturianos», relata su director Eduardo Casanova a Secuenciadas. Cambiar los personajes en cada temporada, mostrar nuevas caras que empatizan con el espectador, hacen que nuestro interés no decaiga viendo Amar cada tarde. Sus penas y sus alegrías son las nuestras también y, oye, si además aprendemos historia, que tanto mal nos daba en el insti, pues más didáctico todo. Para Casanova es una serie que puede conciliar fácil con todos los miembros de la familia.

Eduardo Casanova, Amar es para siempre, director Amar, audiovisual aragonés, El último show, Alex Rodrigo, Carlos Val, Armando del Río, Luisa Gavasa, serie diaria españa, Amar en tiempos revueltos, Rodolfo Sancho, Ana Turpin, Atresmedia, Oregón TV, telenovela, culebrón, novela, Atresplayer, amor serie, zaragoza, aragón, academia del cine aragonés

El director, Eduardo Casanova, le indica a la actriz Cayetana Guillén Cuervo donde cae Zaragoza, el actor aragonés Alberto Castrillo, a la izquierda, ya lo sabe.

«Para nosotros, desde el punto de vista profesional, es un privilegio haber trabajado con tantísimos actores y actrices. A esto súmale que cada año la biblia es nueva y los argumentos son todos nuevos», explica Casanova. Y es que por la serie han pasado más de 375 actores que han protagonizado las tramas y también unos 70 episodios cada temporada, mucho talento en el que también, por cierto, ha habido mucho aragonés entre camerinos. Itziar Miranda (Manolita), Luisa Gavasa, Cristina de Inza, Nacho Rubio, Armando del Río, Jorge Usón, Andrea Dueso… acento aragonés que ha aparecido en esta serie.

PROCESOS DE TRABAJO

LLevar a la pantalla este proyecto nos lleva a pensar que el ritmo de rodaje es un pelín frenético, pero no: «si vinierais a un rodaje palparíais calma, a pesar de la rapidez con la que trabajamos», confiesa su director. Él y su equipo, del que el 85% sigue siendo el mismo desde el principio, han montado una maquinaria de reloj suizo que funciona a la perfección y todo dentro de los tiempos que requiere una serie diaria enfocada a sacar la máxima calidad y manteniendo el sello de Amar. «Nos miramos y ya sabemos que queremos cada uno»; ¡ay que bonito Eduardo! «Hemos tenido tiempo para ir mejorando todos los procesos, que a lo mejor otra serie, cuando quiere corregir no renueva temporada», observa Casanova, y es que 15 años dan para muchos masters.

El dire nos da los titulares de ese máster que han estudiado a conciencia y que ha conseguido mantener el interés del espectador en cada capítulo. Sinopsis: 15 guionistas se ponen a trabajar como si no hubiera un mañana, para mandar las escaletas, se reúnen con Casanova para que vea qué tal va la cosa y una vez terminadas pasan al equipo que escribe los diálogos. El director revisa y ajusta el guion a las necesidades que requiere la producción, como podría ser limitarse a una serie de exteriores. Luego aparecen en escena otros cinco directores que son los que van a grabar y montar alternativamente los capítulos, Edu les indica las pautas a seguir en grabación y después cada director se reúne con todos los jefes de equipo de maquillaje, peluquería, iluminación

Para poder llevar a cabo la grabación en los tiempos estimados, disponen de dos platós que graban en paralelo, por lo que todos los departamentos están por duplicado, vestuario, sonido… y los actores van pasando del plató 1 al 2 rodando sus escenas, una orden de producción muy compleja. «Antes del coronavirus, grababamos la media de un capítulo y un tercio al día, por eso tenemos dos platós en paralelo, si no sería imposible». Y es que estamos viviendo unos tiempos muy revueltos en los que los rodajes se han ralentizado inevitablemente y las producciones van a tener que adaptarse, en la mejor medida, a las condiciones actuales. Esperamos, en todo caso, que el amor continue.

Una vez que está terminado de grabar pasa a la sala de montaje y el mismo director lo revisa y ya pasa a color y sonorización. Y ya puesto todo cuki lo ve nuestro omnipresente director Eduardo Casanova ,por si tiene que dar alguna corrección o indicación, para posteriormente entregarlo a la cadena, Antena 3. Y todo con mucha calma, recordad.

Eduardo Casanova, Amar es para siempre, director Amar, audiovisual aragonés, El último show, Alex Rodrigo, Carlos Val, Armando del Río, Luisa Gavasa, serie diaria españa, Amar en tiempos revueltos, Rodolfo Sancho, Ana Turpin, Atresmedia, Oregón TV, telenovela, culebrón, novela, Atresplayer, amor serie, zaragoza, aragón, academia del cine aragonés

Eduardo Casanova, al lado de Águila roja, posa en foto de familia junto al elenco de esta temporada de ‘Amar es para siempre’ en el plató de la Plaza de los Frutos.

REMEMBER BY CASANOVA

Vamos a hacer memoria, como diría Chenoa en la cabecera de la serie, y contemos la historia de amor entre nuestro zaragozano y la serie que vio nacer. A modo de transición, retrocedemos en el timeline al año 90 cuando un chico de 19 años que acaba de terminar imagen y sonido, ya cansado de prácticas gratuitas por varios sitios, como por ejemplo en una televisión local en Andorra (Teruel), envía cuatro curriculums a la capital de España.

Y tachán: «una empresa de servicios audiovisuales me llamó a las dos semanas y lo único que hice es echarle valor y venirme para Madrid», recuerda Eduardo Casanova, agregando que «si te la querías jugar y marcharte fuera había trabajo, donde no había trabajo era en Zaragoza» y es que la producción audiovisual aragonesa por ese entonces era muy poca, así que este maño se colgó la mochila a hombros, como Labordeta, y china chano se fue para Madrid.

«Eran años que había muy poca gente preparada para el audiovisual, así que era fácil encontrar trabajo. Luego me junté en Madrid con gente que me enseñó mucho y no paré de currar» y así sigue, tiene muy claro que uno adquiere los conocimientos en las aulas, pero como aprendes es trabajando.

Ya en Madrid también trabajó en retransmisiones deportivas hasta pasarse a la ficción con una serie juvenil de éxito como fue Un paso adelante (2002), que confesamos que seguíamos asiduamente, y la comedia Mis adorables vecinos (2004). Hasta llegar a su relación televisiva más larga ‘Amar en tiempos revueltos’ (2005). «Yo voy a cumplir 49 años y parece que fue ayer, de hecho entré en la serie sin tener descendencia y ahora tengo un niño de trece años, se me ha pasado volando». Para Eduardo, ‘Amar es para siempre’ es como otro hijo, como un niño pequeño que ha criado junto a su equipo.

FOTOGRAFIANDO SU CIUDAD

El director, aunque lleva 30 años viviendo fuera de su ciudad natal, lleva sus raíces aragonesas muy adentro. A la pregunta de qué echa de menos de Zaragoza, además de a la familia, responde: «no lo sé describir porque es un sentimiento, no es algo material, es el sentimiento de ser aragonés«. Cada vez que viene a Zaragoza se patea la ciudad y la mira, algo que los que vivimos aquí seguramente no hacemos. «A mí el Pilar no me había impresionado nunca, supongo que porque nací con él y de repente ahora me sobrecoge cuando paso por la plaza tan grande, de repente es como un templo enorme encajado en un sitio».

Sekofotografía, Eduardo Casanova, Amar es para siempre, director Amar, audiovisual aragonés, El último show, Alex Rodrigo, Carlos Val, Armando del Río, Luisa Gavasa, serie diaria españa, Amar en tiempos revueltos, Rodolfo Sancho, Ana Turpin, Atresmedia, Oregón TV, telenovela, culebrón, novela, Atresplayer, amor serie, zaragoza, aragón, academia del cine aragonés

Basílica del Pilar de Zaragoza, para los que no la conozcáis y para los que no la miréis lo suficiente. Foto de Sekofotografía.

Hay que seguir su consejo y observar la ciudad en la que vivimos. ¿Y las fiestas del Pilar? «Si mis obligaciones laborales me lo permiten siempre voy a las fiestas del Pilar y a dar la tetadica que se decía antiguamente«. Su familia a excepción de su mujer y su hijo, están en Zaragoza, madre y hermanos. Un barrio zaragozano que también lleva en el corazón es Juslibol de donde era su padre y veraneaba todos los años. «Cuando os digo que salgo andar, ando hasta allí y vuelvo, volver a mis raíces me produce mucha emoción».

AUDIOVISUAL ARAGONÉS

No podíamos obviar la temática de la que trata nuestra web Secuenciadas y abordar un tema tan recurrente como es el audiovisual aragonés. Nos sorprende con su punto de vista sobre ‘El último show’ serie de Alex Rodrigo y Carlos Val.

«Me encanta», minipunto para Aragón TV. «Para los que nos hemos tenido que ir de Zaragoza porque no había producción audiovisual, ver las calles de nuestra ciudad reflejadas en una película o en una serie es muy emocionante porque no estamos acostumbrados. Ver el paseo Independencia o localizaciones que reconozco me parece brutal y luego desde el punto de vista del argumento está muy bien escrita y muy bien rodada». Y es que HBO no hubiera comprado un producto si no hubiera visto posibilidades, así Zaragoza ha llegado más allá de Fraga.

Miguel Ángel Tirado e Itziar Miranda en un fotograma de la exitosa serie ‘El último show’.

Y también nombra a Oregón TV, programa que sigue cuando puede, en el que destaca la labor de que varios de los actores escriban también los guiones. «En todos los rodajes que he estado todo el mundo habla muy bien de los técnicos o los actores aragoneses y hablan en el sentido de lo honestos y lo buena gente que son. Con esto no quiero decir que los de Valladolid no lo sean», bromea.

Eduardo Casanova se fue en 1990 de Zaragoza porque tenía que irse y no por gusto, que también, a trabajar a Madrid. Se siente muy aragonés y también muy madrileño y siempre que sus obligaciones laborales se lo permiten, y los tiempos revueltos, regresa a visitar a su familia para que su hijo se relacione con sus abuelos y primos y se sienta también aragonés. Le deseamos todo lo bueno a este profesional que traspasa fronteras y que sigan los éxitos de ‘Amar es para siempre‘ halalala 🎵

Y yo con estos pelos

Y yo con estos pelos

En unos tiempos en los que la raíz del tinte nos va a llegar hasta las orejas, os vamos a hablar de un cortometraje que sucede en una peluquería: ‘Mi turno’ rodado en Pina de Ebro (Zaragoza) y dirigido por Antonio Valdovín y Sara Abecia. La casualidad y las prisas te llevan a la peluquería menos adecuada, ¿esperarías tu turno o saldrías pitando?. Y todo en un ambiente muy de vodevil.

Cortometraje, Mi turno, audiovisual aragonés, Ana Soro, Antonio Valdovín, Sara Abecia, Jorge Andolz, Lesya Bukhanevych, Amparo Baró, Carmen Serret, Patricia Laga, Larinna Loritano, Peluquería, Comedia negra, comedia, Marta Marín, Raúl Rodrigo, Kobycki Films, Marisa Fleta, Roberto Torrado, Leticia Gómez, (@espiralpunk), Ghizlan El Bouhamdi Chamss, (@Lalocadellabiorojo), academia del cine aragonés, secuenciadas, un murmullo cósmico

Ana Soro mira amorosamente a su clienta Lesya Bukhanevych, al fondo Carmen Serret y Amparo Baró. Fotograma de ‘Mi turno’

Valdovín es el impulsor de este proyecto, que se rodó un caluroso día de verano del pasado año. «En principio fue una petición de una plataforma digital de cara a una reunión profesional, pero entre varias bajas de última hora y luego meses de retraso con la postproducción, digamos que no se pudo influir positivamente en dicha reunión», confiesa a Secuenciadas. Le habían planteado tres premisas: una duración de menos de 5 minutos, comedia y algún elemento rompedor. Y le añadimos que el resultado tenía que estar en tres semanas; ¡buff que locura!.

Con estas propuestas buscó a los guionistas adecuados que le ayudaran en el desarrollo de esta comedia express, Marta Marín y Raúl Rodrigo, con los que coescribió el guion. Después de valorar varias localizaciones, decidieron situar la historia en una peluquería. Mucho más cotidiano todo y es que en una pelu puedes oír cualquier cosa y encontrar gente de todo tipo. La peluquera que habla y no calla, la clienta que quiere que se calle porque tiene prisa, la que habla desde la otra punta comentando fíjate tú lo que le ha pasado a la Puri, la clienta que cuenta su vida a los demás.

Pero aquí los personajes son otros, todo mujeres y un hombre que no tiene problema en comentar con ellas las jugadas del momento, hablamos del actor Jorge Andolz, un peluquero/barrendero muy cool que se mete a las clientas en el bolsillo. Ana Soro, la peinadora oficial, que a pesar de no haber viajado más allá de Parla se las sabe todas y la que podríamos decir su némesis, Lesya Bukhanevych, no intenteis pronunciarlo, una chica muy mona que llega sobresaltada a la peluquería porque su novio la quiere llevar a Cancún y la ha pillado con esos pelos. Amparo Baró y Carmen Serret son las comentadoras oficiales de la faena y Larinna Loritano la que se libra de todo.

Cortometraje, Mi turno, audiovisual aragonés, Ana Soro, Antonio Valdovín, Sara Abecia, Jorge Andolz, Lesya Bukhanevych, Amparo Baró, Carmen Serret, Patricia Laga, Larinna Loritano, Peluquería, Comedia negra, comedia, Marta Marín, Raúl Rodrigo, Kobycki Films, Marisa Fleta, Roberto Torrado, Leticia Gómez, (@espiralpunk), Ghizlan El Bouhamdi Chamss, (@Lalocadellabiorojo), academia del cine aragonés, secuenciadas, un murmullo cósmico

Jorge Andolz increpando a las clientas cotillas, Amparo Baró y Carmen Serret. Fotograma de ‘Mi turno’.

FLASHBACK

Antonio Valdovín conoció a Sara Abecia hace muchos años, cuando ella le hizo una entrevista para el programa ‘Bobinas’ de Aragón TV sobre su primer cortometraje ‘Decisiones’ (2004) con las grandes Ana Esteban y Geraldine Hill. «Aún guardo el VHS de esa entrevista», asegura Valdovín. Para los que hayáis nacido después del 2000 os aclaramos que un VHS era una cinta donde grabábamos de la tele nuestras pelis y programas favoritos. Una joya la que tiene guardada Antonio. A partir de ese contacto se hicieron amigos y comenzaron a trabajar juntos en varios proyectos hasta llegar al nombrado aquí.

Escribir el guion de un corto, preproducirlo, rodarlo y montarlo en tres semanas es más complicado que tener todos los calcetines emparejados, así que Antonio volvió a contar con Sara para ‘Mi turno’, pero esta vez dirigiendo los dos, ya que anteriormente Sara Abecia había ejercido de ayudante de dirección. «Antonio confía mucho en mi criterio, me dijo de hacer este corto y que quería grabarlo en un día. Con fe ciega me lancé a este proyecto porque todo lo que hace Antonio me gusta», subraya Abecia, quien no se lo pensó y con este audiovisual se estrena en la dirección. «Sara es como una madre para mí, audiovisualmente hablando», explica Valdovín, comentando que la considera así «por lo mucho que me aguanta; a veces cambio el guion durante el rodaje o me salto el guion técnico porque en ese momento se me ocurre hacer otra cosa y la gente piensa Dios mío este hombre…»

Cortometraje, Mi turno, audiovisual aragonés, Ana Soro, Antonio Valdovín, Sara Abecia, Jorge Andolz, Lesya Bukhanevych, Amparo Baró, Carmen Serret, Patricia Laga, Larinna Loritano, Peluquería, Comedia negra, comedia, Marta Marín, Raúl Rodrigo, Kobycki Films, Marisa Fleta, Roberto Torrado, Leticia Gómez, (@espiralpunk), Ghizlan El Bouhamdi Chamss, (@Lalocadellabiorojo), academia del cine aragonés, secuenciadas, un murmullo cósmico

Antonio Valdovín y Sara Abecia en un momento del rodaje del corto. Larinna Loritano espera al fondo su turno. Foto de Jessica Sánchez.

RODAJE

La directora lo recuerda como un rodaje intenso y ¡no nos extraña con lo que cuenta!. «Estuvimos más de 12 horas desde que salimos de Zaragoza. Una única localización tiene su parte positiva porque no te mueves de allí, pero por otro lado hay que tener mucho cuidado con las luces y demás para que haya continuidad» y de eso se encargó el director de fotografía Jesús Carabias, ya que un rodaje de mañana, tarde y noche se convierte en una simple tarde de verano y eso es el cine señores. «Rodajes de verano, calor absoluto, pero se aguanta porque estás trabajando y estás a gusto», remata Abecia.

También rememora uno de los últimos planos que rodaron, un travelling circular que les hizo sudar la gota gorda. «Hicimos un montón de tomas y teníamos que estar poca gente, de hecho yo me tuve que salir a la calle porque si no se me veía. Se quedó sonido, Antonio, el cámara y efectos especiales». En este corto también tienen un papel importante maquillaje y peluquería, con dos súper profesionales: Leticia Gómez (@espiralpunk) y Ghizlan El Bouhamdi Chamss (@Lalocadellabiorojo).

Cortometraje, Mi turno, audiovisual aragonés, Ana Soro, Antonio Valdovín, Sara Abecia, Jorge Andolz, Lesya Bukhanevych, Amparo Baró, Carmen Serret, Patricia Laga, Larinna Loritano, Peluquería, Comedia negra, comedia, Marta Marín, Raúl Rodrigo, Kobycki Films, Marisa Fleta, Roberto Torrado, Leticia Gómez, (@espiralpunk), Ghizlan El Bouhamdi Chamss, (@Lalocadellabiorojo), academia del cine aragonés, secuenciadas, un murmullo cósmico

La directora Sara Abecia explica a los actores Jorge Andolz, Amparo Baró y Carmen Serret cómo producir un corto en una semana. La figurante se ha quedado en el secador de pelo, Patricia Laga. Foto Jessica Sánchez.

Y más profesionales que estuvieron en el rodaje de este audiovisual aragonés: el de sonido Christian Joven, los operadores de cámara Roberto Torrado, con el que Antonio Valdovín lleva trabajando desde su segundo cortometraje, y Marisa Fleta, y la coach de la actriz Lesya Bukhanevych, Miriam Martín, ya que Bukhanevych vive su primera incursión en el mundo audiovisual con este cortometraje, ella es modelo y representante de artistas, pero hemos de decir que esta ucraniana borda su papel de ilusionada novia.

LAS MIL CARAS DE ANA SORO

La actriz zaragozana Ana Soro ha trabajado en numerosos cortos y Antonio Valdovín no duda en contarnos por qué ha contado con ella por segunda vez y en esta ocasión de prota. «Es una de las personas con más capacidad de sacrificio y entrega que conozco a nivel interpretativo. Ana Soro se machaca los personajes, te llama y te pregunta mil veces», resalta. Y es que tampoco es fácil coger una tijeras por primera vez, pero Ana Soro tuvo la suerte de estar asesorada por Patricia Laga, la dueña real de esta peluquería de Pina de Ebro, que le dio una clase magistral de peluquería y le grabó videos sobre cómo colocar las manos para que nadie corriera peligro físico durante el rodaje.

«Yo no soy una persona que me guste hacer muchas tomas, pero si fuera por Ana harías 100 de cada plano, aunque la primera fuera buena», afirma el dire. Madre mía, menos mal que estamos ya en la era digital porque ¡¿cuanto rollo de 35mm hubiera querido esta chica?!. Valdovín solo tiene buenas palabras para Ana Soro. «Además de por su calidad humana y el buen feeling que transmite en el rodaje, es una persona que también está atenta si hay algún problema». Pues ya somos fans.

Cortometraje, Mi turno, audiovisual aragonés, Ana Soro, Antonio Valdovín, Sara Abecia, Jorge Andolz, Lesya Bukhanevych, Amparo Baró, Carmen Serret, Patricia Laga, Larinna Loritano, Peluquería, Comedia negra, comedia, Marta Marín, Raúl Rodrigo, Kobycki Films, Marisa Fleta, Roberto Torrado, Leticia Gómez, (@espiralpunk), Ghizlan El Bouhamdi Chamss, (@Lalocadellabiorojo), academia del cine aragonés, secuenciadas, un murmullo cósmico

Ana Soro concentrada en no querer pasar de la toma tres. Foto Jessica Sánchez.

ESTRENO Y FESTIVALES

El cortometraje ‘Mi turno’ tenía previsto su estreno en marzo de 2020, pero obviamente no ha podido ser, así que esperan poder estrenarlo y mostrarlo al mundo en cuanto sea posible. De momento ya ha comenzado su distribución por festivales, aunque Antonio Valdovín tiene su propia opinión al respecto. «Yo cada vez soy más anti festivales, porque últimamente hay más festivales que ciudades. Hay tantos que mi anterior trabajo (el cortometraje ‘Emmenez-moi’ de 2018) quería mandarlo a un festival de Los Ángeles y lo mandé a tres festivales buscando el que yo quería, porque por el nombre eran casi iguales».

Antonio Valdovín tiene una visión muy crítica. «Yo soy un adicto a los festivales, intento ir a todos los que puedo, pero casi seguro que me verás siempre en las proyecciones no en las galas, porque a mí lo que me gusta de verdad es ver los cortos. He ido a proyecciones en los que estábamos cuatro y los realizadores y luego en la gala final había un cine a rebosar y mucho glamour«. Por todo ello su intención es hacer una breve distribución personal de no más de 50 festivales en los que ‘Mi turno’ encaje con las bases, como hizo con su anterior trabajo , ‘Emmenez-moi’ que fue seleccionado en 20 festivales.

Cortometraje, Mi turno, audiovisual aragonés, Ana Soro, Antonio Valdovín, Sara Abecia, Jorge Andolz, Lesya Bukhanevych, Amparo Baró, Carmen Serret, Patricia Laga, Larinna Loritano, Peluquería, Comedia negra, comedia, Marta Marín, Raúl Rodrigo, Kobycki Films, Marisa Fleta, Roberto Torrado, Leticia Gómez, (@espiralpunk), Ghizlan El Bouhamdi Chamss, (@Lalocadellabiorojo), academia del cine aragonés, secuenciadas, un murmullo cósmico

Christian Joven, Roberto Torrado, Jorge Andolz, Antonio Valdovín, Carmen Serret y Jesús Carabias visualizan el plano en la minúscula cámara Blackmagic Pocket, su abuela más abajo.

PRÓXIMOS PROYECTO DE SARA Y ANTONIO

Antonio Valdovín tenía previsto grabar por estas fechas su octavo trabajo ‘Perfect Day’, una breve pieza musical con Sara Abecia , Sara San Román y Sara Lapiedra, un trío de Saras en los que la propia Abecia va a dar el do de pecho en su faceta de actriz. «Estoy ya en el último curso de la escuela municipal de teatro de Zaragoza. Ya había hecho cosas pero creo que es una profesión en la que hay que formarse bastante a pesar de todo lo que parezca». Sara Abecia y sus compañeros de escuela actualmente están ensayando por videollamadas una obra de teatro en la que cantan, bailan y actúan, un montaje muy potente que tienen previsto estrenar en junio en el Teatro Principal y que sirve de broche final al curso. «Lo que no sabemos si el fruto de esas clases telemáticas luego va a tener una exposición final en un teatro», advierte. Les deseamos que así sea.

Pero no deja de lado la parte técnica, ya que también está en el departamento de producción del cortometraje ‘Las luces del amanecer’ de Sadie Duarte que se iba a rodar en marzo y ha tenido que suspenderse. Y lo más súper boom para el audiovisual aragonés, Antonio Valdovín deja de lado los cortometrajes y nos avanza que lleva un año y medio con la preproducción de ‘Un murmullo cósmico’, una miniserie de seis capítulos que estaría protagonizada por la actriz zaragozana Ibone Becana, una historia sobre problemas universales que recaen en el personaje de una pintora que quiere vivir de su arte.

Y por aquí os enlazamos uno de los últimos trabajos de Antonio Valdovín, una pieza musical donde se juntan Raquel García haciendo pole dance y Jonay Armas interpretando al piano, en una evocadora cámara lenta.

Cortometraje, Mi turno, audiovisual aragonés, Ana Soro, Antonio Valdovín, Sara Abecia, Jorge Andolz, Lesya Bukhanevych, Amparo Baró, Carmen Serret, Patricia Laga, Larinna Loritano, Peluquería, Comedia negra, comedia, Marta Marín, Raúl Rodrigo, Kobycki Films, Marisa Fleta, Roberto Torrado, Leticia Gómez, (@espiralpunk), Ghizlan El Bouhamdi Chamss, (@Lalocadellabiorojo), academia del cine aragonés, secuenciadas, un murmullo cósmico

Foto final del intenso rodaje de ‘Mi turno’.